Los anticuerpos neutralizantes podrían mantener cierto control sobre la infección por VIH

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Este hallazgo podría favorecer el desarrollo de vacunas e inmunoterapias

Las células B y los anticuerpos neutralizantes que éstas producen podrían controlar los niveles de VIH mejor de lo que los científicos sospechaban, según las conclusiones de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford (Inglaterra) y publicado en la edición de octubre de Nature Communications.

Los linfocitos B y los anticuerpos que dichas células generan constituyen unas herramientas muy importantes del sistema inmunitario. La administración de una vacuna induce una respuesta del sistema inmunitario en forma de anticuerpos capaces de neutralizar el patógeno contra el que la misma iba dirigida, de manera que la persona se vuelve resistente a dicho patógeno.

También existen las vacunas terapéuticas, que se usan en personas ya infectadas por un agente patógeno con el fin de ayudarlas a controlar la infección.

En el campo del VIH, numerosos estudios con vacunas han sugerido que los anticuerpos neutralizantes no favorecen ni la prevención de la infección ni el control de su evolución.

Los autores del presente ensayo tuvieron una oportunidad única para estudiar el impacto directo de los linfocitos B y sus anticuerpos neutralizantes, puesto que contaban con un paciente con VIH de 58 años, recientemente infectado, que había recibido durante tres meses terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) y que participó en un estudio que evaluaba el inicio precoz del tratamiento. Sin embargo, tras dicha participación, no volvió a tomar antirretrovirales.

El paciente había sufrido una infección aguda por el virus de la hepatitis B (VHB) 30 años atrás, pero ésta se hallaba en fase inactiva. Tres años antes de ser infectado por el VIH, se le diagnosticó un linfoma de células B.

Treinta meses después de ser diagnosticado de VIH, el linfoma empeoró y fue necesario tratar al paciente con rituximab, un fármaco que ataca tanto a las células cancerosas como a los linfocitos B.

Al cabo de unos cinco meses de iniciar el tratamiento con rituximab, el paciente experimentó malestar y fiebre. Su carga viral del VIH había pasado de ser indetectable a tener un nivel de más de 700.000 copias/mL, y la infección por VHB se le había reactivado. De manera simultánea, presentaba una disminución significativa tanto del recuento de células B como de los niveles de anticuerpos neutralizantes.

Como el paciente había sido capaz de permanecer hasta aquel momento con una viremia indetectable sin la toma de antirretrovirales -a excepción de los tres meses en los que había participado en el estudio antes descrito-, los investigadores dedujeron que algún mecanismo endógeno de su sistema inmunitario mantenía la infección por VIH bajo control.

Tras completar la terapia con rituximab, los niveles de linfocitos B y de anticuerpos volvieron a aumentar y la carga viral del VIH volvió a la indetectabilidad, lo que podría implicar cierta relación entre ambas circunstancias.

Otra posible factor responsable del incremento de la viremia del VIH diferente a la acción de los anticuerpos neutralizantes sería la reactivación del VHB, pero dicha explicación no tendría demasiado sentido, ya que los niveles de dicho virus hepático permanecieron elevados durante el aumento de células B y de anticuerpos y la disminución de la carga viral del virus de la inmunodeficiencia humana.

Los autores del ensayo concluyeron que las células B y los anticuerpos neutralizantes que las mismas sintetizan podrían tener la capacidad de mantener cierto control sobre la infección por VIH. Si los resultados de este estudio -poco representativo, puesto que contaba con un único participante- se reprodujeran en otros de mayor tamaño, podría ser una buena noticia de cara al diseño de futuras inmunoterapias o vacunas contra el VIH.

Fuente: Nature Communications / Aidsmeds.
Referencia: Huang KH, Bonsall D, Katzourakis A, Thomson EC, Fidler SJ. B-cell depletion reveals a role for antibodies in the control of chronic HIV-1 infection. Nature Communications. October 2010, 1: 7,102. doi:10.1038/ncomms1100.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD