Un medicamento para el acné muestra su potencial como adyuvante de la TARGA

Juanse Hernández
Ver otras noticias

La minociclina disminuye la activación de células T infectadas por VIH latente y reduce la replicación del virus

La minociclina es un antibiótico de tetraciclina, de amplio espectro y económico, que se usa con frecuencia en el tratamiento del acné vulgar. También se ha demostrado que tiene un efecto antiinflamatorio en personas con artritis reumatoide.

Según un informe publicado en la edición del 15 de abril de The Journal of Infectious Diseases, un estudio de laboratorio ha encontrado que añadir este antibiótico al tratamiento antirretroviral permitió reducir de forma significativa la activación de células CD4 en las que el VIH permanece latente y, por lo tanto, inhibir la replicación del virus. Dado que la minociclina actúa sobre las células en lugar de sobre el virus, los investigadores sugieren que podría utilizarse como una terapia complementaria al tratamiento anti-VIH.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad Nacional de Taiwán, que en ensayos previos habían mostrado que monos tratados con minociclina tenían niveles más bajos del virus de la inmunodeficiencia símica (VIS) en el líquido cefalorraquídeo y el cerebro y menos enfermedades neurológicas graves, quiso estudiar, en esta ocasión, los efectos in vitro del antibiótico sobre el VIH y las células inmunitarias.

A diferencia de los fármacos antirretrovirales que actúan sobre el virus, la minociclina tiene como objetivo las células T, que son uno de los principales actores del sistema inmunitario y, además, la diana preferida del VIH. Según los investigadores, uno de los retos al que se enfrentan los médicos cuando tratan a sus pacientes con VIH es mantener al virus controlado en un estado latente. Aunque la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) es realmente eficaz a la hora de contener la replicación del VIH, los expertos consideran que la minociclina podría ser otro brazo de defensa frente al virus. Este antibiótico permitiría reducir la capacidad de activación y proliferación de las células T, dos pasos cruciales para la replicación del VIH y la progresión a sida.

La idea de utilizar minociclina como una terapia adyuvante a la TARGA procede de la investigación previa realizada en pacientes con artritis reumatoide, la cual evidenció los efectos antiinflamatorios del antibiótico sobre las células T. Los investigadores de la Johns Hopkins relacionaron estos hallazgos con los resultados de un estudio que efectuaron anteriormente, que demostró que el tratamiento con minociclina tenía múltiples efectos beneficiosos en monos infectados por VIS. En estos animales que recibieron el antibiótico, disminuyeron de forma significativa la carga viral en el líquido cefalorraquídeo, el ARN del VIH en el cerebro y la gravedad de las enfermedades del sistema nervioso central. Asimismo, el fármaco también afectó a la activación y proliferación de células T.

“Dado que la minociclina redujo la activación de células T, podría pensarse que el antibiótico hubiese dañado el sistema inmunitario de los macacos, que es muy similar al de los humanos; sin embargo, no observamos ningún efecto deletéreo”, indican los investigadores. “El fármaco proporciona un gran equilibrio y es ideal frente al VIH, puesto que su acción se dirige contra aspectos muy específicos de la activación inmunitaria”, añaden.

El éxito observado en los estudios con animales animó al equipo a analizar en ensayos de laboratorio si el uso de minociclina podría actuar frente a células T humanas latentes infectadas por VIH. Para tal fin, los investigadores aislaron células T latentes de personas con VIH que estaban tomando tratamiento antirretroviral. La mitad de las muestras celulares fueron tratadas con minociclina y la otra mitad se dejó sin tratar. A continuación, los expertos contaron cuántas partículas virales se reactivaron y hallaron niveles completamente indetectables en las células tratadas con minociclina y niveles detectables en las células no tratadas.

Sobre la base de estos hallazgos, el equipo de investigadores concluye: “Este estudio muestra que la minociclina reduce la replicación y reactivación del VIH y disminuye la activación de las células-T CD4”. Y agrega: “Los efectos anti-VIH del antibiótico están mediados por alterar el entorno celular en lugar de tener una acción directa sobre el virus, lo que lo coloca en la clase de fármacos anti-VIH anticelulares”. Este medicamento, sugieren los responsables de la investigación, podría ser útil en combinación con el tratamiento antirretroviral estándar, no como sustituto.

Otra de las ventajas de emplear la minociclina es que el virus parece tener menos habilidad para desarrollar resistencia al fármaco, puesto que la acción de este antibiótico va dirigida a los mecanismos celulares y no a las proteínas virales.

En sus conclusiones, los investigadores afirman: “La minociclina reduce la capacidad del virus para salir de las células T latentes infectadas (…). Impide que el virus se escape de una de las muchas células en las que el VIH permanece en estado latente en una persona que está tomando tratamiento antirretroviral y, como previene la activación viral, el fármaco debería mantener el nivel de latencia viral o incluso disminuirlo. Éste sería el objetivo: mantener [el virus] en un estado latente no infeccioso”.

El uso de marcadores moleculares permitió a los expertos descubrir que la minociclina interrumpe de forma muy selectiva ciertos mecanismos específicos inmunitarios decisivos para la activación de las células T. No obstante, y de ahí su potencial, el antibiótico no destruye completamente estas células ni disminuye su capacidad para responder a otras infecciones o enfermedades, lo que resulta crucial para las personas con VIH.

A partir de los prometedores resultados de este estudio de laboratorio, cabe esperar que el siguiente paso sea probar el tratamiento con minociclina en ensayos en personas con VIH, a fin de determinar si el uso de este antibiótico es un adyuvante eficaz y seguro de la TARGA.

Con todo, la estrategia de mantener en estado latente los reservorios de VIH en células T infectadas con el empleo de minociclina supone un enfoque distinto a la línea de investigación dirigida a erradicar el virus del organismo mediante la utilización de moléculas —como por ejemplo, vorinostat y ácido valproico—, las cuales tendrían como finalidad la activación de las células T para forzar la salida de los virus latentes alojados en su núcleo y hacerlas vulnerables a la acción de los fármacos antirretrovirales (véanse La Noticia del Día 25/03/2009 y del 03/09/2009). Los resultados de investigaciones futuras tendrán que desvelar cuál de los dos enfoques (en caso de que sea alguna de estas dos estrategias) proporciona más beneficios clínicos a largo plazo a las personas con VIH.

Fuente: Hivandhepatitis.com / Elaboración propia.
Referencias: Szeto GL, Brice AK, Yang HC, et al. Minocycline Attenuates HIV Infection and Reactivation by Suppressing Cellular Activation in Human CD4(+) T Cells. J Infect Dis. 2010 April 15; 201(8): 1.132-1.140.

Johns Hopkins Univers
ity. Acne Drug Prevents HIV Breakout. Press release. March 18, 2010.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD