La desnutrición en el momento de iniciar el tratamiento del VIH equivale a una supervivencia mucho peor

Michael Carter

La malnutrición en el momento de iniciar la terapia antirretroviral está relacionada con una supervivencia significativamente peor, según un estudio publicado en la edición de julio de HIV Medicine.

En un estudio retrospectivo realizado en Singapur, un grupo de investigadores descubrió que en los pacientes que estaban desnutridos cuando iniciaron terapia anti-VIH potente el riesgo de muerte aumentó seis veces en comparación con los pacientes con un buen estado nutricional. Sin embargo, la recuperación de células CD4 fue similar entre los pacientes desnutridos y correctamente nutridos, y el grupo de investigadores especula que el aumento de mortalidad observado en pacientes que presentaban malnutrición podría haber sido debido a factores como una peor absorción de fármacos, incapacidad para tolerar el tratamiento o una menor función física. Los autores recomiendan que se debería suministrar apoyo nutricional a los pacientes desnutridos cuando se inicia un tratamiento anti-VIH para reducir el riesgo de muerte.
 
En el periodo anterior a que estuviera disponible el tratamiento anti-VIH, quedó bien descrita la existencia de una relación entre desnutrición y una peor prognosis en personas con VIH. Incluso en la era de la terapia antirretroviral potente, la pérdida no intencionada de apenas el 3% del peso corporal está relacionada con una peor supervivencia. Es posible que la desnutrición en el momento de iniciar el tratamiento anti-VIH puede resultar en una peor recuperación de la función inmunológica, lo que significa que los pacientes son vulnerables a infecciones oportunistas durante más tiempo. Ningún estudio había investigado esta conexión previamente, de modo que el grupo de investigadores de Singapur realizó un análisis retrospectivo de los registros médicos de 394 personas con VIH que iniciaron alguna forma de terapia antirretroviral entre los años 1991 y 2000 con un recuento de células CD4 de 250 células/mm3 o menos.
 
El estado nutricional fue definido mediante el cálculo del índice de masa corporal de un paciente (IMC). Toda persona con un IMC por debajo de 17 kg/m2 fue definida como desnutrida.
 
Se realizó un seguimiento de los pacientes durante una mediana de 2,4 años. Murió un total de 79 personas durante el periodo de seguimiento y la supervivencia mediana fue un poco superior a cinco años. La mediana del IMC fue de 20 kg/m2 y el 16% de los pacientes estaba de moderada a gravemente desnutrido cuando inició el tratamiento del VIH.
 
El grupo de investigadores identificó tres factores relacionados con una peor supervivencia tras el inicio de la terapia del VIH: un diagnóstico de SIDA (p=0,14), tomar monoterapia o terapia doble frente al tratamiento anti-VIH potente con tres fármacos (p=0,03) y malnutrición (p=0,004). En el periodo 1991-2000, los pacientes con malnutrición tuvieron un cociente de riesgo de muerte de 2,19 frente a los pacientes bien nutridos. Cuando el grupo de investigadores restringió su análisis a las 136 personas que tomaron terapia antirretroviral potente, descubrió que los pacientes con malnutrición tuvieron un aumento de seis veces de muerte (cociente de riesgo 6,14; p=0,01) frente a los pacientes bien nutridos.
 
En el caso de 330 pacientes se dispuso de datos respecto al recuento de células CD4 seis meses tras el inicio de la terapia del VIH. El aumento mediano del recuento de células CD4 fue de 64 células/mm3 y no se observaron diferencias significativas en el aumento observado en pacientes con o sin malnutrición.
 
“Hemos descubierto que la malnutrición estuvo relacionada de forma significativa con menores supervivencias en pacientes que inician terapia antirretroviral”, escriben los autores, que señalan que “en el caso de los pacientes que inician terapia antirretroviral con un nivel de desnutrición entre moderado y grave, el cociente de riesgo de muerte se vio duplicado en general. Para los pacientes que iniciaron TARGA, el cociente de riesgo de aquellos pacientes con malnutrición entre moderada y grave fue seis veces mayor que para aquellos con un nivel nutricional normal”.
 
Como la recuperación de los recuentos de células CD4 fue similar entre pacientes con buen estado nutricional y con desnutrición, el grupo de investigadores sugiere como responsables a  factores como una peor absorción de fármacos, una menor capacidad para tolerar los efectos secundarios y una menor función física, que pueden acompañar a la desnutrición.
 
La mortalidad entre las personas que inician terapia anti-VIH podría, sugieren los autores, verse reducida mediante el aporte de apoyo nutricional a los pacientes desnutridos. Los autores hacen un llamamiento para realizar ensayos con control para determinar el apoyo nutricional óptimo a los pacientes que inician terapia anti-VIH.
 
Referencia: Paton NI et al. The impact of malnutrition on survival and the CD4 cell response in HIV-infected patients starting antiretroviral therapy. HIV Medicine 7: 323 – 330, 2006.
 
Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD