VI Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida: Boletín final

Durante la semana de la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), que este año se celebra en Roma (Italia), NAM ofrecerá un boletín especial diario con un resumen de las noticias más destacadas.

Miércoles, 27 de julio de 2001

Prevención del VIH: Incentivos para que los pacientes se sometan a la prueba y permanezcan en la atención sanitaria

Aproximadamente la cuarta parte de todas las infecciones por VIH en EE UU permanecen sin diagnosticar, y apenas el 19% de las personas seropositivas presentan una carga viral indetectable. Esto supone un límite importante para las posibilidades de que el tratamiento antirretroviral tenga un impacto real sobre las tasas de nuevas infecciones.

Un enfoque radical propuesto para fomentar la realización de la prueba y la adhesión es ofrecer dinero en efectivo u otros incentivos económicos.

Esta estrategia no está exenta de críticas. Algunas personas consideran que no aborda los problemas sociales que conducen a la propagación del VIH, mientras que otras afirman que se trata de una forma de ingeniería social.

En un simposio de la conferencia que versó sobre este tema se examinaron distintos posibles enfoques.

Un equipo de investigadores de San Francisco comprobó que el incentivo en efectivo aumentó las tasas de vacunación contra el virus de la hepatitis B (VHB) entre los usuarios de drogas inyectables (UDI).

En un ensayo que se lleva a cabo en EE UU, se proporcionan incentivos económicos en efectivo a las personas con VIH para alentarlas a que accedan a los servicios de tratamiento y atención en los tres primeros meses de recibir su diagnóstico. También se otorga una retribución en efectivo si un paciente logra alcanzar y mantener una carga viral indetectable.

En varios programas que se realizan en el África subsahariana se ofrecen incentivos económicos a las personas que consiguen mantenerse sin VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

El tratamiento anti-VIH es prevención: PPrE y hombres gais

El análisis más detallado de los resultados del estudio iPrEx, sobre el uso de la profilaxis preexposición (PPrE) por parte de hombres homosexuales, ha arrojado resultados dispares.

Los varones que participaban en el estudio fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir una PPrE consistente en la administración oral de FTC/tenofovir (Truvada®), o bien un placebo.

Cuando se hicieron públicos por primera vez los resultados del ensayo, el pasado mes de noviembre, se comprobó que el empleo de la profilaxis preexposición consiguió reducir en un 44% la tasa de infecciones por VIH.

Sin embargo, al analizar de nuevo los resultados, se ha visto que la eficacia fue ligeramente menor, sólo del 42%.

No obstante, se observaron pruebas sólidas de que la PPrE tenía una gran eficacia si los hombres tomaban el tratamiento de forma constante.

La tasa de infecciones se redujo en un 92% en el caso de los participantes que presentaban unos niveles detectables de fármacos antirretrovirales en la sangre.

Transmisión de madre a hijo del VIH: Alimentación infantil

El tratamiento antirretroviral se usa de forma rutinaria para disminuir el riesgo de transmisión vertical del VIH.

Las tasas de transmisión maternoinfantil del virus se pueden reducir a menos del 1% mediante el empleo de terapia anti-VIH, un manejo adecuado del parto y evitando la lactancia con leche materna.

Sin embargo, algunas mujeres no pueden evitar la lactancia materna, especialmente si se encuentran en un país donde no existe una alternativa de alimentación segura.

Diversos estudios han demostrado que la ampliación de la profilaxis infantil, utilizando nevirapina (o nevirapina y AZT) durante la etapa de lactancia, disminuye el riesgo de transmisión del virus.

Ahora, un análisis de los datos conjuntos de estos estudios ha evidenciado que la ampliación de la profilaxis durante la lactancia, usando AZT y nevirapina, redujo en un 71% el riesgo de transmisión de madre a hijo del VIH.

“La ampliación de la profilaxis con nevirapina (o nevirapina y zidovudina) reduce de forma significativa las tasas de infección por VIH postparto. Cuanto más dure esta profilaxis, mayor es la disminución en el riesgo de infección”, afirmó uno de los investigadores.

Una enorme e insatisfecha necesidad de asesoramiento sobre planificación familiar

La prevención de los embarazos no deseados o no planificados constituye uno de los pilares básicos de los programas para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH, pero un estudio presentado en la conferencia reveló la existencia de una gran necesidad no satisfecha de asesoramiento sobre planificación familiar en parejas en las que uno de los miembros, o ambos, vive con VIH.

Pocas parejas utilizan uno protección doble (por ejemplo, acompañar el uso de preservativos con otro método anticonceptivo) y existe un gran desconocimiento acerca de las estrategias que permiten a las parejas serodiscordantes quedarse embarazadas al tiempo que limitan el riesgo de transmisión sexual del VIH.

Utilización de fármacos contra el herpes para ralentizar el curso de la infección por VIH

Varios estudios hechos públicos en la conferencia evidenciaron que el uso de dos fármacos que inicialmente fueron desarrollados para tratar el virus del herpes simple (VHS) (responsable del herpes genital) redujeron la velocidad de progresión de la infección por VIH.

Tanto aciclovir como valaciclovir son fármacos que fueron probados como tratamientos para prevenir la transmisión del VIH, sin éxito. En un ensayo ugandés, se comprobó que el empleo de aciclovir redujo el riesgo de descenso de los recuentos de CD4, mientras que un estudio de distribución aleatoria que probó valaciclovir en mujeres embarazadas y en fase de lactancia dejó patente que las mujeres que recibieron este fármaco presentaron un aumento en su recuento de CD4 y una reducción de la carga viral, que se prolongaron al menos durante un año. El equipo de investigadores señaló que valaciclovir podría retrasar en casi dos años la necesidad del tratamiento antirretroviral y podría representar una opción rentable en entornos de ingresos bajos, donde no todas las mujeres embarazadas pueden acceder a un tratamiento antirretroviral.

Este ensayo, asimismo, reveló que valaciclovir redujo los niveles de VIH en la leche materna, lo que sugiere que también podría disminuir el riesgo de transmisión del virus durante la lactancia. Otro estudio mostró que valaciclovir tuvo un efecto mucho mayor sobre la viremia en sangre que aciclovir.

Tratamiento anti-VIH: Regímenes sin ITIN

En la actualidad, con un tratamiento y atención adecuados, muchas personas con VIH pueden disfrutar de una esperanza de vida casi normal.

Sin embargo, al igual que todos los fármacos, los que se emplean para tratar el VIH pueden provocar efectos secundarios. A los médicos les preocupa especialmente que el tratamiento con algunos de ellos pueda aumentar el riesgo de sufrir afecciones que, por lo general, están asociadas con el envejecimiento, como por ejemplo, los problemas óseos o la enfermedad cardiovascular.

La familia de fármacos antirretrovirales más relacionada con la aparición de efectos secundarios a largo plazo es la de los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN). Estos medicamentos constituyen la base de casi todas las combinaciones de tratamiento anti-VIH.

En la conferencia de Roma, se presentaron resultados de investigaciones que sugieren que puede ser posible elaborar una combinación segura y eficaz que no incluya fármacos de la familia de los ITIN.

Un estudio evidenció que la terapia con el inhibidor de la integrasa raltegravir (Isentress®) y darunavir (Prezista®) potenciado con ritonavir resultó igual de eficaz que una combinación más tradicional de fármacos antirretrovirales, como es el caso de Truvada® más darunavir/ritonavir.

El ensayo contó con la participación de personas que iniciaban su tratamiento anti-VIH. Transcurridos seis meses, se comprobó que existía una proporción similar de pacientes con una carga viral indetectable en los dos grupos del estudio. Los incrementos en los recuentos de células CD4 también fueron parecidos.

Un segundo estudio evaluó la seguridad y eficacia de una combinación que incluía el inhibidor del CCR5 maraviroc (Celsentri®) junto con atazanavir (Reyataz®) potenciado por ritonavir. Como en el caso anterior, se comparó esta combinación con un régimen basado en Truvada®.

Los resultados al sexto mes evidenciaron que las dos combinaciones resultaban igual de eficaces.

No obstante, al cabo de un año se observó que entre los pacientes que tomaban la combinación sin ITIN se produjo un descenso en la proporción de personas que mostraban una carga viral indetectable. Por su parte, entre los que recibían la combinación que contenía ITIN, el número de pacientes que tenían una viremia indetectable se mantuvo estable.

De todos modos, el nivel de rebote viral fue pequeño y, finalmente, todos los participantes consiguieron volver a suprimir la carga viral hasta llegar a niveles indetectables, sin realizar un cambio de tratamiento.

Tratamiento anti-VIH: Un nuevo inhibidor de la integrasa

Los inhibidores de la integrasa son una nueva familia de fármacos antirretrovirales. Estos medicamentos actúan evitando que el material genético del VIH se integre en el de las células humanas y parece que son potentes y se toleran muy bien.

En la conferencia de Roma, se dieron a conocer nuevos datos sobre un inhibidor de la proteasa, denominado dolutegravir, que está desarrollando la empresa farmacéutica ViiV Healthcare. Se trataría del primer inhibidor de la proteasa de una toma diaria que no precisaría de un fármaco potenciador. En comparación con el tratamiento de atención estándar con efavirenz, el régimen que incluyó dolutegravir resultó igual de potente, pero con menos efectos secundarios.

Dolutegravir se está probando en ensayos de fase III con vistas a recibir su licencia en 2013. Asimismo, se prevé el desarrollo de un comprimido combinado en dosis fija que también contendría abacavir y 3TC.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD