Los tratamientos de sustitución de opiáceos mejoran la respuesta a la terapia contra el VHC en usuarios de drogas inyectables

Juanse Hernández

Ver otras noticias

Un estudio griego halla una tasa de adhesión más elevada con buprenorfina que con metadona

Todavía hoy algunos médicos continúan mostrándose reacios a tratar a usuarios de drogas inyectables (UDI) infectados por el virus de la hepatitis C [VHC], porque consideran que esta población de pacientes tiene más dificultades para adherirse de forma adecuada al tratamiento y seguir la programación de las visitas médicas, a pesar de que las directrices terapéuticas actuales recomiendan que las decisiones se tomen analizando caso por caso.

Sin embargo, cada vez son más los indicios que confirman que las personas usuarias de drogas inyectables, en la actualidad o en el pasado, pueden beneficiarse también del uso del tratamiento contra la hepatitis C si mantienen una buena adhesión a la terapia (véanse La Noticia del Día 02/01/2010 y 14/05/2010). Para lograr este fin, es importante llevar a cabo intervenciones específicas en esta población e implementar servicios que aborden la complejidad de la atención y el tratamiento de las diferentes enfermedades que afectan a las personas en situación de vulnerabilidad social.

En este sentido, un estudio griego reciente, cuyos resultados fueron presentados en la Semana de Enfermedades Digestivas (DDW 2010, en sus siglas en inglés), celebrada del 1 al 5 de mayo en Nueva Orleans [EE UU], ha encontrado que aproximadamente dos terceras partes de un grupo de UDI que recibían al mismo tiempo terapia contra la hepatitis C y tratamiento de sustitución de opiáceos, consiguieron una respuesta virológica sostenida. El estudio también reveló que las personas a las que se administró buprenorfina tuvieron casi tres veces más probabilidades de adherirse al tratamiento anti-VHC que las que recibieron metadona.

Muchos centros y servicios de atención a personas drogodependientes ofrecen programas de mantenimiento con agonistas opiáceos, siendo la metadona uno de los más ampliamente utilizados. Buprenorfina (Subutex®; y en combinación con naloxona en Suboxone®) es un agonista parcial que, teóricamente, posee las ventajas de los tratamientos con agonistas y las de los tratamientos con antagonistas y que podría proporcionar mejores resultados en términos de adhesión al tratamiento contra el VHC que la metadona.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, un grupo de investigadores griegos de la Organización Griega contra las Drogas (OKANA, en sus siglas en griego) y varios centros académicos y hospitalarios evaluaron la respuesta al tratamiento de la hepatitis C en un grupo de UDI que estaba recibiendo terapia de sustitución con metadona o buprenorfina, y examinaron los factores que influyeron en los resultados obtenidos.

El estudio incluyó a 95 usuarios de drogas inyectables monoinfectados por VHC a los que se administró tratamiento contra la hepatitis C (interferón pegilado alfa-2a [Pegasys®] o alfa-2b [PegIntron®] más ribavirina) mientras recibían metadona o buprenorfina en cuatro programas de mantenimiento con agonistas opiáceos financiados por el Gobierno griego entre 2002 y 2008. La mayoría de los participantes (n= 80) fueron hombres y el promedio de edad, de 37 años. Un total de 46 (48,4%) estaban recibiendo metadona y 49 (51,6%), buprenorfina.

Los resultados muestran que un 82,8% (n= 77) de los integrantes del estudio completaron el ciclo de tratamiento tal como había sido pautado, mientras que un 17,2% (n= 16) interrumpieron la terapia por efectos secundarios [7,5%; n= 7] o por decisión propia (9,7%; n= 9).

Por lo que respecta a los resultados del tratamiento, un 66,7% (n= 62) de los participantes lograron una respuesta virológica sostenida [carga viral indetectable 6 meses después de finalizar el tratamiento]. Un 16,1% (n= 15) fueron no respondedores o experimentaron una recidiva del VHC; y 17,2% (n= 16) no completaron el ciclo de tratamiento.

De las 77 personas que finalizaron el tratamiento tal como había sido pautado, un 76,62% (n= 59) alcanzaron una respuesta virológica sostenida. Según los investigadores, entre los factores que se asociaron de forma significativa con la respuesta virológica sostenida figuran el genotipo 2/3 del VHC (71,2%; frente al genotipo 1 [57,1%]; p= 0,005); la adhesión al tratamiento (77,6%; frente a la interrupción por efectos secundarios [28,6%] o por decisión propia [0%]; p <0,0001); y el tratamiento sustitutivo con buprenorfina (83,3%; frente a la metadona [48,9%]; p= 0,002).

Los resultados también ponen de manifiesto que el empleo de buprenorfina se asoció con un nivel de adhesión al tratamiento anti-VHC más elevado: sólo un 8% de los participantes que la tomaron interrumpieron la terapia contra la hepatitis C en comparación con un 27,2% de las personas que estaban recibiendo metadona (p= 0,038).

Sobre la base de estos resultados, los investigadores concluyen que, en su estudio, la adhesión al tratamiento y el uso de buprenorfina se asociaron de forma independiente con la respuesta virológica sostenida a la terapia contra el VHC en usuarios de drogas inyectables infectados por este virus en tratamiento sustitutivo de opiáceos. Y añaden que debería realizarse más investigación que permita explorar en profundidad el papel de la buprenorfina en la mejora de la respuesta a la terapia contra la hepatitis C, así como también incrementar los esfuerzos dirigidos a mejorar la adhesión a este tratamiento en poblaciones en exclusión social.

Fuente: HivandHepatitis.com / Elaboración propia.
Referencia: Anagnostou O, Tsirogianni E, Goulis I, et al. The significance of buprenorfine use and adherence in anti-HCV treatment outcome in drug users. Digestive Disease Week. New Orleans, May 1-5, 2010. Abstract M1883.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD