Impacto de la TARGA en el líquido cefalorraquídeo

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio muestra que, pese a reducir los niveles de carga viral en el cerebro, no protege frente al deterioro neurocognitivo

Es bien sabido que no todos los medicamentos antirretrovirales penetran igual en el líquido cefalorraquídeo, el fluido que se halla en las cavidades del sistema nervioso central, y que protege y nutre los órganos de dicho sistema. Los estudios realizados hasta la fecha han revelado que los fármacos con una buena penetración en el sistema nervioso central son más eficaces a la hora de controlar la replicación del VIH en el líquido cefalorraquídeo que aquéllos que tienen dificultades para penetrar en él. Los infectólogos y neurólogos han barajado la hipótesis de que las personas con VIH que toman antirretrovirales que tienen un mayor potencial para actuar en el cerebro tendrían menos probabilidades de que el virus se replicase en él y de que, por esta razón, el daño cognitivo fuese menor.

No obstante, un estudio publicado en la edición de 17 de julio de la revista AIDS ha hallado que, si bien los antirretrovirales con una buena penetración permiten reducir los niveles de VIH en el cerebro, no parecen protegerlo de un posible deterioro de la función neurocognitiva, es decir, del conjunto de habilidades mentales que tienen que ver, entre otras facultades, con la percepción, la atención, el lenguaje, la memorización y la coordinación física.

Los investigadores del Grupo de Ensayos Clínicos sobre el Sida de los EE UU (ACTG, en sus siglas en inglés) examinaron los niveles de VIH en la sangre y en el líquido cefalorraquídeo, así como las capacidades cognitivas de un grupo de 79 personas con VIH que tomaban diferentes regímenes antirretrovirales.

Las combinaciones de fármacos anti-VIH recibieron una puntuación según la capacidad de cada uno de ellos en particular para penetrar en el líquido cefalorraquídeo: los de baja penetración tuvieron un 0, los de penetración moderada, un 0,5 y, por último, aquéllos con buena penetración recibieron un 1. Tras calcular las puntuaciones, los participantes fueron repartidos en dos grupos: aquéllos con una puntuación inferior a 2 y los que tenían una puntuación igual o superior a 2.

Los participantes se sometieron a diferentes tipos de pruebas y exámenes, entre ellos una evaluación neurológica, una punción lumbar y un test de la función cognitiva, en el que se incluyó una prueba de coordinación física, una de coordinación mano-ojo y otra de memoria a corto plazo. Un poco más de la mitad de los pacientes tomaban un régimen antirretroviral con una puntuación igual o superior a 2 y un poco menos de la mitad, una combinación con una puntuación inferior a 2.

Según los resultados de los investigadores, aunque una puntuación más elevada de penetración en el líquido cefalorraquídeo se tradujo en niveles más bajos de VIH en el cerebro, estos regímenes antirretrovirales no tuvieron más probabilidades de proteger a los participantes frente al deterioro cognitivo. De hecho, los participantes con puntuación de penetración más elevada fueron más propensos a desarrollar deterioro de la función cognitiva tras un año de seguimiento.

Los autores del estudio admiten no tener datos suficientes que puedan explicar con todo detalle el porqué de estos resultados inesperados. Por ejemplo, no se evaluó la adhesión de los participantes a sus regímenes, una variable que podría haber afectado al resultado. Otro aspecto que muestra el estudio y que se queda sin responder es que el deterioro cognitivo no tuvo más probabilidades de producirse en personas en un estadio de la infección por VIH más avanzado o en aquéllas con una larga experiencia en el uso de tratamiento antirretroviral.

Por lo que respecta a la mayor probabilidad de deterioro cognitivo con los antirretrovirales que tienen una mayor penetración en el sistema nervioso central, los investigadores apuntan la hipótesis de que tales fármacos que actúan en el cerebro podrían, en realidad, producir efectos tóxicos desconocidos hasta ahora. Sin embargo, subrayan que su estudio no fue diseñado para medir tal objetivo, y que, en cualquier caso, deberían realizarse estudios con mayor número de participantes que permitan extraer entonces conclusiones sobre el efecto de los fármacos antirretrovirales sobre la función neurocognitiva.

Fuente: Aidsmeds.com / Elaboración propia.
Referencia: Marra CM, Zhao Y, Clifford B, et al. Impact of combination antiretroviral therapy on cerebrospinal fluid HIV RNA and neurocognitive performance. AIDS. 2009; 23 (11); 1.359-1.366.   

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD