Un virus canino podría ser útil como vector en vacunas contra distintas infecciones, incluyendo el VIH

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Este vector viral no se vería afectado por la inmunidad preexistente y podría suponer un importante avance en el ámbito de las vacunas en general

Un equipo de investigadores de la Universidad de Georgia ha descubierto que el conocido como virus de la parainfluenza 5 (PIV5), presente de forma habitual en perros, tiene unas características favorables para ser utilizado como vector en vacunas para transportar fragmentos del patógeno (denominados inmunógenos) de forma segura, según un artículo publicado recientemente en PLoS ONE. El virus pertenece a la familia de los paramixovirus y está relacionado con infecciones que afectan al tracto respiratorio superior en los perros, como la denominada ‘tos de la perrera’. No obstante, este virus resulta inofensivo para las personas y ya ha sido empleado como vector en el desarrollo de vacunas tanto para humanos como para animales.

El uso de vectores virales, en los que se utiliza un virus determinado para transportar antígenos propios de otros virus o parásitos, constituye una forma eficaz y segura de inducir que el sistema inmunitario genere anticuerpos frente a ellos, con la esperanza de que sirvan como protección frente a una futura exposición a dichos patógenos. En el caso de las vacunas contra el VIH, se suelen usar vectores virales para presentar antígenos del virus de la inmunodeficiencia humana al organismo, en lugar del enfoque tradicional de emplear el VIH muerto o debilitado, ya que resulta poco seguro en el caso de este virus. Así, una posible vacuna contra el VIH podría contener el PIV5 como vector y éste llevaría consigo únicamente aquellas partes del virus necesarias para generar una respuesta inmunitaria, pero que hacen imposible adquirir la infección debido a la inoculación de la vacuna (véase ‘Cuestiones básicas’ del VAX de enero de 2012 sobre ‘Entender cómo se fabrican las vacunas experimentales contra el VIH basadas en vectores virales’).

Con todo, a pesar de que el uso de virus como vectores en las vacunas no es una técnica novedosa, no está exenta de inconvenientes. De este modo, si los animales o los humanos ya poseen una fuerte respuesta inmunitaria frente al virus empleado como vector (debido a una exposición previa al mismo), es poco probable que la vacuna tenga éxito, ya que será destruida con rapidez por el sistema inmunitario sin que pueda ser útil. La inmunidad preexistente es el principal motivo por el que fracasan muchas vacunas basadas en vectores virales, como ocurrió en el caso de las probadas en el ensayo STEP, donde se utilizó una vacuna experimental contra el VIH basada en el adenovirus 5 (Ad5), un virus del resfriado común frente al cual muchas personas ya han desarrollado respuestas inmunitarias (véanse ‘Lo más destacado’ del VAX de octubre-noviembre de 2007 y La Noticia del Día 25/09/2007).

Los autores del estudio comprobaron la capacidad inmunogénica (para producir respuestas del sistema inmunitario) de una vacuna basada en un vector PIV5 que expresaba inmunógenos de distintas cepas gripales en perros que ya mostraban una inmunidad preexistente frente al PIV5, es decir, que ya tenían anticuerpos contra el virus empleado como vector.

En sus experimentos, el equipo de científicos descubrió que una única inoculación de una vacuna que utilizaba el PIV5 como vector protegió a un grupo de animales frente a una cepa del virus influenza responsable de la gripe estacional. Otra inyección única de la vacuna experimental también ofreció protección frente al virus H5N1, conocido como gripe aviar, extremadamente patógeno. Esto demostró que la inmunidad preexistente frente al PIV5 no parece limitar la eficacia de la vacuna.

Por otro lado, los autores asimismo examinaron la inmunidad preexistente frente al PIV5 en humanos y se detectó la presencia de anticuerpos neutralizantes frente al PIV5 en 13 de 45 personas (29% de la muestra). Sin embargo, los niveles de estos anticuerpos fueron menores que en los perros vacunados, lo que sugiere que es poco probable que la inmunidad preexistente consiga reducir la eficacia de las candidatas a vacunas basadas en el PIV5 en humanos.

Este trabajo es la culminación de más de quince años de investigación y experimentación con el virus PIV5, y los autores se muestran convencidos de que este virus constituirá un buen vector frente a distintos patógenos frente a los cuales actualmente resulta muy complicado inmunizar mediante vacunas. Así, el investigador principal del estudio afirma que su equipo ha desarrollado una vacuna contra la gripe H5N1 muy potente gracias a esa técnica y, hoy en día, está trabajando en vacunas contra el VIH, la tuberculosis y la malaria.

Fuente:
Sciencedaily / Elaboración propia.
Referencia: Chen Z, Xu p,  Salyards GW, et al. Evaluating a Parainfluenza Virus 5-Based Vaccine in a Host with Pre-Existing Immunity against Parainfluenza Virus 5. PLoS ONE. 2012; 7 (11): e50144 DOI: 10.1371/journal.pone.0050144.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD