El tratamiento anti-VIH resulta costoso, especialmente en el caso de los pacientes más enfermos

Michael Carter

El coste promedio anual por paciente de la atención médica y el tratamiento antirretroviral en EE UU fue de 19.912 dólares, según informa un equipo de investigadores en la edición digital de AIDS. El análisis se basó en cifras de 2006.

Los costes fueron superiores en el caso de las personas con recuentos de CD4 inferiores a 50 células/mm3. Esto se debió al elevado coste que tiene la atención interna. En pacientes con recuentos de CD4 por encima de este nivel, la terapia antirretroviral constituyó el aspecto más caro de su atención médica.

Los autores explican que “la atención médica del VIH en el país norteamericano sigue siendo cara”, y advierten que es probable que los costes aumenten en los próximos años a causa del envejecimiento de la población seropositiva.

Los cálculos actuales sobre los costes relacionados con el tratamiento y la atención del VIH en EE UU provienen de los primeros años de la terapia antirretroviral. En 1998, se calculó que el coste anual de tratar a un paciente seropositivo era de 18.300 dólares. Desde entonces, se han producido importantes avances en el tratamiento anti-VIH y la atención de la infección y, actualmente, el pronóstico de muchos pacientes es excelente. En consecuencia, los primeros cálculos de los costes ahora apenas tienen un interés histórico.

Para entender mejor los costes del tratamiento y la atención del VIH hoy en día, el equipo de investigadores analizó la información proveniente de diez grandes clínicas de EE UU. Se revisaron datos de 2006 que ilustraban los costes del tratamiento interno, ambulatorio y el de emergencia, así como los costes de la terapia antirretroviral, del tratamiento con otros fármacos y del seguimiento médico.

Los pacientes fueron clasificados de acuerdo con sus recuentos de células CD4 para ver si los costes variaban según el estado inmunitario que presentaban las personas.

El promedio del coste total de la atención del VIH fue de 19.912 dólares por paciente y año.

Este coste fue máximo en el caso de los personas que presentaban un estado avanzado de la infección. El gasto que entrañó proporcionar atención médica a cada uno de los pacientes que fallecieron fue de 44.000 dólares. La media del coste total anual por paciente cuando se trataba de personas con recuentos de CD4 menores de 50 células/mm3 fue de 40.678 dólares, frente a los 16.614 en los pacientes que tenían un nivel de CD4 superior a 500 células/mm3.

La terapia antirretroviral supuso una media de gasto al año de 9.360 dólares por cada paciente con un recuento de CD4 inferior a 50 células/mm3. En comparación, el promedio de los costes anuales de las personas con niveles más elevados de CD4 estuvo entre 11.800 y 12.313 dólares. El tratamiento anti-VIH fue más caro en el caso de aquellos pacientes con mayores recuentos de estos linfocitos.

En el caso de los personas con un recuento de CD4 superior a 200 células/mm3, entre el 61 y el 74% de todos los gastos sanitarios fueron atribuibles a la terapia anti-VIH. Sin embargo, sólo el 23% de los gastos de los pacientes que tenían un mayor grado de inmunodepresión fue debido a los antirretrovirales. En este grupo de personas, la atención médica interna resultó ser el aspecto más caro. Respecto a estos hallazgos, los autores comentan: “Las personas que tienen una inmunodepresión grave pueden presentar virus con una gran resistencia, disponer de pocas opciones de tratamiento, o no ser capaces de tolerar sus medicaciones”.

Los costes variaron en función del grupo de riesgo y fueron menores en el caso de los hombres gays (18.990 dólares) que en el de los usuarios de drogas inyectables (20.143 dólares). Los costes también aumentaron dependiendo de la edad y fueron sólo de 11.854 dólares para cada paciente menor de 29 años, en comparación con un coste promedio de 21.474 dólares en el caso de cada paciente con 50 años o más.

“Los costes generales de la atención médica se incrementaron a medida que aumentaba el grado de inmunodepresión de los pacientes”, apuntan los investigadores, que añaden: “Una notable proporción de los costes correspondió a la medicación antirretroviral. En personas con una inmunodepresión grave, la atención interna fue la categoría de gasto más notable”.

Cabe destacar que el cálculo de los costes no incluye los gastos relacionados con la salud mental, el tratamiento para el consumo abusivo de alcohol o de drogas, o el uso de servicios sociales. Además, los investigadores señalan que los gastos continuos de la terapia anti-VIH junto con el aumento de las enfermedades relacionadas con la edad supone que “probablemente los costes conjuntos de la atención médica del VIH sigan incrementándose en el futuro previsible”.

Referencia: Gebo KA, et al. Contemporary costs of HIV healthcare in the HAART era. AIDS 24, advance online publication, DOI: 10. 1097/QAD.ob012e32833f3c14, 2010 (en este enlace puedes consultar el abstract y el texto completo de forma gratuita).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD