Más sobre la transmisión sexual de la hepatitis C

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio revela que empieza a aumentar la incidencia también en hombres gay sin VIH

El virus de la hepatitis C (VHC) es un virus que se transmite principalmente por contacto sanguíneo. Que el mayor número de los casos de transmisión se haya producido por esta vía podría haber contribuido a que durante un tiempo no se haya evaluado en su justa medida el contacto sexual como posible vía de infección. De hecho, en muchas ocasiones no se cuenta la hepatitis C en el listado de enfermedades de transmisión sexual y escasas son las estrategias preventivas que incluyen el abordaje del VHC entre sus objetivos.

En los últimos años, algunos estudios realizados en Gran Bretaña, Holanda, Suiza y Francia  han informado de nuevos casos de transmisión sexual del VHC principalmente en hombres gay con VIH que no tenían un historial de drogas inyectables (véase La Noticia del Día 03/02/06). Los datos de estos estudios han mostrado que los principales factores de riesgo asociados a la transmisión del VHC eran tener un diagnóstico de VIH, mantener prácticas sexuales de alto riesgo como la penetración anal sin protección y otras prácticas tales como el fisting (penetración anal con el puño) o el rimming (sexo urogenital) –que pueden provocar pequeñas lesiones y microlesiones que facilitan el contacto sanguíneo-, y el uso compartido de drogas.

Además, estos estudios han intentado responder por qué las personas con VIH son más vulnerables a contraer y a transmitir la hepatitis C por contacto sexual. Se cree que un sistema inmunitario más comprometido o más ocupado en lidiar con el VIH puede tener mayores dificultades para evitar que una exposición al VHC derive en una infección crónica. Además, también parece bastante plausible que la coinfección con VIH y VHC tiene un riesgo más elevado de transmisión del VHC que la monoinfección por VHC, ya que la carga viral del VHC es más elevada en personas coinfectadas por ambos virus.

Sin embargo, un estudio presentado la semana pasada en Los Ángeles (EE UU) durante la XIV Conferencia sobe Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) muestra que la transmisión sexual de la hepatitis C también se está produciendo en hombres gay sin VIH. Hasta ahora, no se había examinado con detalle si esta transmisión sexual del VHC en hombres con VIH se estaba dando de forma paralela en hombres sin VIH, dado que las personas seronegativas, a diferencia de las personas con VIH, no se realizan de forma rutinaria tests de anticuerpos del VHC así como otras pruebas regulares que monitorizan la función hepática.

Con el fin de explorar si la transmisión sexual del VHC se está produciendo por igual en hombres con y sin VIH, un equipo de investigadores del Hospital Royal Sussex County de Brighton (la ciudad del Reino Unido con mayor prevalencia del VIH) llevó a cabo un estudio con hombres que se estaban atendiendo en una de las principales clínicas de VIH y salud sexual entre 2000 y 2006. Los hombres que fueron incluidos en el estudio debían tener una prueba documentada del VHC con resultado negativo y otra, posterior, con resultado positivo. A los participantes sin una prueba documentada de anticuerpos del VIH se los clasificaba de estado serológico al VIH desconocido. Fueron excluidos aquellos individuos que informaban del uso de drogas inyectables, con el fin de descartar otras posibles vías de transmisión.

De un total de 7.619 participantes, 3.907 tenían al menos una prueba de anticuerpos del VHC y 25 fueron recién diagnosticados por VHC. De los 25 nuevos diagnósticos de VHC, 16 pertenecían a hombres con VIH, 5, a hombres sin VIH, y 4, a individuos de estado serológico al VIH desconocido.

Durante el periodo de estudio, la incidencia del VHC fue en aumento: de 0 en 2002 ascendió a 1,4 por 1.000 paciente/años en 2003. La tasa de incidencia en 2004 y 2005 se incrementó de 1,6 a 1,9 por 1.000 paciente/años, respectivamente, y a continuación, se elevó a 3,6 por 1.000 paciente/años en 2006.

Se halló que los hombres con VIH tenían aproximadamente 13 veces más de probabilidades de ser recién diagnosticados por VHC que los hombres sin VIH. Una diferencia considerable aunque no estadísticamente significativa dado el reducido tamaño de la muestra.

En consonancia con informes anteriores, el diagnóstico de VHC se asoció una vez más con fisting, relaciones anales no protegidas, múltiples parejas sexuales e infección con otras enfermedades de transmisión sexual.

En sus conclusiones, los investigadores afirman que en su estudio hubo un aumento significativo de nuevos diagnósticos de VHC en hombres gay, y, a diferencia de estudios anteriores, éstos no se produjeron exclusivamente en hombres con VIH. Aunque el estado serológico positivo al VIH continuó siendo uno de los principales factores de riesgo de infección por VHC, un número sustancial de nuevas infecciones se produjo en hombres sin VIH o de estado serológico al VIH desconocido.

A destacar que todos los hombres, a excepción de uno, que no estaban infectados por VIH o desconocían su estado serológico en el momento que recibieron el diagnóstico de VHC acabaron infectándose con VIH, lo que sugiere que probablemente continuaron realizando prácticas de alto riesgo.

Estos hallazgos subrayan una vez más la necesidad de implementar estrategias de prevención adaptadas a las diferentes situaciones de vulnerabilidad y en las que se incluyan la educación sobre prácticas de sexo seguro y el uso compartido de drogas. Además, y a la luz de todos estos datos, sería recomendable comenzar a considerar la prueba de anticuerpos del VHC para los hombres que practican sexo con hombres independientemente de su estado serológico al VIH.

Por lo que respecta a España, algunos estudios han intentado conocer si transmisión sexual de la hepatitis C que se está dando en algunas ciudades europeas se está produciendo también en este país (véase La Noticia del Día 15/05/06).

En la misma CROI, se presentaron datos del estudio PRECEX, un estudio observacional, multicéntrico, abierto y transversal en que se incluyeron 1.482 pacientes con VIH procedentes de tres hospitales andaluces. El objetivo fue analizar la seroprevalencia y la incidencia de la infección por VHC en las personas que forman esta cohorte. Un total de 699 personas se incluyó en el análisis, de las cuales 491 eran hombres y 208 mujeres que habían adquirido el VIH por vía sexual, 355 fue por transmisión homosexual y 344, por transmisión heterosexual. La seroprevalencia total de la infección por VHC fue de un 14,3%, siendo la tasa más elevada en heterosexuales que en homosexuales (21,5% frente a un 7,3%, p=0,0001), y más alta en mujeres que en hombres (20,7% frente a 11,5%, p=0,002). Se produjeron 9 nuevos diagnósticos del VHC en 609 personas durante un tiempo total de seguimiento de 97,5 meses, lo que corresponde a una incidencia de 0,18 casos por 100 paciente/años. Ahora bien, la incidencia entre hombres que practican sexo con hombres fue más elevada que en personas heterosexuales (0,21 frente a 0,13 casos por 100 paciente/año, p=0,01).

En sus conclusiones, los autores señalan que la seroprevalencia del VHC en personas con VIH transmitido por vía sexual es más frecuente que en la población general. La incidencia del VHC, que en hombres que practican sexo con hombres fue más elevada, subraya de nuevo la necesidad de impleme
ntar enfoques preventivos específicos con el fin evitar nuevos diagnósticos de hepatitis C en personas con VIH.

Fuente: Elaboración propia / AIDSMAP / XIV CROI
Referencias: Fisher M et alii, “Acute hepatitis C in men who have sex with men is not confined to those infected with HIV, and their number continues to increase”, 14th Conference on Retrovirus and Oppotunistic Infections. 25-28 de febrero de 2007. Los Ángeles, EE UU. Abstract 130.

Palacios, R. et alii, “High Sero-prevalence but Low Incidence of Hepatitis C Virus Infection in a Cohort of Sexually Transmitted HIV Patients: The PRECEX Study”, 14th Conference on Retrovirus and Oppotunistic Infections. 25-28 de febrero de 2007. Los Ángeles, EE UU. Abstract 886.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD