Muchos hombres gais jóvenes encuentran dificultades para extraer el máximo beneficio de la PrEP a demanda

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Un estudio de EE UU refleja que estos hombres tienen problemas para predecir de forma correcta cuándo mantendrán relaciones sexuales, lo que afecta a la eficacia de esta opción preventiva y puede hacer necesario un cambio de pauta de toma de la misma

Un estudio realizado con una población de hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (GBHSH) jóvenes que usaban profilaxis preexposición frente al VIH (PrEP) a demanda en EE UU reflejó que casi un tercio de los encuentros sexuales registrados sucedieron de forma imprevista. El estudio fue publicado en Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes y sus hallazgos sugieren que las dificultades para predecir las relaciones sexuales pueden reducir la capacidad preventiva de la PrEP a demanda entre dicha población de hombres jóvenes.

La estrategia conocida como PrEP a demanda consiste en tomar una dosis doble de la profilaxis oral entre 2 y 24 horas antes de la relación sexual prevista, una dosis 24 horas después y una dosis final 24 horas después (en caso de que se mantengan relaciones sexuales varios días seguidos, se debe tomar un comprimido diario hasta 48 horas después de la última relación sexual). Existen estudios que han demostrado que la estrategia de administración de la PrEP a demanda resulta igual de eficaz que la dosificación diaria, permitiendo reducir el riesgo de infección por el VIH en aproximadamente un 99% cuando se utiliza de forma constante y correcta (véase La Noticia del Día 10/09/2018). Se trata de una estrategia que no está aprobada por la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU ( FDA , en sus siglas en inglés), pero sí está recogida en las directrices sobre la PPrE de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés) como uso fuera de indicación hombres cis GBHSH (se trata de un régimen de administración que aún no se ha estudiado adecuadamente en otras poblaciones y, en consecuencia, no se recomienda para fuera de ese grupo de población).

Sin embargo, esta modalidad de uso de la PrEP a demanda implica que hay que poder predecir cuándo van a mantener relaciones sexuales para poder tomar la primera dosis con la suficiente antelación. En consecuencia, un equipo de investigadores de EE UU decidió llevar a cabo un estudio para valorar la capacidad de predicción de las relaciones sexuales de un grupo de hombres GBHSH. Para el análisis se contó con una cohorte prospectiva a nivel nacional compuesta por 120 hombres GBHSH cis seronegativos, en la franja de edad de los 16 a los 24 años. La mediana de edad de los participantes era de 21 años, y el 47% declaró estar soltero. Casi la mitad de los participantes eran de etnia blanca, una cuarta parte de origen latino y el 12%, de etnia negra. Algo más de la tercera parte (37%) vivía en zonas del sur de EE UU, y la mayoría residía en zonas urbanas y tenía estudios superiores. Más de la mitad (58%) no había tomado nunca PrEP, el 28% la tomaba a diario y el 14% la había usado con anterioridad.

Para el seguimiento de los participantes se enviaron encuestas digitales a través de mensajes de texto de forma diaria a lo largo de ocho semanas. A los participantes se les pidió que predijeran la probabilidad que tenían de practicar sexo anal en las siguientes 24 horas (empleando una escala que iba de “nada probable” a “muy probable”) y luego informaron de los actos sexuales que habían practicado.

El estudio se centró en los “encuentros espontáneos imprevistos”, o relaciones sexuales anales que se produjeron sin posibilidad de tomar la PrEP a demanda a tiempo según las directrices de dosificación. Así, aquellos encuentros sexuales que no se esperaban el día anterior (calificados como “nada probable”, “algo improbable” o con menos del 50% de probabilidad de suceder) se consideraron “imprevistos”, mientras que los que no habían sido previstos con al menos dos horas de antelación se denominaron “espontáneos”.

Durante el periodo de estudio, se registró un total de 854 encuentros sexuales y 952 relaciones sexuales anales (teniendo en cuenta que en algunos encuentros hubo más de una relación). En el 72% de los encuentros, los participantes declararon que sabían que iban a mantener relaciones sexuales con al menos dos horas de antelación. Sin embargo, esto deja un 28% (es decir, casi un tercio) de los encuentros de carácter imprevisto o espontáneo, lo que sugiere que estos hombres no habrían estado protegidos por una dosis de PrEP a demanda. Más de dos tercios de los participantes (69%) tuvieron al menos un encuentro de este tipo en un periodo de dos semanas.

En casi el 40% de los encuentros sexuales participaron las parejas principales de los participantes, en el 30% se trató de parejas ocasionales y en el 32%, parejas anónimas o desconocidas. Hay que destacar que en este último apartado hasta el 41% de las relaciones fueron imprevistas o espontáneas. Los hombres consumieron alcohol o drogas en aproximadamente un tercio de los encuentros, y estos tuvieron una probabilidad ligeramente menor de ser imprevistos o espontáneos que los que no consumieron alcohol o drogas (30% frente a 36%). Casi tres cuartas partes de todas las relaciones sexuales anales se realizaron sin preservativo.

Estos resultados reflejan que para muchos hombres GBHSH jóvenes puede suponer un reto la predicción de las relaciones sexuales, lo que puede afectar a la eficacia de la PrEP a demanda para prevenir la adquisición del VIH. Así, la precisión temporal requerida por la PPrE a demanda puede dejar a muchos hombres jóvenes en una situación de riesgo frente al VIH, más teniendo en cuenta que el estudio refleja que casi tres cuartas partes de las relaciones sexuales fueron sin preservativo y casi un tercio de los encuentros sexuales fueron con una pareja anónima.

En consecuencia, los autores proponen que se empleen enfoques clínicos y de salud pública que tengan en cuenta las capacidades de predicción de los pacientes junto con sus preferencias de dosificación de la PrEP para optimizar qué estrategia es la más adecuada y mejorar los niveles de adherencia a la misma.

Los autores sugirieron que la PrEP oral diaria, con un apoyo a la adherencia puede constituir una mejor estrategia para garantizar una protección adecuada a los hombres GBHSH jóvenes durante encuentros sexuales imprevistos o espontáneos. Otra opción para quienes tienen dificultades para predecir cuándo podrían mantener relaciones sexuales podrían ser la PrEP inyectable de acción prolongada (véase La Noticia del Día 03/03/2023).

Fuente: POZ/Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Stamp BF, Powers KA, Horvath KJ, et al. Prediction of Sex and the Potential Use of On-Demand PrEP Among Young Men Who Have Sex With Men in the United States. JAIDS Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes 93(4):p 292-299, August 1, 2023. | DOI: 10.1097/QAI.0000000000003202

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD