El aumento de TB resistente a fármacos de segunda línea constituye una ‘grave y emergente amenaza para la salud pública’

Michael Carter

La tuberculosis que presenta resistencia a los fármacos de segunda línea tiene una prevalencia cada vez mayor en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud y los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos hechos públicos el 24 de marzo en World TB Day y publicados en la edición del 24 de marzo de Morbidity and Mortality Weekly Report.

Las personas que tienen tuberculosis resistente a fármacos de segunda línea poseen un riesgo significativamente mayor de muerte comparado con el de pacientes con tuberculosis resistente a fármacos de primera línea, y el grupo de investigadores expresó su preocupación sobre la emergencia de cepas de tuberculosis "intratables".

Durante los años 90, la tuberculosis con resistencia a isoniazida y rifampin (dos fármacos empleados en la terapia antituberculosis de primera línea) emergió en todo el mundo como un gran problema de salud. Generalmente, esto se denomina tuberculosis multirresistente a fármacos (TB-MRF) y cuando se produce, requiere el uso de una segunda línea de fármacos que son menos eficaces, más tóxicos y más caros.

En el año 2000, se inició el control de la prevalencia mundial de tuberculosis con resistencia a fármacos de segunda línea y el uso apropiado de medidas para prevenir la emergencia de resistencias.

La OMS y los CDC examinaron una red internacional de 25 laboratorios de referencia de tuberculosis en seis continentes. El análisis de los investigadores contó con un total de 17.690 aislados de tuberculosis obtenidos entre 2000 y 2004. El grupo de investigadores estableció que, en general, el 20% de los aislados mostraba indicios de tuberculosis multirresistente a fármacos y el 2% mostraba resistencia a fármacos antituberculosis de segunda línea.

Además, los datos basados en la población sobre la susceptibilidad a fármacos de los aislados de tuberculosis fueron obtenidos entre 1993 y 2004 en Estados Unidos, entre 2000 y 2004 en Letonia y en 2004 en Corea del Sur.

Algo menos de 170.000 aislados de Estados Unidos fueron elegibles para su inclusión en el análisis de los investigadores. De ellos, 2.700 (2%) eran multirresistentes a fármacos y de éstos, 74 (4%) mostraron resistencia a fármacos de segunda línea. Se produjo un aumento no significativo de la incidencia de tuberculosis con resistencia a fármacos de segunda línea (3,9% antes de 1996 frente al 4,5% en 2004; p=0,11), pero el grupo de investigadores señaló que los pacientes con tuberculosis resistente a fármacos de segunda línea tenían un 64% más de posibilidades de morir de tuberculosis que las personas cuyo bacilo sólo presentaba resistencia a la terapia de primera línea.

Los resultados Letonia demostraron que de los 605 pacientes con tuberculosis multirresistente a fármacos entre 2000 y 2002, 115 (19%) presentaron resistencia al tratamiento de segunda línea. Esto aumentó del 15% en el año 2000 al 21% en 2002 (no significativo, p=0,11). Las personas cuya tuberculosis presentaba resistencia a la terapia de segunda línea tenían un 54% más de probabilidad de morir de tuberculosis que los pacientes cuyo bacilo sólo presentaba resistencia a los fármacos de primera línea.

De los aislados multirresistentes a fármacos obtenidos de Corea del Sur, un 15% tenía resistencia a la terapia antituberculosis de segunda línea.

También se identificó tuberculosis con resistencia a opciones de tratamiento de segunda línea en otras regiones del mundo, especialmente en Europa del Este y Asia occidental (14%).

"Los descubrimientos de este informe indican que la tuberculosis ampliamente resistente a fármacos tiene una gran distribución geográfica", escribe el grupo de investigadores, que añade: "está relacionada con peores resultados de tratamiento que la tuberculosis multirresistente a fármacos. Un número y proporción cada vez mayores de casos de tuberculosis con amplia resistencia a fármacos podría obstaculizar seriamente el control mundial de la tuberculosis".

El grupo de investigadores hace un llamamiento para realizar una supervisión internacional  basada en la población de la tuberculosis con resistencia a la terapia de segunda línea.

El control de la tuberculosis con resistencia amplia "se apoyará en regímenes de tratamiento de calidad asegurada e internacionalmente recomendados administrados bajo una estricta supervisión" como parte del programa DOTS-Plus (siglas en inglés de curso corto de terapia directamente observada -Plus ), concluye el grupo de investigadores. Y advierte que "la existencia de tuberculosis con una amplia resistencia a fármacos [constituye] una seria y emergente amenaza para la salud pública".

Referencia: Wright A et al. Emergence of Mycobacterium tuberculosis with extensive resistance to second-line drugs – worldwide, 2000 – 2004. MMWR 55(11): 301.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD