Un análisis de rosiglitazona levanta controversia sobre su seguridad

Keith Alcorn

Un metaanálisis de estudios de rosiglitazona, un fármaco empleado en el tratamiento de la diabetes, sugiere la existencia de un riesgo significativamente mayor de infarto de miocardio (ataque al corazón) y un aumento residual del riesgo de muerte por motivos cardiovasculares.

Sin embargo, los hallazgos publicados en la versión digital del 21 de mayo de New England Journal of Medicine, han sido duramente rebatidos por el fabricante de rosiglitazona, Glaxo SmithKline, y la FDA (siglas en inglés de Agencia de la Alimentación y el Medicamento de Estados Unidos) afirma que quiere tomarse más tiempo para estudiar los datos antes de pedirle a fabricante que tome alguna medida.

Los hombres con VIH que toman terapia antirretroviral son de tres a cuatro veces más propensos a recibir un diagnóstico de diabetes que los hombres sin VIH, y los hombres con VIH sin tratar también tienen un riesgo de diabetes mayor que sus semejantes sin VIH, lo que sugiere que los fármacos antirretrovirales no constituyen el único factor que contribuye al desarrollo de la enfermedad. Una cohorte de estudio francesa descubrió que el 10% de las personas que iniciaron una terapia basada en un inhibidor de la proteasa había desarrollado diabetes en tres años (Saves 2002).

Rosiglitazona es uno de los fármacos que podrían emplearse para tratar la diabetes tipo 2. Comercializado en EE UU y Europa como Avandia, rosiglitazona es una tiazolidinediona.

Un equipo de investigadores de la Clínica Cleveland en EE UU realizó un metaanálisis de datos de estudios de reparto aleatorio de rosiglitazona a fin de determinar si el fármaco tenía algún efecto sobre la muerte o morbilidad debidas a complicaciones micro y macrovasculares de la diabetes, ya que los estudios individuales iniciales no tenían capacidad para detectar estos resultados.

Un metaanális aúna datos de múltiples estudios y los somete a unos análisis estadísticos particulares diseñados para tener en cuenta algunas de las diferencias existentes en el diseño de los diferentes estudios, a fin de alcanzar un resultado más “potente”.

En el caso del metaanálisis de rosiglitazona, los doctores Steven Nissen y Kathy Wolski encontraron 42 estudios de reparto aleatorio que habían durado más de 24 semanas y que contaban con información de eventos cardiovasculares. Los ensayos incluyeron 15.560 pacientes asignados a rosiglitazona y 12.283 pacientes que recibieron un tratamiento de comparación.

La edad media de los participantes fue de aproximadamente 56 años y la media de los niveles iniciales de hemoglobina glicosilada fue de aproximadamente el 8,2%. Se produjeron 86 infartos de miocardio en el grupo de rosiglitazona y 72 en el grupo de control. Hubo 39 muertes por causas cardiovasculares en el grupo de rosiglitazona y 22 en el grupo de control.

En el grupo de rosiglitazona, el cociente de probabilidades de infarto de miocardio fue de 1,43 (intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 1,03 a 1,98; p=0,03) y el cociente de probabilidades de muerte por causas cardiovasculares fue de 1,64 (IC 95%: 0,98 a 2,74; p=0,06) respecto al grupo de control.

Los autores admiten que los cocientes de probabilidades podrían cambiar si un número relativamente pequeño de eventos cardiovasculares hubieran sido clasificados de distinta manera. En un comunicado de prensa, Glaxo SmithKline destacó este problema, afirmando que los grandes estudios de seguridad específicamente diseñados para examinar la existencia de eventos cardiovasculares no han mostrado hasta ahora indicios de un aumento significativo del riesgo de infarto de miocardio.

La rosiglitazona podría aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular ya que eleva los niveles de colesterol LDL, lo que está relacionado con un mayor riesgo de dicha dolencia. Sin embargo, los estudios analizados fueron, por lo general, de corta duración, y las elevaciones a corto plazo de colesterol LDL observadas en estos estudios probablemente no bastan para explicar “la rapidez y magnitud de este aparente riesgo”, afirma el equipo de investigadores.

Los autores señalan que un fármaco experimental de la misma familia, muraglitazar, fue interrumpido después de que se observaran mayores tasas de eventos cardiovasculares en estudios de Fase II y III.

“Los antagonistas de PPAR, como la rosiglitazona, tienen unos efectos biológicos muy complejos, producto de la activación o supresión de docenas de genes… En consecuencia, han emergido numerosos efectos tóxicos distintos y aparentemente no relacionados durante el desarrollo de otros fármacos PPAR. Algunos fármacos han provocado cánceres de múltiples especies afectando a múltiples órganos, otros han resultado en rabdomiólisis o nefrotoxicidad”, afirman los autores.

Sin embargo, señalan que pioglitazona, el otro fármaco antidiabético de la misma familia, mostró una significativa reducción de apoplejías e infartos de miocardio y muerte por causas cardiovasculares, y sugieren que los efectos de los fármacos sobre las medidas de glucosa en sangre podrían no constituir la mejor medida de la eficacia de los fármacos antidiabéticos en la prevención de las consecuencias más graves de la diabetes, tales como un riesgo mucho mayor de muerte por enfermedad cardiovascular.

La FDA afirmó ayer que convocaría una junta experta asesora tan pronto como sea posible, y mientras tanto, aconsejó a los pacientes que hablaran con sus médicos sobre la nueva información, “especialmente en aquellos casos en que se sabe que existe una enfermedad cardiaca subyacente o en que hay un mayor riesgo de ataque al corazón”.

Referencias: Nissen SE, Wolski K. Effect of rosiglitazone on the risk of myocardial infarction and death from cardiovascular causes. New Eng J Med (advance online publication, May 21, 2007).

Saves M et al. Incidence of lipodystrophy and glucose and lipid abnormalities during the follow-up of a cohort of HIV-infected patients started on a protease inhibitor (PI)-containing regimen. Ninth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Seattle, abstract 682, 2002.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD