Se asocian recuentos mayores de CD4 a menor tasa de enfermedades no relacionadas con VIH en personas que toman antirretrovirales

Michael Carter

Los recuentos más elevados de células CD4 en personas que toman terapia antirretroviral están asociados no sólo a una tasa menor de enfermedades relacionadas con VIH, sino a una tasa más baja de dolencias graves como las enfermedades cardiaca, renal y hepática, así como de algunos cánceres, según un estudio estadounidense publicado en la edición del 23 de abril de la revista AIDS.

Recientemente, las directrices de tratamiento del VIH han cambiado en el Reino Unido, Europa y Estados Unidos para recomendar que la terapia antirretroviral (TARV) se inicie cuando el recuento de células CD4 del paciente esté en la zona de las 350 células/mm3, principalmente debido a que el estudio SMART sobre interrupción de tratamiento mostrara que un recuento mayor de células CD4 estuvo relacionado con un riesgo menor no sólo de sufrir enfermedades definidoras de sida, sino también de otras enfermedades graves que tradicionalmente no estaban relacionadas con el VIH.

Los hallazgos de este estudio podrían aumentar nuestra comprensión de la importancia que tiene el recuento de células CD4 a la hora de reducir el riesgo de sufrir enfermedades graves normalmente no relacionadas con el VIH.

Sobre la base de sus hallazgos, el equipo de investigadores comenta: "Si se pudiera lograr una potencial reducción del riesgo de enfermedades relacionadas y no relacionadas con sida gracias a un inicio más temprano de la TARV (a recuentos de CD4 superiores a 350 células/mm3), maximizando así la recuperación de células CD4 y minimizando el tiempo pasado con niveles bajos de CD4, el beneficio para la salud pública podría ser sustancial".

La TARV eficaz reduce la carga viral del VIH, permitiendo que aumente el recuento de células CD4 y, por tanto, reduciendo el riesgo de sufrir infecciones oportunistas y cánceres relacionados con el virus. Gracias al éxito de la TARV, las principales causas de morbimortalidad en personas con VIH ya no están relacionadas con el virus.

El equipo de investigadores quería comprobar si existía alguna relación entre el recuento de células CD4 y el riesgo de sufrir enfermedades graves no relacionadas con VIH en aquellos pacientes que iniciaban TARV. El estudio contó con 1.397 pacientes provenientes del estudio FIRST, que inscribió a los participantes entre los años 1999 y 2000. La mediana de duración del período de seguimiento fue de 60 meses.

La mediana del recuento de células CD4 32 meses después del inicio de la TARV fue de 444 células/mm3. Sin embargo, el equipo de investigadores señaló que el recuento de células CD4 en ese momento estuvo relacionado con el recuento que tenía el paciente cuando inició el tratamiento anti-VIH.

Las personas con un recuento basal de CD4 inferior a 200 células/mm3 tuvieron un recuento mediano de CD4 de 335 células/mm3 después de 32 meses de terapia, frente a una mediana de 487 células/mm3 en el caso de los pacientes cuyo recuento de CD4 estuvo entre 200-350 células/mm3 cuando iniciaron el tratamiento y de 666 células/mm3 en el de los pacientes que iniciaron TARV con un recuento superior a 350 células/mm3.

Un total de 227 pacientes experimentó acontecimientos definidores de sida y se produjeron 80 enfermedades graves no relacionadas con el VIH durante este período.

El equipo de investigadores descubrió que la tasa de enfermedades relacionadas y no relacionadas con el VIH disminuyó a medida que aumentaba el recuento de células CD4. En el caso de los pacientes con recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3, la tasa de enfermedades relacionadas con VIH fue del 14% y el 2% desarrolló enfermedades graves no relacionadas con el virus.

Aproximadamente el 2% de los pacientes con un recuento de células CD4 entre 200-350 células/mm3 desarrolló una enfermedad definidora de sida y casi el 2% experimentó una enfermedad grave no relacionada con el VIH. De los pacientes con un recuento basal de células CD4 superior a 350 células/mm3, sólo el 0,7% progresó a sida y una proporción similar desarrolló otras enfermedades graves.

Tras ajustar por el nivel actual de carga viral de VIH y las características basales, el equipo de investigadores descubrió que cada aumento de 100 células/mm3 redujo el riesgo de sufrir una enfermedad definidora de sida en un 44% (p < 0,001) y en un 14% (p = 0,014) el de padecer una enfermedad grave no relacionada con VIH.

El equipo de investigadores también examinó el tipo de enfermedades que los pacientes desarrollaron. Las enfermedades relacionadas con VIH para recuentos de CD4 superiores a 350 células/mm3 fueron, en general, tratables y no revistieron gravedad (aunque se detectaron tres casos de linfoma). Entre las enfermedades graves no relacionadas con VIH aparecidas con los mayores recuentos de células CD4 se contaron 11 casos de cáncer a no relacionados con sida, tres casos de cirrosis y tres acontecimientos cardiacos.

Como cabía esperar, los pacientes con un recuento de células CD4 inferior a 200 células/mm3 fueron vulnerables a enfermedades potencialmente mortales relacionadas con el VIH. Además, también se detectaron nueve cánceres no definidores de sida en este grupo de pacientes, 6 casos de apoplejía y 4 casos de enfermedad renal terminal.

También se realizó un análisis para ver a si se podía identificar alguna relación entre los tipos de enfermedades no relacionadas con VIH y alguna característica particular del paciente. Como resultado se comprobó que tener una mayor edad estuvo relacionado con enfermedades cardiovasculares (cada diez años, cociente de riesgo [CR] = 1,89; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]:1,28-2,80) así como con cánceres no relacionados con VIH (CR: 2,29; IC 95%:1,28-2,80). No fue sorprendente descubrir que la infección por los virus de la hepatitis B o hepatitis C estuvo vinculada con un mayor riesgo de sufrir enfermedad hepática (CR: 13,04; IC 95%: 3,50-48,49). Ser de origen étnico negro estuvo relacionado con un mayor riesgo de sufrir enfermedad renal (CR: 11,60; IC 95%: 1,50-89,50).

El equipo de investigadores comenta que sus hallazgos muestran que "las tasas de enfermedades no relacionadas con sida disminuyen al aumentar los recuentos de células CD4". Asimismo, considera necesaria la realización de un ensayo de reparto aleatorio con control "para determinar el equilibrio entre los riesgos y ventajas de iniciar la TARV con mayores recuentos de CD4".

Referencia: Baker JV et al. CD4+ count and risk of non-AIDS diseases following initial treatment for HIV infection. AIDS 22: 841 – 848, 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD