El VIH puede replicarse incluso cuando las personas toman un tratamiento antirretroviral eficaz

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Esto podría traducirse en una activación inmunitaria capaz de aumentar el riesgo de que se desarrollen determinadas comorbilidades, incluyendo las de tipo cardiovascular

Los reservorios del VIH (considerados en principio inactivos durante el tratamiento antirretroviral) presentan subgrupos celulares capaces de producir ARN viral y proteínas incluso en el contexto de un tratamiento antirretroviral eficaz, según las conclusiones de dos estudios publicados en Cell Host & Microbe. Este hecho podría tener consecuencias sobre las respuestas inmunitarias específicas frente al VIH de las personas infectadas.

El tratamiento antirretroviral es una estrategia terapéutica que ha convertido una infección muy grave con altas tasas de mortalidad a corto plazo en una infección crónica asociada a una esperanza de vida cada vez más similar a la de la población general. Sin embargo, esta estrategia no permite alcanzar la curación de la infección. Ello se debe principalmente a la capacidad del material genético del virus de quedar latente dentro del núcleo de unas células (conocidas como reservorios) que se activan si el tratamiento antirretroviral se interrumpe, produciéndose un rebote de la carga viral. Sin embargo, las conclusiones de diversos estudios, como los presentes u otro reciente sobre la producción de virus defectivos en personas en tratamiento antirretroviral (véase La Noticia del Día 20/09/2023), hacen que se ponga en entredicho la presunta inactividad de los reservorios durante el tratamiento antirretroviral.

En el primero de los estudios mencionados, el equipo de investigadores tomó muestras sanguíneas de 18 personas con el VIH (todas ellas hombres de etnia blanca) que llevaban un mínimo de 3 años en tratamiento antirretroviral. Estas muestras fueron analizadas por técnicas de citometría de flujo para distinguir a los linfocitos T CD4 (las principales células diana del VIH) y las combinaron con técnicas de detección de ARN y proteínas para saber qué células estaban infectadas y, de ellas, cuáles producían de forma activa proteínas y ARN viral. También se caracterizaron los roles de los diversos linfocitos T en función de sí estaban preparados para actuar contra virus o bacterias, para determinar cuáles eran más susceptibles de convertirse en reservorios del VIH.

Se observó que 14 de los 18 participantes tenían reservorios que producían ARN viral de forma espontánea. En 7 de las 18 personas los reservorios producían proteínas virales tales como el antígeno p24, componente de la cubierta del virus.

Los investigadores manifiestan que la mayor parte del virus producido por los reservorios es defectivo, incapaz de replicarse. No obstante, dichos virus aún son capaces de producir ARN y proteínas virales capaces de inducir una respuesta inmunitaria. Dado que las respuestas inmunitarias específicas se asocian a reservorios más activos, los investigadores apuntaron la hipótesis de que dicha activación inmunitaria podría ser contraproducente, al conllevar una inflamación crónica de bajo nivel con potencial impacto sobre el estado de salud de las personas (por ejemplo, a nivel cardiovascular), aunque el estudio no se diseñó específicamente para evaluar ese extremo.

Al evaluar los tipos de linfocitos T CD4 con mayor propensión a albergar reservorios virales se halló que, entre la gran variedad de tipos celulares propensos, los linfocitos T de memoria y los linfocitos Th17 (dos subtipos con actividad de protección intestinal) se revelaron como los más proclives a constituir dichos reservorios.

El segundo estudio también se centró en detectar expresión de ARN viral en el contexto del tratamiento antirretroviral. En él se comparó dicha producción entre las personas que iniciaron el tratamiento durante la infección aguda y las que lo hicieron durante la fase crónica de la infección. Aunque la producción de proteínas virales fue inferior entre quienes iniciaron al tratamiento antirretroviral durante la fase aguda, los niveles de activación inmunitaria fueron similares en ambos grupos.

Los resultados de estos dos estudios siguen la tendencia actual de evidenciar que los reservorios del VIH no permanecen tan inactivos como se pensaba en el contexto del tratamiento antirretroviral. Aumentar el conocimiento de estos mecanismos puede permitir el desarrollo de nuevas estrategias encaminadas a la cura funcional del VIH, por lo que es importante que estudios como los presentes sigan llevándose a cabo.

Fuente: Eurekalert.org / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencias: Cell Host & Microbe, Dubé et al., “Spontaneous HIV expression during suppressive ART is associated with the magnitude and function of HIV-specific CD4+ and CD8+ T cells” https://www.cell.com/cell-host-microbe/fulltext/S1931-3128(23)00331-1 doi: 10.1016/j.chom.2023.08.006          

Cell Host & Microbe, Takata et al.: “An active HIV reservoir during ART is associated with maintenance of HIV-specific CD8+ T cell magnitude and short-lived differentiation status” https://www.cell.com/cell-host-microbe/fulltext/S1931-3128(23)00337-2 doi: 10.1016/j.chom.2023.08.012

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD