Las personas con historial de depresión son más propensas a interrumpir efavirenz debido a problemas de salud mental

Michael Carter

Los pacientes con VIH con un historial de depresión que reciben tratamiento con el fármaco antirretroviral efavirenz (Sustiva) son significativamente más propensos a experimentar problemas de salud mental durante las primeras cuatro semanas de terapia y a abandonar el tratamiento con el fármaco que las personas que no han sido diagnosticadas previamente de depresión, según un estudio retrospectivo estadounidense publicado en la edición del 1 de agosto de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

El grupo de investigadores señala que muchos de los pacientes que interrumpieron la toma de efavirenz debido a la aparición de síntomas depresivos tenían bien controlada la carga viral y argumenta que, a pesar de que la terapia anti-VIH puede ser “exitosa” desde el punto de vista virológico, puede ser un “fracaso” en otros aspectos para el paciente.

Efavirenz es un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido (ITINN) que ha mostrado tener un poderoso efecto anti-VIH al ser usado en combinación con otros fármacos antirretrovirales. Debido a su eficacia contra el VIH, a que es fácil de dosificar y a que por lo general presenta un perfil de efectos secundarios benigno, se emplea a menudo como base en las combinaciones anti-VIH de primera línea.

Sin embargo, efavirenz provoca efectos secundarios, siendo los más destacados aquellos que afectan al sistema nervioso central, entre los que se incluyen síntomas como mareos, confusión, falta de memoria, sueños anómalos y dificultad para dormir. Por lo general, estos síntomas aparecen poco después de iniciar el tratamiento con efavirenz, pero, en muchos pacientes, disminuyen o desaparecen completamente en los meses siguientes. Un aspecto más grave es que el tratamiento con efavirenz se ha relacionado con ansiedad, depresión y actos y pensamientos suicidas y, en algunos pacientes, estos síntomas siguen constituyendo un elemento significativo y perturbador de su vida mientras siguen tomando la terapia con efavirenz.

Tres médicos que atienden a pacientes con VIH en un centro privado en San Francisco realizaron una revisión retrospectiva de cuadros clínicos para determinar la prevalencia de los síntomas depresivos y la interrupción del tratamiento debido a problemas neuropsiquiátricos entre los pacientes tratados con efavirenz durante las primeras cuatro semanas de terapia. También se recopiló información sobre el historial de salud mental de los seis meses anteriores al inicio del tratamiento con efavirenz para comprobar si esto era un factor pronóstico de síntomas depresivos mientras se toma el fármaco o de la interrupción del tratamiento.

El análisis de los investigadores contó con un total de 101 pacientes, de los cuales casi todos eran gay. Los pacientes tenían una función inmunológica razonablemente bien conservada antes de iniciar el tratamiento, la mediana del recuento de células CD4 era de 336 células/mm3, mientras que la mediana de la carga viral estaba en 25.000 copias/ml.

La mitad de los pacientes presentaba un historial anterior de depresión, y el 18% de los pacientes con un historial depresivo interrumpió tratamiento con efavirenz debido a que sufrieron efectos secundarios de tipo neuropsiquiátrico, frente a sólo el 2% de los pacientes que no presentaban un historial previo de depresión, una diferencia estadísticamente significativa (p = 0,019).

“Nuestro estudio reveló una incidencia general de síntomas neuropsiquiátricos de cualquier tipo de un 30% mientras se tomaron regímenes con efavirenz, con una tasa de abandono del 10% debido a efectos secundarios neuropsiquiátricos relacionados con efavirenz”, escriben los autores.

Éstos destacan que muchos pacientes que interrumpieron la toma de efavirenz debido a problemas de salud mental mostraban una buena respuesta virológica al tratamiento, por lo que sus resultados demuestran la compleja naturaleza del “éxito del tratamiento”.

Un estudio francés de reparto aleatorio y tamaño similar informó este año de que no encontró ninguna diferencia significativa en la incidencia general de depresión en personas que inician tratamiento basando en efavirenz al compararlas con un grupo de control que tomó un inhibidor de la proteasa potenciado, pero encontró que las personas con un historial de depresión eran más propensas a experimentar síntomas depresivos tras iniciar tratamiento con efavirenz.

El grupo de investigadores recomendó que los pacientes con problemas neuropsiquiátricos durante la terapia con efavirenz deberían cambiar a un tratamiento con nevirapina o a un inhibidor de la proteasa potenciado con ritonavir. Estos fármacos no han sido relacionados con desórdenes de la salud mental.

Los autores admitieron la existencia de varias limitaciones en su estudio, entre ellas su diseño retrospectivo y la incapacidad de distinguir entre distintos tipo de depresión. También reconocieron que su población de estudio estuvo compuesta casi completamente por hombres gay.

Referencia: Boly L et al. Depressive symptoms predict increased incidence of neuropsychiatric side-effects in patients treated with efavirenz. J Acquir Immune Defic Syndr 42: 514 – 516, 2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD