El inicio precoz del tratamiento antirretroviral se asocia a mayores tasas de abandono del seguimiento médico

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Ello podría deberse al hecho de encontrarse totalmente asintomáticos al inicio o bien a no recibir la suficiente ayuda en términos de estigma, incerteza o asunción de la cronicidad de la infección

Un estudio publicado en PLOS Medicine ha concluido que el porcentaje de personas con el VIH que se desvinculan del sistema sanitario ha ido en aumento a medida que la recomendación de inicio del tratamiento antirretroviral se ha ido aproximando al momento diagnóstico de la infección por el VIH.

El estudio evaluó los resultados a largo plazo de aquellas personas que iniciaron su tratamiento antirretroviral antes de la llegada de las recomendaciones de tratamiento precoz y los comparó con los de aquellas personas diagnosticadas tras la implementación de dichas recomendaciones.

Ha pasado más de una década desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó un inicio de tratamiento más temprano (véase Actualización en Tratamientos 01/07/2013), pasando del límite para comenzarlo fijado en niveles de CD4 de 350 células/mm3 a 500 células/mm3, lo que acercó definitivamente las recomendaciones al inicio del tratamiento tan pronto como fuera posible tras el diagnóstico.

Los autores del presente estudio analizaron datos observacionales entre 2010 y 2021 de 66.963 personas atendidas en 109 centros médicos de 25 países de África, América, Asia y Oceania. El 75% de los participantes eran africanos y solo el 2% asiáticos o de Oceanía. El 90% de los participantes eran de países de ingresos medios o bajos.

Dos tercios de los participantes iniciaron el tratamiento antes de la recomendación de uso precoz del tratamiento antirretroviral. Alrededor del 70% de los países de ingresos medios o bajos había adoptado las nuevas recomendaciones en 2017 y la totalidad de los países del estudio lo había hecho en 2018.

El estudio halló que la mitad de quienes iniciaron tratamiento antirretroviral seguía en seguimiento médico a los tres años. Dicho porcentaje fue disminuyendo progresivamente tras la extensión de la práctica del inicio precoz del tratamiento antirretroviral.

Así, al finalizar el tercer año de tratamiento antirretroviral, el 55% de quienes lo empezaron antes del cambio de recomendación y el 48% de aquellos que lo iniciaron tras dicho cambio seguían en seguimiento médico.

Al evaluar ambos grupos conjuntamente, las tasas de seguimiento médico fueron reduciéndose progresivamente año tras año. La mayoría de las pérdidas en seguimiento de los participantes se dieron por falta de contacto con su centro médico, mientras que una parte menor fueron casos de fallecimiento o cambio de centro.

Tras el cambio de recomendaciones de inicio, mayores porcentajes de participantes se perdieron en el seguimiento por cambio de hospital o pérdida del contacto con su centro durante los primeros tres años.

Antes del cambio de recomendaciones, los perdidos por falta de contacto tenían lugar principalmente en personas que no estaban en tratamiento antirretroviral, una tendencia que cambió tras el cambio de recomendaciones.

También se observó que tras el cambio de recomendaciones, las pruebas de carga viral eran más frecuentes en los primeros dos años y menos frecuentes en el tercero (algo que no se observaba entre quienes iniciaron el tratamiento en el periodo previo al cambio).

Un tercio de los participantes de ambos grupos tenía menos de 200 células/mm3 en el momento de ser diagnosticados. De hecho, el cambio de recomendaciones no alteró notablemente el promedio de CD4 al inicio del tratamiento antirretroviral. Tampoco se observaron diferencias en las tasas de supresión virológica durante los primeros tres años de tratamiento entre los grupos comparados.

Los autores del estudio apuntan que la menor adherencia al seguimiento médico tras el cambio de recomendaciones podría deberse al hecho de encontrarse totalmente asintomáticos al inicio o bien a no recibir la suficiente ayuda en términos de estigma, incerteza o asunción de la cronicidad de la infección; centrando las intervenciones en la promoción del inicio precoz.

En ese sentido, los programas de atención de la infección del VIH deberían probablemente hacer hincapié en dichos aspectos para mejorar la cascada de seguimiento médico de las personas con el VIH.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Brazier E et al. Long-term HIV care outcomes under universal HIV treatment guidelines: A retrospective cohort study in 25 countries. PLOS Medicine 21(3): e1004367, 2024 (open access). https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1004367.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD