Inglaterra: Test y terapia del VIH, gestionados a nivel nacional; clínicas de salud sexual, financiadas por autoridades locales

Roger Pebody

El Departamento de Salud ha propuesto que los servicios de realización de pruebas, tratamiento y atención del VIH sean financiados y coordinados a nivel nacional por parte de la futura Junta de Comisionado del Sistema Nacional de Salud Inglés (NHS, en sus siglas en inglés).

Al mismo tiempo, toda una amplia gama de servicios de salud sexual (incluyendo los servicios clínicos) pasarán a ser responsabilidad de las autoridades locales, como parte de su nuevo papel en la sanidad pública.

Sus propuestas están abiertas a consulta hasta el 31 de marzo de 2011.

Poco después de asumir el poder el pasado mes de mayo, el Gobierno, de carácter conservador/liberal-demócrata, anunció que llevaría a cabo reformas radicales en el NHS inglés. Uno de los ejes centrales de sus propuestas es la eliminación de las organizaciones del NHS conocidas como Primary Care Trusts (Centros de Atención Primaria, PCT en sus siglas en inglés). La mayor parte de sus responsabilidades en la coordinación y financiación de los servicios pasarán a depender de los consorcios locales de médicos generalistas. Por otra parte, los servicios de salud pública que dependían de los PCT pasarán a ser responsabilidad de las autoridades locales.

Muchos profesionales de la salud han expresado sus reservas respecto a las propuestas. Además (sobre todo en algunas partes del país donde hay relativamente pocas personas con VIH), se ha suscitado cierta preocupación porque los nuevos consorcios de médicos de cabecera puedan carecer de las habilidades, experiencia o interés en proporcionar unos servicios del VIH de alta calidad.

Sin embargo, el Gobierno ha dado a conocer de forma reciente más detalles sobre sus planes de transferencia de competencias. Así, declaró que la realización pruebas, tratamiento y atención del VIH serán, de hecho, responsabilidad de la Junta de Comisionado del NHS a nivel nacional.

El documento del Gobierno afirma que estas disposiciones permitirán que aumente la eficiencia en la contratación de medicamentos y servicios.

"Nos alegramos de que el tratamiento del VIH no vaya a depender directamente de unos consorcios de médicos generalistas sin experiencia", comentó Lisa Power, directora de Políticas y Asuntos Públicos de Terrence Higgins Trust.

Otro aspecto clave de las reformas del Gobierno británico es que la responsabilidad de los programas de salud pública pasará de los centros de atención primaria del NHS a las autoridades locales, a las que se les asignará un presupuesto delimitado para ser gastado en actividades relacionadas con la sanidad pública.

De forma destacada, esta medida afectará a los proyectos locales de prevención del VIH y de promoción de la salud.

No obstante, el Gobierno también reveló que una amplia variedad de servicios de acceso abierto sobre salud sexual que contribuyen a la salud pública serán encargados a las autoridades locales.

Aquí se incluyen los servicios para la detección y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual (clínicas de medicina genitourinaria), así como para la notificación a la pareja, servicios de ITS en la atención primaria, interrupción del embarazo y servicios sobre anticoncepción que no proporcionan los médicos de cabecera. Es probable que a las autoridades locales se les exija legalmente que presten servicios de salud sexual de acceso abierto, aunque con cierta flexibilidad respecto al modo en que lo hagan.

Lisa Power sugiere que aún no se ha resuelto por completo la cuestión relativa a qué consecuencias económicas tendrán las propuestas; así, ha calculado que la provisión de servicios de salud sexual de acceso abierto requeriría alrededor del 20% del presupuesto previsto para actividades de la sanidad pública, en relación con todos los problemas de salud.

Los servicios relacionados con fármacos (prevención y tratamiento incluidos) también estarán coordinados y financiados por las autoridades locales.

Las propuestas del Gobierno contienen la confirmación de que las funciones de vigilancia epidemiológica de la Agencia para la Protección de la Salud (HPA, en sus siglas en inglés) serán transferidas a Public Health England (Salud Pública de Inglaterra), una división dentro del departamento de Sanidad.

El documento no hace mención específica de los programas nacionales de prevención del VIH CHAPS y NAHIP (dirigidos a los hombres gays y las personas de origen africano, respectivamente). Sin embargo, sí señala que algunas campañas nacionales pueden ser responsabilidad de Public Health England.

Ayer, el departamento de Sanidad también hizo públicos los detalles de su propuesta de Marco de Trabajo sobre Resultados de Salud Pública (un conjunto de indicadores que se utilizarán para ayudar a juzgar el rendimiento del sistema de salud pública). Esta lista incluye la proporción de nuevos pacientes con VIH que reciben un diagnóstico tardío, la tasa de diagnósticos de clamidia entre la población joven y las tasas de finalización del tratamiento antituberculoso.

Ambos documentos están abiertos a consultas. Andrew Lansley, secretario de Sanidad, comentó: "Me gustaría escuchar las opiniones de la gente a la que este nuevo servicio [de salud pública] va a beneficiar, así como las de las personas que prestan los servicios que intentamos mejorar. Esta es tu oportunidad de comentar nuestras propuestas y hacernos saber cómo crees que deberían diseñarse los elementos clave del servicio".

Referencias: Department of Health. Healthy Lives, Healthy People: consultation on the funding and commissioning routes for public health, 2010.

Department of Health. Healthy Lives, Healthy People: Transparency in Outcomes. Proposals for a Public Health Outcomes Framework, 2010.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD