Banco Mundial: La crisis económica pone en peligro el tratamiento de 1,7 millones de personas con VIH

Keith Alcorn

Hasta 1,7 millones de personas en África, Europa del Este, el Caribe y Asia corren el riesgo de que su terapia antirretroviral se vea interrumpida debido a la mala situación económica internacional, según un sondeo publicado por el Banco Mundial.

El informe del Banco Mundial Averting a human crisis during the global downturn (‘Prevenir una crisis humana durante el retroceso mundial’, pdf [en inglés] disponible en este enlace) fue publicado con antelación a la reunión de primavera de este Banco en la ciudad de Washington (EE UU). En él, se afirma de forma taxativa: “La comunidad internacional está obligada a seguir apoyando a las personas a las que ha suministrado terapia antirretroviral (…). La comunidad internacional ha adoptado un compromiso claro para ofrecer un acceso universal al tratamiento a las personas con VIH que lo necesitan”.

El hecho de no cumplir con este compromiso, señala el informe, pondrá en cuestión la legitimidad de la ayuda al desarrollo para la salud, amenazando los progresos en el aumento de la capacidad del sistema sanitario conseguidos a través de programas de tratamiento del VIH, y acabará por tener unos mayores costes a largo plazo, debido a las mayores tasas de transmisión, el aumento de los casos de tuberculosis y el mayor número de pacientes que requerirán unos costosos fármacos de segunda línea para tratar el VIH y la tuberculosis.

En marzo de 2009, el Banco Mundial hizo un sondeo entre los programas del sida de 69 países.

Calculó que la continuidad del tratamiento podría verse amenazada en el caso del 70% de los pacientes hoy día bajo terapia en el este y sur de África. También podrían verse afectados aproximadamente el 50% de dichos pacientes en la región Asia-Pacífico, el 35% en el Caribe y el 25% en Europa del Este y Asia Central.

El informe señala la fragilidad de las disposiciones económicas de los países que dependen en gran medida de la ayuda externa para sus programas del VIH. Dieciocho de los 47 países que han proporcionado datos afirman que las ayudas del Fondo Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria finalizan en 2009 ó 2010. El Fondo Mundial se enfrenta a un déficit de financiación de 4.000 millones de dólares en 2010, según afirmó la pasada semana el profesor Michel Kazatchkine. Asimismo, este Fondo ha pospuesto su Ronda 9 de asignación de fondos hasta noviembre de 2009 para disponer de más tiempo para movilizar recursos.

Los países de ingresos medios parecen ser menos vulnerables, dado que en América Latina no hay países que prevean una menor capacidad para costear la terapia antirretroviral durante el próximo año.

Al analizar la capacidad institucional para realizar unos ajustes rápidos en la planificación económica y la capacidad fiscal para destinar fondos domésticos a tratamientos con poco tiempo de aviso, el Banco Mundial descubrió que todos los países necesitarían un alto nivel de apoyo técnico o mantenimiento de la financiación externa para mantener los programas de tratamiento durante los próximos 12 meses.

El informe destaca el coste que tendrían incluso unas pequeñas interrupciones del tratamiento: hasta el 50% de las personas que toman tratamiento de primera línea pueden necesitar un régimen de segunda línea si se produce una suspensión del mismo de más de 15 días, debido al desarrollo de resistencias a fármacos.

El documento pone de relieve también la vulnerabilidad de los programas de tratamiento en el África oriental y meridional, que dependen, en gran medida, de la ayuda de donantes. Algunos países ya están notando problemas:

  • Tanzania ha reducido su presupuesto en VIH/sida en un 25%.
  • Kenia ha recortado su presupuesto general en salud.
  • Sudáfrica prevé que el gasto del sector privado en programas de prevención descienda por presiones sobre la industria para reducir costes.

Treinta y cuatro países que representan el 75% de las personas que viven con VIH en el mundo afirmaron que esperaban que los programas de prevención se vieran afectados de forma negativa; los programas del sida vaticinaban un mayor impacto sobre la prevención que sobre el tratamiento, ya que la primera se dirige a grupos marginados en situaciones de mayor riesgo, como hombres que practican sexo con hombres y usuarios de drogas inyectables, según los encuestados. Se identificó la región de Europa del Este y Asia central como aquélla donde el trabajo de prevención con grupos marginados se encuentra en mayor riesgo por el retroceso económico.

El informe recomienda que se realice “un impulso más riguroso y decidido por la eficiencia y la rentabilidad en la prevención del VIH”, junto con los esfuerzos de los donantes para identificar problemas de liquidez que puedan resultar en interrupciones de tratamiento, de modo que puedan establecerse mecanismos puente de financiación con la mayor rapidez posible.

ONUSIDA ha empezado a desarrollar una Herramienta de Valoración del Impacto de la Crisis Económica que ayudará a los países a revisar el estado de sus epidemias y las respuestas actuales, y cómo éstas deberían ajustarse atendiendo a la crisis económica.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD