La falta de conocimiento sobre salud sexual de los adolescentes londinenses tanto de raza negra como de otras minorías étnicas

Edwin J. Bernard

Los adolescentes londinenses en edad escolar de raza negra y de otras minorías étnicas (BME en sus siglas en inglés) tienen unos menores niveles de conocimiento sobre salud sexual comparados con los de sus compañeros británicos de raza blanca, según una investigación realizada por el Consorcio para el Estudio de la Adolescencia para Naz Project London.

Los autores del estudio afirman que esto constituye “un gran motivo de preocupación” y que su investigación “ilustra la importancia de la educación sobre sexo y relaciones en las escuelas, especialmente para jóvenes de entornos BME”.
 
Una de las raíces de la crisis de salud sexual que actualmente afecta a Reino Unido ha sido la pobre situación de la educación sobre salud sexual proporcionada a los adolescentes como parte del programa educativo nacional. Sin embargo, hasta la fecha se ha investigado poco para identificar la relación entre las variaciones étnicas y el conocimiento de salud sexual, actitudes y comportamientos de los adolescentes.
 
A fin de identificar estas variaciones y de explorar y ayudar a explicar por qué existen algunas de estas variaciones étnicas, Naz Project London, una agencia de salud sexual para BME asentada en Londres, encargó al Consorcio para el Estudio de la Adolescencia que realizara una investigación detallada entre estudiantes de entre 15 y 18 años de edad que reciben educación a tiempo completo en escuelas de Londres en las que la mayoría de los estudiantes provienen de comunidades BME.
 
Dieciséis escuelas aceptaron participar en el estudio, y de los 3.206 estudiantes presentes en las escuelas en los días de recopilación de datos, 3.007 (el 99%) accedieron a participar. Tres cuartas partes (74%) de los 3.007 alumnos que contestaron tenían 15 o 16 años. La mayoría (77%) había nacido en Reino Unido y algo más de un tercio (36%) no declaró el inglés como primera lengua. En total, el 80,9% declaró provenir de entornos BME (es decir cualquier otro distinto al blanco y británico).

Conocimiento sobre salud sexual

Las chicas registraron un mayor conocimiento general sobre salud sexual que los chicos (media de 18,5 sobre 25 frente a 16,6).
 
Los adolescentes tenían más conocimiento sobre embarazo que sobre infecciones de transmisión sexual (ITS), con algo más de uno de cada tres (37%) incapaz de identificar la clamidia como una ITS.
 
“Respecto a los estudiantes británicos de raza blanca”, afirma el informe, “los menores niveles de conocimiento sobre salud sexual entre los grupos BME constituyen un gran motivo de preocupación”.
 
En especial, las lagunas de conocimiento respecto a infecciones de transmisión sexual (ITS) fueron mayores entre los varones “blancos distintos [a británicos]”, varones de origen negro africano, varones de origen bangladesí y varones y chicas de origen pakistaní.

Experiencia sexual

Los varones por lo general declararon una mayor experiencia en actos sexuales que las mujeres (38% frente al 24%). Los chicos de origen negro caribeño fueron más propensos a haber practicado sexo (65%) y los adolescentes de origen asiático por lo general fueron el grupo menos propenso a declarar experiencia en actos sexuales, especialmente las chicas de origen asiático (12%).
 
Aunque el 11% declaró que se habían sentido alguna vez atraídos por el “mismo” o “el mismo y el opuesto” sexo o que “no estaban seguros”, sólo el 1,4% de los que contestaron (y el 4% de los que declararon haber tenido algún encuentro sexual) declaró haber tenido un encuentro sexual con una persona del “mismo” o del “mismo y el opuesto” sexo.
 
Casi uno de cada cinco (18%) declaró que su primer encuentro sexual fue antes de los 16 años, siendo los chicos casi el doble de propensos que las chicas (24% frente al 13%) a declarar haber practicado sexo siendo menor de edad. Las diferencias étnicas siguieron las tendencias de la experiencia sexual, declarando el 48% de los chicos de origen negro caribeño haber practicado sexo siendo menor de edad frente al 0% en el grupo de las chicas de origen bangladesí.

Comportamientos sexuales de riesgo 

Del 31% (38% chicos y 24% chicas) que declararon haber practicado sexo, la falta de medidas de contracepción en el primer encuentro sexual fue declarado de forma más habitual entre los chicos de origen negro africano (32%), las chicas de origen asiático (25%) y las chicas de origen negro africano (24%), lo que indica la posibilidad de embarazos no deseados y/o adquirir una ITS.
 
De los adolescentes que tuvieron tres o más parejas sexuales en su vida, o dos o más parejas sexuales en los seis meses anteriores, las chicas de origen negro africano (65%), las chicas británicas de raza blanca (50%), las chicas de origen negro caribeño (50%) y las chicas de origen asiático (48%) fueron las más propensas a no haber empleado de forma continua métodos anticonceptivos aparte de condones (es decir, para prevenir el embarazo).
 
Siguiendo estas tendencias, el 72% de las chicas de origen negro africano, el 62% de las chicas británicas de raza blanca y las chicas de origen negro caribeño también declararon no emplear condones de forma continua.

El doce por ciento de las chicas jóvenes que declararon ser sexualmente activas afirmaron que habían quedado embarazadas de forma no deseada y/o habían adquirido una ITS. El siete por ciento de los chicos jóvenes declaró haber dejado embarazada a su pareja sin querer y/o haber adquirido una ITS.
 
Dadas las pequeñas cantidades de personas implicadas (38 chicas y 35 chicos jóvenes), las diferencias étnicas, aunque apreciables, podrían deberse a la casualidad. De cualquier modo, el grupo de investigadores descubrió que las chicas de origen negro (15%) y las chicas británicas de raza blanca (14%) declararon las mayores proporciones de embarazos no deseados y/o adquisición de ITS. Sin embargo, las chicas de origen negro africano, con el 24%, fueron más de dos veces más propensas a declarar este resultado de riesgo en comparación con las chicas de origen negro caribeño (10%).

Implicaciones clave

Algunas de las implicaciones clave del estudio están resumidas como sigue por el informe:

  • Existe una gran diversidad entre los jóvenes en términos de necesidades de apoyo a la salud sexual, lo que demuestra la importancia de adaptar las intervenciones para ajustarse a las necesidades específicas de los grupos étnicos y, cuando sea apropiado, trabajar con dichos grupos individualmente. 
  • Existe la necesidad de promover una mayor comprensión de los “mensajes contrapuestos” que reciben muchos jóvenes BME, los valores y normas visibles en el hogar y la comunidad local BME frente a los valores de una comunidad más amplia. 
  • Las mayores necesidades de apoyo a la salud sexual son evidentes entre los jóvenes de origen negro, especialmente los chicos de origen caribeño. Con independencia de la experiencia respecto al acto sexual, no deberían descartarse las necesidades de apoyo a la salud sexual de otros grupos. 
  • Con independencia del origen étnico, esta investigación apoya la necesidad de centrar la promoción de la salud sexual entre los varones jóvenes en particular. 
  • Al ser la fuente de información sobre cuestiones sexuales más frecuente y preferida, el contenido y el suministro de Educación sobre Sexo y Relaciones (SRE en sus siglas en inglés) en la escuela necesita recibir el apoyo de la dirección y la legislación para mejorar su cobertura “irregular”. Esto apoya la opción de que la SRE, dentro de una Educación Personal Social y Sanitaria más amplia, constituya un requisito establecido por ley en todas las escuelas. Esta investigación se muestra a favor de expandir el suministro de SRE más allá del plan de ciencias de Educación Personal Social y Sanitaria, y parece algo de importancia crítica para los grupos BME.

El resumen del informe (un documento de 40 páginas) y el informe técnico completo (consistente en el informe completo en tres volúmenes) puede conseguirse (en inglés) en la página web del equipo de publicaciones del Consorcio para el Estudio de la Adolescencia (http://www.tsa.uk.com/). Email: publications@tsa.uk.com.
 
Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD