Nuevos datos sobre el uso de lopinavir/ritonavir durante el embarazo

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Un estudio revela que su utilización no incrementa el riesgo de padecer defectos de nacimiento en el bebé

El uso de antirretrovirales durante el embarazo reduce enormemente el riesgo de transmisión del VIH de madre a hijo, pero no se dispone de suficientes datos sobre el empleo de determinados fármacos anti-VIH en esas circunstancias. En el año 1989, momento en el que se disponía de pocos medicamentos antirretrovirales y escasos datos sobre su utilización en mujeres embarazadas, se creó el Registro de uso de antirretrovirales durante el embarazo, un estudio de ámbito internacional encaminado a la recopilación de datos relacionados con defectos de nacimiento como consecuencia de la exposición a los fármacos anti-VIH durante el embarazo.

Un análisis llevado a cabo por dicho registro y presentado durante la XVII Conferencia Internacional del Sida, que tuvo lugar a principios del mes de agosto en Ciudad de México, evaluó la seguridad de lopinavir/ritonavir (Kaletra®) durante el embarazo. Hasta la fecha, dicho fármaco había sido utilizado en el embarazo en el contexto de la terapia triple antirretroviral de corta duración (START, en sus siglas en inglés), en el caso de mujeres con VIH que no necesitaban tratamiento antirretroviral para su infección, y en el de las que sí lo requerían, con VIH sensible al fármaco, cuando la evaluación riesgo-beneficio de su médico especialista en VIH así lo recomendaba.

El análisis incluyó todos los embarazos de los que se tenía constancia en el registro entre enero de 2000 y julio de 2007 que conllevaron una exposición del feto a lopinavir/ritonavir. La prevalencia de defectos de nacimiento tras la exposición a los fármacos se comparó con la observada en la población general, que fue proporcionada por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés).

Un total de 955 bebés nacidos vivos se habían expuesto a lopinavir/ritonavir durante el embarazo, de los cuales se registraron 23 casos de defectos de nacimiento (2,4%). En 267 bebés nacidos vivos en los que la exposición se produjo durante el primer trimestre de embarazo (período que se considera de mayor riesgo porque en él se desarrollan los principales órganos del bebé, proceso conocido como organogénesis), se dieron cinco casos de defectos de nacimiento (1,9%). Esta tasa fue más baja que la observada en la población general (2,6%), según datos del CDC.

Estas tasas no difirieron significativamente de las observadas en bebés expuestos a lopinavir/ritonavir durante el segundo o el tercer trimestre de embarazo (2,6%). No se evidenció un patrón de causa común en los defectos observados en ninguno de los grupos.

Los investigadores manifestaron que “este estudio sugiere que la prevalencia general de defectos de nacimiento entre niños expuestos a lopinavir/ritonavir en etapas prenatales no es significativamente diferente de la de los grupos con los que fueron comparados”.

Así pues, dado que el uso de los antirretrovirales durante el embarazo debe estar apoyado por una evaluación riesgo-beneficio previa, este estudio aporta nuevos datos para poderla llevar a cabo de una manera más precisa.

Fuente: HIVandhepatitis/Elaboración propia.
Referencias: Roberts S, Martínez M, Covington DL, et al. Lopinavir/ritonavir (LPV/r) in pregnancy. XVII International AIDS Conference (AIDS 2008). Mexico City. August 3-8, 2008. Abstract TUPE0120.

HIV i-Base, gTt. VIH, embarazo y salud femenina. Primavera 2006.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD