La tasa de realización de pruebas del VIH se eleva si ésta se ofrece en casa

Michael Carter

Un estudio ugandés ha revelado que las personas que comparten hogar con pacientes con VIH tienen más probabilidades de someterse a la prueba de detección del virus si sus compañeros están recibiendo la terapia antirretroviral en casa en lugar de en un hospital.

La investigación, que ha sido publicada en la edición electrónica de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, indica que un 85% de los componentes del hogar de aquellos pacientes que recibían atención en casa se sometieron a la prueba del VIH en comparación con sólo un 11% de las personas que vivían con pacientes que estaban siendo atendidos en un hospital.

El counselling y la prueba voluntarios (VCT, en sus siglas en inglés) constituye la puerta de acceso a la atención médica y el tratamiento del VIH. Sin embargo, la mayoría de infecciones por este virus permanecen sin diagnosticar en África.

Por este motivo, son necesarias nuevas herramientas para promover el VCT. Los investigadores decidieron comprobar si proporcionar de forma gratuita la prueba de detección del VIH en el hogar a los compañeros de pacientes que están recibiendo tratamiento antirretroviral en sus casas servía para aumentar los niveles de realización de la prueba. La muestra del estudio incluyó a 7.184 compañeros de hogar de personas con VIH que estaban tomando la terapia antirretroviral en sus casas o en un hospital en Jinja (Uganda).

A los compañeros de hogar incluidos en el grupo de atención en casa se les ofreció la posibilidad de realizarse la prueba del VIH cuando los trabajadores de apoyo visitaron a los pacientes seropositivos. A las personas que convivían con personas seropositivas incluidas en el grupo de atención hospitalaria se les proporcionó vales de desplazamiento y se las animó a desplazarse al hospital para hacerse la prueba del VIH de forma gratuita y confidencial. En general, el 41% de personas que convivían con pacientes con VIH se realizaron la prueba, de las cuales un 58% pertenecían al grupo de atención en casa y un 11% al de atención hospitalaria.

Tras ajustar el análisis para descartar posibles factores de confusión, los investigadores hallaron que los compañeros de hogar de pacientes que reciben atención en casa tuvieron más probabilidades de someterse al test del VIH (cociente de probabilidades ajustado (CPA): 10,41; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 7,89 – 13,73; p <0,001).  

Además, el estudio reveló que el 89% de los compañeros de hogar que estaban presentes en el momento de la visita médica aceptaron la oferta de realizarse la prueba de VIH.

Análisis en profundidad de los datos procedentes de los participantes del brazo de atención en casa muestran que éstos tuvieron menos posibilidades de tener un resultado de una prueba del VIH si su compañero seropositivo tenía un recuento de CD4 superior a 200 células/mm3 (p= 0,012). Las personas de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años tuvieron menos probabilidades de hacerse la prueba que las personas de otras edades. Por otro lado, las mujeres fueron más propensas que los hombres a realizarse el test.

En el caso de los pacientes del grupo de atención hospitalaria, tener un recuento de CD4 inferior a 50 células/mm3 o superior a 200 células/mm3 se asoció con una disminución de la probabilidad de que sus compañeros de hogar se sometieran a la prueba. De nuevo, las personas de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años fueron las menos proclives a hacerse el test del VIH (p <0,001).

Los investigadores calculan que un 18% de los compañeros de hogar de los pacientes del grupo de atención hospitalaria eran seropositivos en comparación con un 7% de los del grupo de atención en casa.

Un total de 148 cónyuges de pacientes con VIH se hicieron la prueba y 69 (47%) dieron negativo.

Según los cálculos de los investigadores, se diagnosticó al 55% de los compañeros de hogar de pacientes atendidos en casa y al 27% de las personas que convivían con pacientes que recibían atención hospitalaria.

“Ofrecer la prueba del VIH en casa a las personas que conviven con pacientes adultos con VIH que inician la terapia antirretroviral se asoció con una probabilidad 10 veces mayor de acceder a realizarse el test que cuando se proporciona dicha prueba en los hospitales. El nivel de aceptación de la prueba del VIH ofrecida en el hogar fue mucho más elevado”, comentan los investigadores.

Sin embargo, ofrecer el test en casa no estuvo exento de problemas. Entre ellos figuran el coste de contratar funcionarios sobre el terreno, el abastecimiento de combustible y el mantenimiento de una flota de motocicletas, "y la movilización de los miembros familiares en sus hogares allí donde efectos del estigma frente al VIH/sida aún persisten”

No obstante, estos inconvenientes no fueron insuperables y los investigadores concluyen: “La prueba de detección del VIH proporcionada en casa tendría que estar más ampliamente disponible en África y las estrategias nacionales deberían tenerla en cuenta como una práctica estándar en los servicios de salud que atienden a poblaciones afectadas por dicho virus.

Referencia: Lugada E, et al. Comparison of home and clinic-based HIV testing among household members of persons taking antiretroviral therapy in Uganda: results from a randomized trial. J Acquir Immune Defic Syndr, online edition, 2010.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD