XIX Conferencia Internacional sobre el Sida, Ciudad de Washington (EE UU). Boletín del martes 24/07/2012

Boletín especial de NAM con motivo de la edición de 2012 de la Conferencia Internacional sobre el Sida (ciudad de Washington, EE UU).

Martes, 24 de julio de 2012

Diagnóstico del VIH y seguimiento sanitario en el punto de atención

UNITAID, el fondo internacional creado para ayudar a los países a adquirir fármacos contra el VIH y la tuberculosis, prevé destinar 140 millones de dólares para acelerar y ampliar el suministro de pruebas en el punto de atención que permitan medir la carga viral, el recuento de CD4 y efectuar el diagnóstico temprano de la infección por VIH en niños.

En la actualidad, muchas personas con VIH en países de ingresos bajos y medios no disponen de acceso a estas pruebas porque resultan caras y han de realizarse en laboratorios avanzados. Las muestras de sangre deben enviarse fuera para ser analizadas y es posible que el paciente nunca regrese para recibir los resultados. Los diagnósticos en el punto de atención sacarán estas pruebas fuera del laboratorio centralizado y las acercarán a los pacientes de modo que puedan obtener sus resultados de forma inmediata.

Se espera que la mayor disponibilidad de estos tests en el punto de atención ayudará en el diagnóstico de la infección por VIH a un mayor número de bebés y niños, de manera que puedan recibir tratamiento lo antes posible. Estas pruebas, asimismo, serán útiles en el tratamiento de las madres, para reducir el riesgo de transmisión maternoinfantil del virus y mantener a esas mujeres con vida.

VIH y hombres gais

Uno de los temas destacados en la conferencia de este año es la epidemia de VIH entre la población de hombres gais y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH).

Los hallazgos de un estudio de EE UU presentado en la conferencia evidenciaron que las tasas de nuevas infecciones por VIH entre los HSH de etnia negra en seis grandes ciudades estadounidenses fueron similares a las observadas en los países africanos más castigados por la epidemia.

En el ensayo participaron un total de 1.553 hombres HSH de etnia negra, de los cuales 1.168 no tenían el virus al inicio del estudio (del resto, 174 ya sabían que tenían VIH y se comprobó que 165 tenían el virus cuando se sometieron a una prueba al entrar en el estudio).

Cada año, el 3% de los integrantes del grupo sin VIH se infectó por el virus. Entre los varones de menos de 30 años, esta cifra llegó al 6%. Las tasas de transmisión del virus fueron también superiores entre las personas que tenían otras infecciones de transmisión sexual (6%).

Los hombres con ingresos bajos o sin empleo tuvieron más posibilidades de tener VIH en el momento de entrar en el estudio que los que percibían unos salarios más elevados.

Enlaces relacionados:
Véase el abstract MOAC0106 en el sitio web de la conferencia.
Véase el abstract MOAC0105 en el sitio web de la conferencia.
Véase el webcast de la sesión de la conferencia.

Prevención del VIH: Circuncisión

En una sesión de la conferencia, se habló del gran progreso realizado en el despliegue de los programas de circuncisión en varios países del África subsahariana. Sin embargo, el síndrome de ‘agotamiento profesional’ fue habitual entre el personal sanitario y también hubo algunas muestras de resistencia e inquietud en relación con dichos programas.

Se indicó que el 80% de los hombres de entre 15 y 24 años en la provincia de Nyanza (Kenia) ya habían sido circuncidados.

En realidad, el ritmo de despliegue de los programas de circuncisión fue tal que el personal médico estaba experimentando síntomas de agotamiento profesional. Esto significa que era necesario llevar a cabo una delegación de tareas en este procedimiento entre el personal médico y el de enfermería y los auxiliares médicos.

La circuncisión es objeto de controversia (hubo una manifestación ayer, fuera de la conferencia, convocada por activistas que se oponen a esta práctica). Algunas personas asistentes, por otra parte, plantearon cuestiones relativas a la situación en determinados entornos reales, donde los beneficios de esta intervención quirúrgica parecen dudosos.

Por ejemplo, un estudio efectuado de forma reciente en Zimbabue evidenció que el 14% de las parejas de los hombres circuncidados tenían VIH, frente a una prevalencia del 12% entre las parejas de los hombres sin circuncidar.

Algunas de las personas encargadas de la exposición en la sesión de la conferencia declararon que este resultado probablemente sea debido a que el estudio era transversal (o de “foto instantánea”) y que algunos de esos hombres podían haberse infectado antes de la circuncisión.

Otros asistentes subrayaron los resultados de otros estudios que demostraban que circuncidar a hombres con VIH aumentaba el riesgo de transmisión del virus a sus parejas. Se explicó que era posible que se debiera a que habían reanudado la actividad sexual antes de que se hubiera curado por completo la herida de la intervención.

El intercambio de jeringuillas en EE UU resultaría extremadamente rentable

Una simulación matemática evidencia que la ampliación de los programas de intercambio de jeringuillas en EE UU resultaría eficiente desde el punto de vista económico.

En ese país está prohibido repartir material de inyección limpio entre los usuarios de drogas. Sin embargo, alrededor del 10% de las nuevas infecciones que se producen cada año tienen lugar en esta población.

La simulación mostró que la ampliación de los programas de intercambio de jeringuillas hasta cubrir el 10% de los usuarios de drogas supondría unos 64 millones de dólares anuales. No obstante, esto evitaría casi 500 nuevas infecciones al año, lo que se traduciría en unos ahorros netos superiores en el coste que implican los tratamientos antirretrovirales de por vida (193 millones de dólares).

Enlaces relacionados:
Véase el abstract en el sitio web de la conferencia.
Véanse las diapositivas de la presentación en el sitio web de la conferencia.

VIH y enfermedad: Infecciones oportunistas en EE UU

Las tasas de enfermedades definidoras de sida siguen siendo elevadas en zonas urbanas de EE UU, según concluye un nuevo informe.

Cuando una persona con VIH tiene un sistema inmunitario débil es habitual que desarrolle determinadas enfermedades, conocidas como infecciones oportunistas.

La tasa general de infecciones oportunistas ha disminuido, gracias a las mejoras constantes en el tratamiento y atención del VIH.

Sin embargo, en la conferencia de Washington se afirmó que los descensos en las tasas de diversas infecciones habían sido menos pronunciados, como es el caso de la presencia de cándidas (candidiasis) en la garganta y deneumonía por Pneumocystis (PCP). En realidad, en los últimos años se ha producido un aumento de nuevos casos de estas enfermedades.

El diagnóstico tardío del VIH y las dificultades para acceder a la atención médica son explicaciones posibles de este fenómeno. El equipo de investigadores puso de relieve que las infecciones oportunistas seguían siendo un tema de gran trascendencia para las personas con VIH en EE UU. No obstante, les preocupa que el personal sanitario esté perdiendo la experiencia necesaria para tratarlas.

Los autores también descubrieron que la presión arterial, las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar, la enfermedad renal y la hepatitis C estaban convirtiéndose en causas cada vez más frecuentes de enfermedad entre las personas con VIH, probablemente debido a que el tratamiento antirretroviral eficaz permite que dichas personas puedan alcanzar una mayor edad.

Enlaces relacionados:
Véanse las diapositivas de la presentación en el sitio web de la conferencia.

Los programas de tratamiento del VIH en el lugar de trabajo suponen grandes ahorros para los empleadores

La provisión de tratamiento antirretroviral en el lugar de trabajo puede hacer ahorrar grandes cantidades de dinero a los empresarios, según evidencian los datos presentados en la conferencia de Washington.

Los investigadores examinaron el coste que entrañaba proporcionar terapia anti-VIH al personal de dos minas en Sudáfrica.

Se empleó una simulación matemática para determinar los gastos previstos de dichos programas entre 2003 y 2022.

Se comprobó que el gasto anual en los tratamientos anti-VIH supondría 1,4 millones de dólares, pero los empleadores ahorrarían más de 4 millones al año debido al menor absentismo y al descenso de los casos de otras enfermedades y de los fallecimientos.

Enlaces relacionados:
Véase el abstract en el sitio web de la conferencia.

Neuropatía periférica en niños

Un estudio realizado en Sudáfrica evidencia que la cuarta parte de los niños que toman tratamiento anti-VIH padecen neuropatía periférica.

Estos hallazgos ponen de relieve la escasez de opciones farmacológicas disponibles para el tratamiento de la población infantil con VIH.

La neuropatía periférica implica un daño doloroso en los nervios periféricos, especialmente en los pies y la parte inferior de las piernas. Es un efecto secundario bastante conocido de algunos de los fármacos antirretrovirales más antiguos, sobre todo de d4T y ddI.

El fármaco d4T (estavudina, Zerit) ha sido un pilar central de los programas antirretrovirales en entornos con pocos recursos. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios, ya no se recomienda su uso si existen alternativas asequibles (en especial tenofovir, Viread).

Hay una formulación en polvo de tenofovir para el tratamiento de los niños de menor edad y la Organización Mundial de la Salud ha publicado unas directrices respecto a su dosificación.

En este estudio, el 86% de los niños con VIH participantes estaban tomando d4T y la cuarta parte padecía neuropatía periférica.

Los autores también creen que el estudio muestra la importancia de preguntar a los niños sobre las experiencias en la terapia anti-VIH, como una parte importante del diagnóstico y tratamiento de la neuropatía periférica. Existen herramientas de diagnóstico, simples y fáciles de administrar, para ayudar a valorar la gravedad de los síntomas, su impacto y las acciones que pueden proporcionar alivio.

Enlaces relacionados:
Véase el abstract en el sitio web de la conferencia.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD