Es necesario cambiar la tecnología de realización de pruebas del VIH en EE UU por el riesgo de omitir infecciones agudas

Michael Carter

Las pruebas del VIH de cuarta generación son capaces de detectar casi dos terceras partes de las personas con infección por VIH aguda, según informa un equipo de investigadores en un artículo publicado en la edición digital de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Los autores creen que sus resultados evidencian que la prueba combinada de antígeno y anticuerpos (Ag/Ab) del VIH, ARCHITECT®, presenta notables ventajas, entre las que estaría el tiempo necesario para obtener el resultado, en comparación con la actual estrategia de análisis de acumulación de ARN del VIH empleado para diagnosticar la infección aguda por el virus. Estos ensayos ya se utilizan de forma rutinaria en el Reino Unido.

Otro estudio realizado en EE UU, y publicado en la edición de 1 de agosto de Clinical Infectious Diseases, ha descubierto que el uso exclusivo de pruebas de anticuerpos del VIH implica que un número importante de las infecciones por el virus en hombres gays quedará sin detectar.

En el país norteamericano, las pruebas de anticuerpos del VIH constituyen la tecnología empleada de forma rutinaria para diagnosticar las infecciones por este virus. Estas pruebas detectan los anticuerpos que se desarrollan en respuesta a la infección por VIH y, por lo general, son detectables entre tres y cinco semanas tras la infección.

En consecuencia, las pruebas de anticuerpos son incapaces de detectar infecciones en la fase aguda (definida como el período entre el momento de la infección por el virus y el desarrollo de anticuerpos).

La mayoría de los pacientes con infección por VIH aguda no son conscientes de su estado serológico, y cada vez hay más indicios de que estas personas constituyen un importante vehículo de transmisión de la epidemia de VIH. En consecuencia, la identificación de las personas en fase de infección aguda podría ayudar a detener la propagación del virus.

El diagnóstico de la infección aguda por VIH se basa en la detección del virus utilizando pruebas de carga viral (o del antígeno p24). Las pruebas de carga viral del VIH han demostrado constituir un medio eficaz para el diagnóstico de las infecciones agudas. Sin embargo, son lentas, requieren entre siete y 21 días para conseguir los resultados, y resultan engorrosas y laboriosas. Consecuentemente, no suponen una opción realista para los entornos con recursos limitados, ni para abordar el problema de la transmisión durante la fase de infección aguda.

Una posible alternativa podría ser el uso de una estrategia que combinase la prueba de anticuerpos del VIH con un ensayo ultrasensible del p24, capaz de detectar la infección por el virus varias semanas antes que las generaciones previas de pruebas de anticuerpos. En la actualidad, estos ensayos se emplean de forma rutinaria en algunos países, como por ejemplo, el Reino Unido.

En consecuencia, los responsables del estudio examinaron las muestras obtenidas de hombres gays inscritos en el estudio EXPLORE en EE UU. Este estudio contó con hombres sin VIH inscritos entre 1999 y 2001. A lo largo de 24 meses de seguimiento, fueron sometidos a pruebas del VIH a intervalos de seis meses utilizando pruebas de anticuerpos.

El equipo de investigadores examinó las muestras empleando dos ensayos para determinar la carga viral, así como el ensayo combinado de Ag/Ab del VIH, ARCHITECT®, de cuarta generación, y también otras tres tecnologías de realización de prueba, incluyendo un ensayo de tercera generación.

El análisis de 217 muestras provenientes de hombres que dieron negativo al VIH en su última visita del estudio evidenció que 21 (el 10%) presentaban niveles detectables de ARN del VIH. La mediana de la carga viral fue de 130.000 copias/mL. Estas infecciones se catalogaron como agudas.

Para evaluar el rendimiento del ensayo combinado ARCHITECT®, el equipo de investigadores analizó 334 muestras. Esto incluyó:

  • 21 infecciones agudas.
  • 83 muestras obtenidas en el momento de la inscripción al estudio, que eran negativas al VIH.
  • 11 muestras reunidas antes de la seroconversión con pruebas de anticuerpos indeterminadas, pero una mediana de la carga viral de 57.000 copias/mL.
  • 217 muestras positivas a los anticuerpos del VIH.

La prueba combinada ARCHITECT® dio un resultado positivo en 13 de las 21 muestras de infección aguda. La mediana de la carga viral de los pacientes que dieron positivo con esta tecnología fue significativamente superior que la de los que dieron negativo (662.000 copias/mL frente a 3.576 copias/mL).

Todos los pacientes control sin VIH dieron negativo en dicho ensayo combinado y todas las pruebas de anticuerpos indeterminadas dieron positivo. El ensayo también consiguió diagnosticar de forma precisa todas las muestras positivas a la presencia de anticuerpos.

Por último, el equipo de investigadores descubrió que la prueba ARCHITECT® detectó todas las infecciones por VIH que no pudieron identificar los ensayos de segunda y tercera generación.

“En este estudio, la prueba ARCHITECT® detectó 13 de 21 infecciones agudas por VIH (62%) en una población de alto riesgo”, comentan los investigadores.

Los autores del estudio señalan que algunas de las muestras detectadas como infectadas por VIH empleando el ensayo ARCHITECT®, probablemente, habrían sido pasadas por alto con la actual tecnología de análisis del ARN del VIH.

También indican otras posibles ventajas del ensayo combinado ARCHITECT®, como la disponibilidad del resultado en un tiempo tan reducido como son 28 minutos y la capacidad del ensayo para procesar hasta 200 muestras por hora. Además, el ensayo sólo requiere analizar cada muestra en una ocasión. Sin embargo, la realización de la prueba de acumulación de ARN precisa tres o cuatro etapas de análisis empleando cantidades cada vez más pequeñas de muestra para comprobar cuántas muestras en un grupo inicialmente positivo dan resultado positivo a la carga viral. “Este tipo de algoritmos provoca retrasos en la obtención de resultados y aumenta el coste general de la prueba”, escriben los autores.

“Nuestros resultados sugieren que la prueba combinada de Ag y Ab del VIH, ARCHITECT®, puede ser útil para detectar la infección aguda por VIH”, concluye el equipo de investigadores.

Las pruebas de anticuerpos, por sí mismas, no bastan para detectar la infección aguda por VIH en hombres gays.

Un segundo estudio estadounidense también ha evidenciado el valor de las pruebas de cuarta generación. Se realizó en Seattle y demostró que sólo el 80% de los hombres gays con VIH recibió un diagnóstico de la infección empleando pruebas rápidas orales del VIH. Aunque las infecciones restantes se detectaron utilizando la prueba de acumulación de ARN, se necesitó una mediana de 19 días para disponer de los resultados.

“El fracaso en el diagnóstico de la infección por VIH aguda representa un importante problema de salud pública”, señalan los investigadores. Y añaden: “Las personas con una infección primaria pueden ser hasta 10 veces más propensas a transmitir el VIH por cada relación sexual que los pacientes con infecciones establecidas”.

Por último, concluyen: “Los ensayos combinados de cuarta generación permiten detectar tanto los anticuerpos del VIH como el antígeno p24” y, por tanto, constituyen una alternativa a las pruebas de acumulación de ARN como modo de detectar a los pacientes recientemente infectados por VIH.

Referencias: Eshelman SH, et al. Detection of individuals with acute HIV-1 infection using the ARCHITECT HIV Ag/Ab Combo assay. J Acquir Immune Defic Syndr (online edition), 2009.

Stekler JF, et al. HIV testing in a high-incidence population: Is antibody testing alone good enough? Clin Infect Dis 49 (online edition), 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD