Según ONUSIDA, en África el ritmo de la epidemia está superando el de la respuesta

Reproducido de PLUS NEWS

En menos de dos meses, representantes gubernamentales y activistas del sida de todo el mundo se reunirán en Nueva York (EE UU) para revisar la respuesta mundial al VIH/sida. Se compararán los informes de los progresos nacionales (presentados este mismo año) con los objetivos adoptados por la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre VIH/sida (UNGASS) en 2001.

Tras una revisión de los informes del este y sur de África, las regiones más afectadas por la crisis del VIH/sida, expertos de ONUSIDA ya han concluido que a pesar de los progresos significativos producidos en áreas como el tratamiento, muchos de los objetivos de UNGASS aún están lejos de alcanzarse.

“Los datos presentados por países confirman que, en general, la tasa de progreso en la ampliación del acceso a todos los servicios no consigue mantener el ritmo de la propagación de la epidemia en esta región”, declaró Mark Stirling, director de ONUSIDA para el Este y Sur de África.

Se pidió a los países que proporcionaran datos sobre 25 indicadores clave diseñados para seguir los progresos en numerosos frentes, incluyendo la prevalencia de VIH, la educación, la provisión de terapia antirretroviral (TARV), la aceptación de los condones y la asistencia a los huérfanos.

En el área de prevención, descrito en el documento de 2001 como “el pilar de la respuesta”, el progreso realizado ha sido especialmente decepcionante, e incluso algunos países han documentado un retroceso desde la última ronda de informes en 2006.

Zambia, Uganda, Ruanda y Angola registraron descensos de la utilización del condón entre 2005 y 2007, mientras que el uso de los servicios de prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo descendió en Angola, Tanzania y Zambia.

Los niños siguen suponiendo una de cada seis nuevas infecciones por VIH en todo el mundo en 2007, según ONUSIDA. Aunque algunos países de la región fueron testigos de un descenso de la prevalencia del virus entre las personas de entre 15 y 24 años (el grupo de edad que ofrece la mejor indicación de las nuevas infecciones en adultos), otros no detectaron ningún cambio o incluso ligeros aumentos.

En 11 países con alta prevalencia del VIH que recientemente realizaron encuestas, sólo un 15% de los huérfanos estaban viviendo en hogares que recibían algún tipo de asistencia médica, económica o psicosocial, lo que representa un aumento de apenas el 5% respecto a 2005.

Reconociendo las desalentadoras tendencias registradas por algunos países, Andy Seale, consejero regional de ONUSIDA, puso énfasis en la importancia de examinar las cifras en el contexto general proporcionado por los informes.

Muchos países tuvieron dificultades para reunir los datos de los 25 indicadores. "Para algunos de ellos es muy difícil hacer coincidir sus mecanismos de seguimiento y evaluación con lo que les estamos pidiendo", señaló Seale, que añadió que los informes no se basaban únicamente en fuentes gubernamentales.

"Hemos realizado un gran esfuerzo para asegurar que son informes nacionales, no simplemente gubernamentales. Creo que se puede confiar razonablemente en los datos", declaró a IRIN/PlusNews.

El informe de Suráfrica afirmaba que no había datos disponibles para 17 de los 25 indicadores, en muchas ocasiones porque las encuestas sólo se realizan cada cinco años.

El resumen de ONUSIDA reconoce los "extraordinarios" aumentos de la cobertura de tratamiento en países como Ruanda, donde el 60% de la población que necesita TARV la estaba recibiendo en 2007, en comparación con el 1% en 2003. Se estima que tres millones de personas en países de ingresos medios y bajos estaban recibiendo TARV a finales de 2007, un aumento del 50% respecto a diciembre de 2006.

A más largo plazo

Las expectativas en torno al encuentro de UNGASS este año en Nueva York probablemente estén influidas por lo que muchos describieron como resultados desalentadores en el último encuentro, en junio de 2006. El intento de alcanzar un consenso entre países que tienen actitudes y prioridades contradictorias resultó en la redacción de una declaración que la mayor parte de los grupos de la sociedad civil consideraron como débil y carente de objetivos.

Sisonke Msimang, gestora del programa de VIH/sida de la Iniciativa Sociedad Abierta para África Austral (OSISA, en sus siglas en inglés), que estuvo muy implicada en un esfuerzo internacional para ayudar a que organizaciones estuvieran presentes en Nueva York en 2006, declaró que su entidad moderaría sus esfuerzos para el encuentro de este año.

"Sigue siendo importante que las voces de los actores sociales africanos estén representadas en estos espacios y foros, pero simplemente no tenemos tantas expectativas como en el pasado", escribió Msimang en una respuesta por correo electrónico a preguntas de IRIN/PlusNews. "Gran parte de nuestros recursos están destinados a procesos a más largo plazo… La sociedad civil se ha quemado demasiadas veces en estos grandes eventos mundiales y no estoy segura de cuánto más podemos aprovechar de ellos."

En el área de prevención, numerosas organizaciones del sida se están cuestionando la utilidad de objetivos a corto plazo como los establecidos por UNGASS y están desviando sus esfuerzos hacia estrategias con un marco temporal más amplio, centradas en los factores sociales y culturales que impulsan la epidemia del VIH/sida.

"Creo que los objetivos a corto plazo fueron establecidos cuando las personas se referían al sida como una gran epidemia. Comprensiblemente, la gente estaba dispuesta a tratar el tema como una emergencia", dijo Seale de ONUSIDA. "Aún tenemos que seguir haciéndolo, pero hay un gran impulso que propugna por el examen de modelos a más largo plazo."

El encuentro de este año prescindirá de la declaración y, en su lugar, elaborará un "documento de resultados" que simplemente informará sobre las sesiones.

Seale insistió en que el evento seguirá ofreciendo una importante oportunidad para una mayor comprensión entre países, para el refuerzo de vínculos entre donantes y beneficiarios y para proporcionar "ese punto extra de presión a los países para asegurarse de que hacen un seguimiento de estos datos y favorecen las aportaciones.”

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD