Diagnóstico tardío de la infección por VIH en centros penitenciarios españoles

Francesc Martínez

Ver otras noticias

Los inmigrantes tendrían una mayor probabilidad de ser diagnosticados con bajos niveles de CD4

Un estudio publicado en Aids Reviews ha analizado la proporción de diagnósticos tardíos de la infección por VIH en dos centros penitenciarios de Barcelona (España). A pesar de observarse una marcada disminución del peso en los diagnósticos tardíos a lo largo de los últimos dos años, el hecho de ser inmigrante continúa siendo un factor capaz de incrementar en prácticamente ocho veces el riesgo de que el diagnóstico de la infección por VIH, en caso de tener lugar, sea de tipo tardío.

La sobrerrepresentación de las infecciones crónicas en general y la infección por VIH en particular en entornos penitenciarios constituye un hecho preocupante, tanto para las personas privadas de libertad de forma individual como desde una perspectiva de salud pública. Se calcula que más de un 10% de los internos de cárceles españolas viven con VIH, una proporción muy superior a la de la población general, donde no llega al 0,4%.

Este hecho, ya de por sí importante, se ve agravado de forma clara por los diagnósticos tardíos, que empeoran el pronóstico de las personas que los reciben e impiden el impacto positivo que el tratamiento como prevención -esto es, la capacidad del tratamiento antirretroviral para reducir el riesgo de transmisión- tiene para el control epidemiológico de la infección por VIH.

Con el objetivo de calcular el impacto de los diagnósticos tardíos en el ámbito penitenciario barcelonés en el período comprendido entre 2010 y 2012, los investigadores diseñaron un estudio transversal que contó con la participación de 3.933 personas privadas de libertad recluidas en dos centros penitenciarios.

El 1,2% de los participantes recibieron diagnóstico positivo de la infección por VIH durante el período evaluado (el 1,7% de los de una prisión y el 0,6% de los de la otra prisión). El 47,7% del total de nuevos diagnósticos fueron de tipo tardío (con recuentos de CD4 inferiores a 350 células/mm3), similar al porcentaje observado en la población general (de alrededor de un 46%).

En el análisis univariable, ser inmigrante (p= 0,007) y ser usuario de drogas inyectables (p= 0,03) fueron factores asociados a una mayor probabilidad de recibir un diagnóstico tardío de la infección por VIH.

La proporción de diagnósticos tardíos disminuyó durante el período evaluado (60% en 2010, 44,4% en 2011 y 20% en 2012). Sería importante analizar en profundidad este punto para determinar si la disminución se debió a la implantación de algún programa para mejorar el diagnóstico o a algún tipo de sesgo asociado al diseño o al desarrollo del estudio.

El análisis multivariable confirmó la asociación significativa entre ser inmigrante y una mayor probabilidad de recibir un diagnóstico tardío (cociente de probabilidades [CP]: 7,85; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,8-34,1; p= 0,032).

Los resultados del presente estudio muestran que el diagnóstico tardío de la infección por VIH, del mismo modo que en la población general, es muy frecuente entre personas privadas de libertad. Dada la elevada prevalencia de dicha infección en este colectivo, sería muy importante ofrecer formación relativa a la transmisión del VIH y promover y favorecer el acceso a pruebas diagnósticas para reducir el número de diagnósticos tardíos. Ello podría mejorar el pronóstico de los nuevos diagnosticados y reducir de forma notable el riesgo de transmisión del VIH en el ámbito penitenciario.

Fuente: Elaboración propia.
Referencia: Marco A, Gallego C, García P, et al. Late diagnosis of HIV infection hmong prisoners. AIDS Rev. 2013 Jul-Sep; 15(3):146-151.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD