La mayoría de los casos de sífilis en EE UU ya se producen entre hombres gay

Michael Carter

Casi dos tercios de los casos de sífilis en Estados Unidos en 2003 se produjeron en hombres gay y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH), según un estudio publicado en la edición de junio de American Journal of Public Health. El descenso de más del 50% de la incidencia de sífilis entre hombres y mujeres heterosexuales entre 2000 y 2003 se vio más que compensado por el significativo aumento de la incidencia de la infección entre hombres que practican sexo con hombres.

La sífilis provoca úlceras genitales y puede facilitar la transmisión y adquisición del VIH. También puede actuar como un marcador de actividad sexual de riesgo, aunque la infección puede transmitirse fácilmente durante actividades sexuales que no implican un riesgo significativo de transmisión del VIH, como el sexo oral.

Durante los años 80, se produjo un aumento del 54% en la incidencia de sífilis primaria y secundaria en Estados Unidos, viéndose la población de origen afroamericana afectada de forma desproporcionada por la enfermedad. Se cree que el aumento de sífilis durante los años 80 estuvo ligado al mayor consumo de crack de cocaína y de la prostitución de algunos usuarios para poder pagarse su hábito. Sin embargo, a mediados de los años 90, la incidencia de sífilis en EE UU había disminuido acusadamente y en 1999 se publicó un plan nacional de eliminación de la sífilis.

Desde entonces, esta tendencia se ha invertido, presentando desde 2001 un aumento anual de la incidencia de sífilis primaria y secundaria. Estados Unidos no es el único país que experimenta una reaparición de la infección, registrándose brotes desde finales de los años 90 a lo largo de Reino Unido y Europa, a menudo centrados en hombres gay.

Por tanto, el equipo de investigadores empleó datos provenientes de cada uno de los estados de EE UU y 63 grandes ciudades americanas para analizar las tendencias en sífilis desde 1990 a 2003. Prestaron especial atención a la reaparición de la infección entre hombres gay desde finales de los 90.

Entre 1990 y 2003 se produjo un descenso general del 88% en la incidencia de sífilis en EE UU. Durante este periodo, las tasas de infección se redujeron en todos los grupos raciales, dándose la disminución más señalada entre personas de origen afroamericano (95%) y menores reducciones entre las personas de raza blanca (42%).

Gracias a los continuos descensos de la incidencia de la infección durante los 90, se registraron menos casos de sífilis en EE UU en el año 2000 que en cualquier otro año desde que se inició la vigilancia en 1941.

Sin embargo, esta tendencia se invirtió entre los años 2000 y 2003, en que se registró un aumento del 19% de la incidencia de la infección. Cuando el grupo de investigadores analizó estos datos con más detalle, señaló que seguían disminuyendo los nuevos casos de infección en mujeres, pero habían aumentado entre hombres. En realidad, tras el año 2000, la incidencia de sífilis aumentó en un 62% en hombres, observándose aumentos en todos los grupos raciales, con excepción de los de origen afroamericano, siendo especialmente destacados entre los hombres de raza blanca.

De los 2.424 casos de sífilis observados en hombres entre 2000 y 2003, 2.085 (el 86%) se produjeron en hombres de raza blanca.

El equipo de investigadores también señaló un cambio en la distribución geográfica de la infección en EE UU. Aunque las tasas de sífilis disminuyeron en un 20% en el medio oeste y un 16% en el sur, aumentaron un 300% en los estados del nordeste y en un 170% en el oeste.

La sífilis se ha asentado especialmente bien en centros urbanos en el periodo posterior al año 2000, mostrando indicios de una mayor incidencia 52 de las 63 ciudades (82%) que aportaron datos. Los hombres fueron significativamente más propensos que las mujeres a ser diagnosticados de la infección en estas ciudades.

El equipo de investigadores calculó que en 2000, sólo 441 casos de sífilis fueron diagnosticados en hombres gay. Sin embargo, para el año 2003, este número había aumentado a 4.387 casos, representando el 62% de todos los casos de sífilis en EE UU. Aun sí, entre el año 2000 y el 2003, el equipo de investigadores calcula que se produjo un descenso del 50% en la incidencia de sífilis entre hombres y mujeres heterosexuales.

“Los casos de sífilis entre HSH aumentaron con más brusquedad tras el 2000, siendo los responsables del aumento general de los casos de sífilis desde 2000 a 2003”, escriben los autores, que señalan brotes simultáneos de la infección entre hombres gay en Europa y EE UU.Por tanto, comentan que “estos brotes coincidentes entre HSH sugieren que cambios sustanciales y concurrentes de los comportamientos sexuales han facilitado la transmisión de la sífilis en muchos países industrializados”.

Señalaron que en 2006 se publicó en EE UU un plan revisado de erradicación de la sífilis que mencionaba específicamente a los hombres gay. Las medidas tradicionales de control de la sífilis, principalmente el rastreo de los contactos, han demostrado ser menos eficaces en el caso de hombres que practican sexo con hombres. Por tanto, entre las recomendaciones clave para controlar la infección en hombres gay incluidas en el plan están:

  • Reunir datos sólidos sobre la incidencia de la infección en hombres que practican sexo con hombres.
  • Emplear internet para captar a hombres que practican sexo con hombres y facilitar la notificación a la pareja.
  • Mejorar la educación sobre la sífilis en la comunidad en las clínicas de salud sexual.
  • El empleo de agentes sociales para mejorar la conciencia sobre la infección.
  • Mejorar el acceso a la prueba de la sífilis.

El grupo de investigadores concluye: “es crucial movilizar a la comunidad HSH para que tome un papel activo en estos esfuerzos para que tengan éxito”.

Referencia: Heffelfinger JD et al. Trends in primary and secondary syphilis among men who have sex with men in the United States. Am J Pub Health 97 (online edition), 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD