Un informe sobre la epidemia mundial muestra que la TARV previene la mortalidad; las infecciones disminuyeron en un 17%

Michael Carter

El aumento del acceso a la terapia antirretroviral (TARV) está empezando a tener un impacto notable sobre la epidemia mundial de VIH, según un informe publicado por el Programa de Naciones Unidas sobre VIH/Sida [ONUSIDA] y la Organización Mundial de la Salud [OMS].

La prevención está teniendo también su influencia sobre las nuevas infecciones, aunque parte del descenso observado es debido al curso natural de la epidemia.

Las muertes relacionadas con sida se redujeron en un 10% en 2008 y, desde 2001, se ha producido un descenso del 17% en la incidencia del VIH.

“La buena noticia es que tenemos pruebas de que los descensos que presenciamos se deben, al menos en parte, a la prevención del VIH”, afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. “Sin embargo, los hallazgos también evidencian que los programas de prevención a menudo no están bien enfocados, y que si se hiciera un mejor trabajo en la obtención de recursos y el establecimiento de programas a donde tuvieran mayor impacto, se podría hacer un progreso más rápido y salvar más vidas”.

De todos modos, Paul De Lay, de ONUSIDA, destacó que la epidemia mundial de VIH seguía siendo “muy grave”.

Con antelación al Día Mundial del Sida, que se celebra el 1 de diciembre, ONUSIDA y la OMS publicaron su documento anual “Actualización sobre la epidemia de sida”.

A finales de 2008, en el mundo vivían 33,4 millones de personas con VIH. En ese año se produjeron 2,7 millones de nuevas infecciones y 2 millones de muertes relacionadas con el virus.

No obstante, el informe, en general optimista, mostró que el aumento del acceso a la terapia antirretroviral estaba teniendo beneficios tangibles.

A finales de 2008, unos 4 millones de personas recibían fármacos antirretrovirales. Esto implicó que un número creciente de pacientes con VIH estaba disfrutando de una vida más larga y saludable.

La mortalidad relacionada con el sida está descendiendo de forma significativa. En Kenia, el escalado del tratamiento entre 2002 y 2007 resultó en un descenso del 29% en el número de muertes atribuibles al VIH. Y en Botsuana, donde el 80% de las personas que necesitan terapia antirretroviral la está recibiendo, el número de muertes debidas al VIH disminuyó a la mitad entre 2003 y 2007.

Se calcula que, en el mundo, se han salvado casi 3 millones de vidas gracias al tratamiento antirretroviral.

Además, gracias a los fármacos anti-VIH, se ha producido un descenso drástico en el número de niños huérfanos debido al virus. En Botsuana, el aumento del acceso a la terapia antirretroviral ha venido acompañado por una reducción del 40% en el número de niños que perdieron a sus progenitores por culpa del VIH.

El informe, asimismo, destaco los éxitos en prevención. En general, se ha producido un descenso del 17% en las nuevas infecciones por VIH desde 2001.

Los mayores avances en prevención se han observado en el África subsahariana, donde se calcula que se han evitado 400.000 nuevas infecciones desde 2008.

El acceso a la terapia antirretroviral aumentó en los grupos clave de prevención. La proporción de mujeres embarazadas con VIH que recibieron fármacos antirretrovirales para evitar la transmisión vertical (de madre a hijo) del virus pasó del 35% en 2007 al 45% a finales de 2008.

Se calcula que los esfuerzos por evitar la transmisión vertical del VIH han prevenido 200.000 infecciones desde 2001.

No obstante, el informe también puso de manifiesto que aún queda mucho por hacer.

En 2008, se produjeron 2 millones de nuevas infecciones y, por cada dos personas que iniciaron tratamiento anti-VIH ese año, otras cinco adquirieron el virus.

Sigue siendo vital la focalización de los recursos de prevención; por otra parte, el documento destaca cómo en el mundo existen diversas y cambiantes epidemias de VIH (véase este informe aparte elaborado por aidsmap.com [en inglés]). Resulta especialmente preocupante la situación de la epidemia en Europa del Este y Asia Central, las únicas regiones del mundo donde la incidencia del virus sigue creciendo.

El informe concluye que el VIH sigue siendo uno de los retos de salud pública más importantes del mundo, y que la respuesta frente al mismo constituye “un imperativo moral”.

Referencia: En esta dirección puedes descargar el informe [en inglés] del sitio web de ONUSIDA.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD