Es necesario ofrecer apoyo a la adhesión durante el embarazo

Kelly Morris

La adhesión a los fármacos antirretrovirales entre las mujeres con VIH dista mucho de ser óptima durante el embarazo y empeora aún más en los meses posteriores al parto, según un estudio publicado en la edición de 1 de agosto de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes. Es importante señalar que las mujeres embarazadas que presentaron una adhesión perfecta al tratamiento mostraron una carga viral más baja que las que tuvieron una peor adhesión, por lo que el equipo de investigadores de EE UU concluye que es necesario realizar intervenciones para mejorar la adhesión en este grupo de pacientes.

El éxito a corto y largo plazo de la terapia antirretroviral (TARV) está directamente relacionado con los niveles de adhesión a los regímenes de medicación. Se recomienda que las mujeres embarazadas diagnosticadas de VIH reciban TARV con objeto de reducir la transmisión del virus de madre a hijo y, en caso necesario, por su propia salud. La mala adhesión al tratamiento puede conducir a un mayor riesgo de transmisión del VIH al bebé, de aparición de resistencias virales al tratamiento y de transmisión a la criatura de virus resistentes a los fármacos.

Se valoraron las tasas de adhesión autodeclaradas en mujeres embarazadas y madres con VIH hasta 14 días después del parto inscritas en el Protocolo 1025 del Grupo de Ensayos Clínicos Pediátricos sobre el Sida (PACTG, en sus siglas en inglés) entre agosto de 2002 y julio de 2005. El seguimiento se prolongó hasta 48 semanas después del parto. Todas las participantes tomaban formulaciones en comprimidos y realizaron al menos una autoevaluación sobre su grado de adhesión al tratamiento. Las mujeres con adhesión perfecta declararon que no se habían saltado ninguna dosis en los cuatro días anteriores a su visita para el estudio. A las participantes también se les preguntó sobre el tiempo transcurrido desde la última dosis que se saltaron.

De las 519 mujeres elegibles, el 90% se inscribió antes del parto. Sin embargo, después de dar a luz, un número creciente de mujeres no completó los formularios del estudio sobre la adhesión, alegando por lo general falta de tiempo. Estas declaraciones se registraron como faltas en la adhesión. Los autores reconocen que este diseño de estudio puede haber conducido a una infravaloración de la adhesión. Esto es preocupante ya que, entre las 445 mujeres embarazadas que recibían fármacos antirretrovirales y que completaron sus formularios sobre su nivel de adhesión autodeclarado, sólo el 75% registró una adhesión perfecta durante los cuatro días anteriores a la visita más cercana (pero anterior) al parto. La mayoría (53%) declaró que la última vez que se había saltado una dosis había sido más de 3 meses antes de la visita del estudio.

Las mujeres embarazadas con un nivel de adhesión perfecto mostraron una carga viral inferior a las que declararon haberse saltado algunas dosis. Las probabilidades de mostrar una adhesión perfecta fueron significativamente mayores en el caso de las mujeres que comenzaron a tomar antirretrovirales durante el embarazo (p < 0,01), no tenían sida (p = 0,02),  nunca se saltaron la toma de vitaminas prenatales (p < 0,01), nunca consumieron marihuana (p = 0,05) o se sintieron felices toda o la mayor parte del tiempo (p < 0,01). El mayor tiempo transcurrido entre la declaración y la pérdida de una dosis también estuvo vinculado con la ausencia de consumo de alcohol durante el embarazo o tras el parto.

Las tasas de adhesión disminuyeron de forma significativa 6, 24 y 48 semanas tras el parto (65%, 64% y 66%, respectivamente [p < 0,01]). Aunque el 45% de las participantes declaró no haberse saltado nunca una dosis durante el embarazo, esta proporción se redujo al 38% a las 48 semanas del parto. Estudios anteriores han demostrado que en el caso de las terapias basadas en inhibidores de la proteasa, una tasa de adhesión inferior al 90% es insuficiente para alcanzar y mantener la supresión viral.

Así, el equipo concluye que las participantes que no muestran unas características favorables respecto a un buen nivel de adhesión pueden necesitar un apoyo adicional con la medicación. Los futuros estudios deberían investigar con más detalle el uso de herramientas para examinar la depresión y determinar el papel de las toxicidades relacionadas con la medicación y la utilidad de las redes de apoyo a la adhesión. También se deberían controlar las consecuencias de la mala adhesión sobre el embarazo, las tasas de transmisión de madre a hijo y el desarrollo de resistencia viral.

Referencia: Bardeguez AD et al. Adherence to antiretrovirals among US women during and after pregnancy J Acquir Immune Defic Syndr 48: 408–417, 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD