Los hombres gay que usan metanfetamina tienen un mayor riesgo de seroconversión al VIH

Michael Carter

El uso de metanfetamina (a menudo denominada cristal meth) por parte de hombres gay está relacionado con la práctica de sexo sin protección y seroconversión al VIH, según dos estudios estadounidenses recientemente publicados.

Un equipo de investigadores del Estudio Multicéntrico de Cohortes del SIDA (MACS, en sus siglas en inglés) descubrió que los hombres gay que tomaban metanfetamina y poppers durante la práctica de sexo, y que habían practicado sexo sin protección con cinco parejas o más, tenían un riesgo extremadamente alto de adquirir el VIH. Estos hallazgos están publicados en la edición 1 de mayo del Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Un estudio más pequeño que contó con hombres gay en California, publicado en la edición de junio de Sexually Transmitted Diseases, también descubrió una clara relación entre el uso de metanfetamina y un mayor riesgo de infección por VIH. El grupo de investigadores californianos también descubrió que el uso de metanfetamina a menudo se producía junto con el de otras sustancias ilegales, lo que refleja los hallazgos del equipo de investigación de Reino Unido de que el pequeño número de hombres gay británicos que tomaban metanfetamina también eran usuarios de varias drogas.

El uso de metanfetamina ha sido muy popular entre los hombres gay de Estados Unidos durante muchos años. Tiene un poderoso efecto estimulador sobre el sistema nervioso central y muchas personas declaran que aumenta el disfrute sexual. Estudios previos han sugerido que los hombres gay que toman metanfetamina son más propensos a practicar sexo anal sin protección.

Sin embargo, pocos estudios han examinado el vínculo entre el uso de metanfetamina y el riesgo de adquirir la infección por VIH. Una mejor comprensión de la relación entre el uso de droga y riesgo de infección por VIH podría, según creen los autores, conducir al desarrollo de mejores estrategias de prevención del VIH.

El uso de poppers también puede mejorar el placer sexual y algunos estudios han sugerido asimismo que su uso puede estar relacionado con un mayor riesgo de adquirir la infección por VIH. También existen indicios sustanciales que sugieren que a menudo metanfetamina y poppers se toman juntos.

Un gran estudio de cohorte encontró un vínculo entre uso de metanfetamina, práctica de sexo sin protección y seroconversión al VIH

En consecuencia, un equipo de investigadores de la cohorte MACS (un estudio longitudinal en marcha que cuenta con miles de hombres gays inscritos en oleadas desde mediados de los años 80) diseñó un estudio para examinar la relación entre uso de metanfetamina (y el de otras drogas) y comportamiento sexual de riesgo entre hombres que no tenían VIH cuando entraron en la cohorte. En particular, el equipo de investigadores deseaba comprobar si el uso de metanfetamina, o de cualquier otra droga, aumentaba el riesgo de realizar sexo sin protección y de seroconversión al VIH.

Cada seis meses, los hombres proporcionaron detalles sobre uso de drogas y de comportamientos sexuales y se sometieron a una prueba del VIH. En el estudio se incluyó un total de 4.003 hombres gay, inscritos en la cohorte desde 1985 a 2004.

Tras realizar un ajuste para factores potencialmente desorientadores, el equipo de investigadores descubrió que los hombres que declararon un uso de metanfetamina tuvieron un riesgo relativo de seroconversión al VIH de 1,46 en comparación con los hombres que no usaban la droga. Este riesgo aumentó a 2,10 si junto con metanfetamina se tomaban poppers.

El equipo de investigadores también estableció que el riesgo asociado con el uso de metanfetamina y seroconversión al VIH aumentaba, de forma poco sorprendente, con el número de hombres con el que el paciente había practicado sexo receptivo sin protección. Un hombre que hubiera declarado uso de metanfetamina y prácticas de sexo receptivo sin protección con una pareja, tendría un riesgo relativo de seroconversión al VIH de 1,87. Este riesgo aumentaría a 9,32 para el caso de hombres que tomasen metanfetamina y practicasen sexo receptivo sin protección con cinco hombres o más.

Los hombres que tomaron tanto metanfetamina como poppers tuvieron un riesgo de seroconversión al VIH incluso mayor. De nuevo, este riesgo aumentó con el número de parejas con la que el hombre hubiera practicado sexo anal receptivo sin protección. Si el hombre declaraba una pareja el riesgo sería de 2,71, pero aumentaría a 13,57 para el caso de aquellos hombres que tomasen metanfetamina y poppers durante la práctica de sexo receptivo sin protección con cinco parejas o más.

A partir de su estudio, el equipo de investigadores es incapaz de determinar por qué el uso conjunto de metanfetamina y poppers contribuyó a un mayor riesgo de seroconversión al VIH, pero especula que "es probable que se deba a un proceso multifactorial que implica una desinhibición del comportamiento, un trauma anal y un sesgo de selección decantado hacia parejas con mayor riesgo sexual".

Estudio californiano – El uso de metanfetamina a menudo se produce en el contexto del consumo de otras drogas

Un equipo de investigadores de los Ángeles quiso determinar la relación entre uso de drogas ilegales y práctica de sexo anal sin protección entre hombres gay antes y después de la seroconversión al VIH. En consecuencia, diseñaron un estudio que contó con 207 hombres gays con una fecha reciente estimada de seroconversión al VIH. A estos hombres se les pidió que proporcionaran detalles sobre sus tres últimas parejas sexuales y que dijeran si se usaron drogas durante las prácticas sexuales con estos hombres.

Se reunieron datos durante una mediana de trece semanas después de la fecha estimada de seroconversión al VIH. La mediana de edad de los hombres fue de 35 años, el 70% era de raza blanca, el 46% eran licenciados y la mediana del número de parejas sexuales en los tres meses anteriores fue de 9. En general, el 12% de todas las parejas sexuales sabía que tenía VIH, el 42% sabía que no lo tenía y el 46% desconocía su estado serológico.

Antes de la seroconversión al VIH, el sexo sin protección estuvo firmemente relacionado con el uso de metanfetamina (cociente de probabilidades: 7,12; p=0,01). También se descubrió una relación entre práctica de sexo sin protección y uso de metanfetamina y otras sustancias ilegales (cociente de probabilidades: 4,06; p<0,01). Sin embargo, tras el diagnóstico de VIH, no se encontró una relación significativa entre uso de metanfetamina y práctica de sexo sin protección, pero sí se encontró una relación significativa entre el uso de otras drogas y la práctica de sexo de riesgo (cociente de probabilidades: 3,25; p=0,01).

"El uso de metanfetamina estuvo relacionado con unas mayores probabilidades de tener relaciones anales sin protección antes del diagnóstico de VIH, pero no estuvo relacionado con estas prácticas después del diagnóstico", escribe el grupo de investigadores que añade que "por el contrario, el uso de sustancias distintas a metanfetamina no estuvo relacionado con la práctica de sexo anal sin protección antes del diagnóstico de VIH, pero sí estuvo relacionado con una mayor probabilidad de sexo anal sin protección después del diagnóstico".

El grupo de investigadores también registró una "modesta" reducción del número de parejas con las cuales los hombres declararon practicar sexo sin protección después del diagnóstico de VIH. Sugieren que esto representa "una reducción deliberada de los comportamientos de transmisión".

"Hubo un solapamiento considerable en el uso de distintas sustancias (es decir uso de múltiples drogas) con una única pareja entre nuestros participantes", señalan los autores. La Encuesta Sexual a Hombres Gay del Reino Unido de 2005 descubrió indicios similares de uso de múltiples drogas entre los pocos hombres identificados como usuarios de metanfetamina.

El grupo de investigadores concluye que "las nuevas intervenciones diseñadas para reducir la transmisión del VIH entre hombres que practican sexo con hombres a través del abandono del uso de sustancias debería tener en cuenta el uso de distintos tipos de sustancias, incluyendo el uso de múltiples drogas".

Referencia: Plankey MW et al. The relationship between methamphetamine and popper use and risk of HIV seroconversion in the Multicenter AIDS Cohort Study. J Acquir Immune Defic Syndr 45: 85 – 92, 2007.

Drumright LN et al. Unprotected anal intercourse and substance use before and after HIV diagnosis among recently HIV-infected men who have sex with men. Sexually Transmitted Diseases 33: 401 – 407, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD