Noticias sobre la Prevención del VIH: Europa. Boletín de abril de 2015

NAM/Aidsmap

Según un sondeo europeo, la mayor parte de los hombres gais con VIH toman tratamiento antirretroviral: la proporción es menor en Europa del Este

Un sondeo de gran tamaño realizado a hombres gais que viven en Europa (denominado EMIS, siglas en inglés de sondeo europeo por internet a hombres que practican sexo con hombres) ha hallado que más del 70% de los encuestados con VIH toman tratamiento antirretroviral. Entre los que no han tomado nunca tratamiento (o lo han interrumpido) el motivo más frecuente de ello con diferencia fue que su médico les aconsejó que no necesitaban tomarlo.

En Europa central se observó que la proporción de hombres que no tomaban el tratamiento era más elevada y en los países de la antigua Unión Soviética la tasa de hombres que aún no habían empezado el tratamiento fue superior a la de los hombres que lo estaban tomando. Pero esto también se debió, principalmente, a que no se les recomendó o porque ellos consideraron que todavía no necesitaban iniciar la terapia. Esto puede ser en parte porque hace menos tiempo que el VIH ha surgido como epidemia entre la población de hombres gais en Europa del Este.

Muy pocos de los encuestados (solo el 2%) habían iniciado e interrumpido el tratamiento. En el 30% de las ocasiones el motivo principal fueron los efectos secundarios. Una proporción similar de hombres declaró que no habían iniciado el tratamiento antirretroviral porque no podían pagarlo. Sin embargo, muy pocos (solo 16) afirmaron que no tenían ningún tipo de acceso al tratamiento.

Comentario: EMIS no proporciona ninguna prueba de que los hombres gais en Europa estén encontrándose con problemas para acceder al tratamiento antirretroviral o que no confían en él. Sin embargo, apenas el 7% de los hombres con VIH encuestados procedían de los países del antiguo bloque comunista y fueron más propensos a ser jóvenes y tener un buen nivel de educación. Los menores niveles de uso de tratamiento ahí pueden encubrir un problema de acceso para las personas que fueron menos propensas a participar en el sondeo EMIS (o con menos capacidad para hacerlo). El sondeo no preguntó por qué las personas tomaban tratamiento, por lo que no sabemos qué proporción de participantes lo estaban tomando por su efecto preventivo (véase la siguiente noticia).

Puedes leer la noticia completa [en inglés] en aidsmap.com

Puedes obtener más información de EMIS

En Reino Unido aumenta la proporción de personas que inician el tratamiento frente al VIH de forma temprana para reducir la transmisión

Existe un creciente interés en el uso del tratamiento antirretroviral como prevención entre las personas que viven con VIH en el Reino Unido, como refleja el hecho de que en cinco años se ha duplicado el número de personas que inician esta terapia cuando sus niveles de CD4 aún son elevados. En 2013, el 49% de las personas que empezaron la terapia antirretroviral tenían un recuento de CD4 superior a 350 células/mm3 y el 27%, por encima de 500 células/mm3.

Algunas directrices internacionales recomiendan iniciar el tratamiento antirretroviral con un recuento de CD4 de 500 células/mm3 o superior. Sin embargo, los redactores de las directrices británicas no consideran que haya una evidencia clara que demuestre que esto mejore los resultados de salud individual y en la mayoría de los casos recomiendan que el tratamiento se inicie cuando el recuento de CD4 esté en torno a 350 células/mm3.

Sin embargo, desde 2012, las directrices británicas recomiendan también que los profesionales médicos hablen con todas las personas con VIH a las que atienden sobre las pruebas sobre la eficacia del tratamiento antirretroviral como prevención y que (con independencia del recuento de CD4) cualquier paciente que desee iniciar el tratamiento para proteger a sus parejas del riesgo de infección por VIH debería poder hacerlo.

En 2008, el 75% de las 57.752 personas adultas diagnosticadas de VIH estaban tomando tratamiento antirretroviral. En 2013, este porcentaje ha pasado al 86% de las 77.702 personas diagnosticadas de VIH. El 90% de las personas tienen una carga viral indetectable un año después de iniciar la terapia (aunque sólo el 77% de las personas de menos de 24 años).

Comentario: Reino Unido ha recibido ciertas críticas por no haber elevado el umbral de CD4 recomendado para iniciar el tratamiento, pero estas cifras sugieren que su política de informar a los pacientes con un recuento elevado de CD4 sobre el potencial preventivo del tratamiento antirretroviral y darles la opción de poder iniciarlo está empezando a funcionar. Los expertos en epidemiología señalan que la aceptación del tratamiento ya es muy elevada y que el cambio de las directrices para incluir una recomendación más firme respecto al inicio más temprano del tratamiento únicamente tendría un efecto limitado sobre el número total de personas que reciben la terapia antirretroviral.

Puedes leer la noticia completa [en inglés] en aidsmap.com

Usar ahora la PPrE permitiría ahorrar dinero en el futuro

Un informe canadiense donde se sopesó el coste que supondría el uso de la profilaxis preexposición (PPrE) para prevenir las infecciones por VIH frente al coste total de por vida que supondría cada nueva infección reveló que, a partir de cifras procedentes de las provincias de Quebec y Ontario, la PPrE resultaría un ahorro económico en la mayor parte de los escenarios, incluso si el coste total de la atención de por vida del VIH desciende en el futuro.

El documento probablemente subestima el potencial coste-beneficio de la PPrE ya que, en el momento de redactar su trabajo, los autores tenían acceso a las estimaciones del coste de la PPrE y de la atención del VIH, pero no a los resultados reales de eficacia de la profilaxis observados en Ipergay, el estudio que usaron para su modelo matemático. Por tanto, las estimaciones se basaron en el coste de prevenir una infección por VIH según la eficacia observada en el estudio previo iPrEx (44%). De hecho, la eficacia observada en Ipergay fue del 86%, lo que significa que el coste de prevenir una infección por VIH a lo largo del tiempo sería considerablemente menor.

El uso de una PPrE que tuviera la eficacia observada en el estudio iPrEX aún suponer una desventaja económica si los costes del tratamiento antirretroviral descienden en el futuro, como es probable que suceda. Sin embargo, al considerar la eficacia observada en Ipergay, aunque los costes del tratamiento antirretroviral desciendan un 5% anual, la PPrE aún podría suponer un ahorro de casi un cuarto de millón de dólares canadienses (unos 175.000 euros o 125.000 libras) por infección evitada a lo largo de ese período.

Comentario: Por supuesto la PPrE (con un coste de 12.000 dólares canadienses por receptor o 216.000 dólares canadienses por cada infección por VIH evitada sin tener en cuenta los futuros ahorros) supondrá un desembolso considerable por adelantado. El tiempo que se tardará en recuperarlo dependerá de cuál habría sido la tasa de infecciones por VIH entre las personas receptoras de la profilaxis, una cifra que resulta difícil de valorar. El principal argumento de este estudio es que ofrece un modelo muy claro y fácil de entender sobre qué cifras de futuros costes y eficacia se pueden incluirse en el cálculo.

Puedes leer la noticia completa [en inglés] en aidsmap.com

El tratamiento de sustitución con opiáceos aumenta la adherencia a la terapia antirretroviral

El tratamiento de sustitución con opiáceos aumenta en un 68% las posibilidades de que las personas usuarias de drogas inyectables alcancen un buen nivel de adherencia al tratamiento contra el VIH. Un equipo de investigadores canadiense realizó el seguimiento durante un promedio de 5,5 años de 1.852 personas usuarias de drogas inyectables con VIH y que cumplían los criterios para tomar el tratamiento antirretroviral. Su objetivo era comprobar si existía alguna relación causal entre la terapia de sustitución y el nivel de adherencia al tratamiento antirretroviral (como mínimo un 95% de adherencia, valorado a partir de la reposición de fármacos). Tras descartar posibles factores de confusión, se observó que el tratamiento de sustitución aumentó en dos tercios la probabilidad de mantener un buen nivel de adherencia al tratamiento antirretroviral, un resultado que siguió siendo sólido al realizar un análisis de sensibilidad.

Una de cada cinco personas seguía una terapia de sustitución con opiáceos cuando iniciaron –o alcanzaron los requisitos para hacerlo– el tratamiento antirretroviral y el 39% había accedido a él en el pasado. Al final del periodo de seguimiento, el 50% de la población del estudio había accedido a la terapia de sustitución. Los participantes en el estudio pasaron más de la mitad (56%) del tiempo de la terapia de sustitución tomando también tratamiento antirretroviral. Si no tomaban la terapia de sustitución, los participantes recibieron tratamiento antirretroviral únicamente el 36% del tiempo.

Comentario: Este resultado se suma a la base de evidencias que respaldan los beneficios preventivos y para la salud que tiene la terapia de sustitución con opiáceos, algo que podría ayudar a presionar a los países que rechazan incluso la posibilidad de considerar su uso, como es el caso de Rusia. Citando a los autores: “Este estudio demuestra los beneficios sustanciales que ofrece la terapia de sustitución con opiáceos a la hora de vincular a las personas con VIH usuarias de drogas con la terapia antirretroviral en un entorno sanitario universal”.

Puedes leer la noticia completa [en inglés] en aidsmap.com

La mayor parte de las infecciones por VIH en EE UU implican a personas que saben que tienen el virus, pero no reciben atención médica

El 60% de los casos de VIH en Estados Unidos parten de personas que saben que tienen el virus pero no están en atención médica, según evidencia un estudio recientemente publicado. En otro 30% de los casos, están implicadas personas con VIH, pero que no están diagnosticadas, según los investigadores.

El estudio descubrió que la supresión de la carga viral (es decir tener un una carga viral indetectable) supuso una reducción del 94% en la probabilidad de transmisión del VIH, en comparación con las personas no diagnosticadas. Sin embargo, se comprobó que incluso en el caso de las personas que no tomaban terapia antirretroviral, el simple hecho de recibir atención médica se relacionó con una reducción del 60% en la probabilidad de transmitir el virus.

Otro estudio descubrió que aproximadamente entre el 20% y el 25% de las personas con VIH que reciben atención médica en EE UU tenían una carga viral por encima de 1.500 copias/mL, lo que indica que podrían transmitir el virus a otra persona.

Las conductas de riesgo de las personas descendieron de forma drástica una vez iniciado el tratamiento antirretroviral, algo que contradice la presunción de que las personas que toman un tratamiento exitoso podrían aumentar sus conductas de riesgo porque se sentirían más seguras o más sanas. Sin embargo, parece que sucede justo al revés: el 16% de las personas que tomaban tratamiento y el 10,5% de las que tenían una carga viral indetectable declararon practicar sexo sin protección con parejas sin VIH (o de estado serológico desconocido) en el año anterior, frente al 51% de las personas que sabían que tenían VIH, pero no recibían atención médica y el 62% de las que tienen VIH, pero no lo saben.

Comentario: Este estudio revela cómo cada paso de la cascada de tratamiento del VIH contribuye a reducir el número de infecciones por VIH, no sólo el hecho de alcanzar una carga viral indetectable (aunque este factor en sí mismo redujo la capacidad de infección en un 78% en este modelo). En el caso de EE UU, el principal problema –tal como refleja de forma tan patente este modelo– es conseguir que las personas con VIH (que tienen más probabilidades de ser pobres, de etnia negra y sin empleo, lo que limita el acceso a los seguros médicos y a la posibilidad de contribuir incluso con pequeños copagos) entren en la atención médica regular.

Puedes leer la noticia completa [en inglés] en aidsmap.com

Un buen estado de salud mental se relaciona con un nivel excelente de adherencia en personas que toman el tratamiento antirretroviral como prevención

El tener una buena salud mental fue el único factor significativo relacionado con un nivel óptimo de adherencia entre las personas que tomaban el tratamiento antirretroviral para evitar la transmisión sexual del VIH, según informa un equipo de investigadores del estudio HPTN 052. En 2011, este estudio evidenció que si se proporcionaba terapia antirretroviral a la persona con VIH de una pareja serodiscordante, se conseguía reducir hasta en un 96% el riesgo de transmisión del virus al miembro seronegativo de la pareja. Los participantes en el estudio recibieron counselling de forma regular sobre la adherencia y las prácticas de sexo seguro. El nivel de adherencia se valoró a partir del recuento de comprimidos y la propia declaración de la persona durante las visitas programadas en el estudio. A los participantes se les preguntó sobre sus niveles de apoyo social y posibles motivos para saltarse las dosis de medicación.

El 82% de las personas participantes tomaron todas, o casi todas, sus dosis y hubo diversos factores que se relacionaron con un buen nivel de adherencia, aunque el único aspecto que constituyó un factor independiente de predicción de un nivel excelente de adherencia fue el tener un buen estado de salud mental. El nivel de adherencia necesitaba ser excelente ya que el único factor de predicción significativo de la supresión de la carga viral era tener un nivel de adherencia del 95% o superior.

En otro estudio, realizado en Kenia, se descubrió que el 36% de los pacientes sufrió un fracaso del tratamiento con su primera línea de terapia y otro 36% (13% de todos los pacientes) también experimentó un fracaso de su terapia antirretroviral de segunda línea, dejándoles con pocas opciones terapéuticas en ese entorno con recursos limitados. Estas tasas de fracaso son considerablemente superiores a las observadas en los países más ricos. El uso de regímenes de tratamiento no adecuados y la falta de apoyo a la adherencia fueron factores relacionados con el fracaso a la hora de controlar la carga viral.

Comentario: El subestudio HPTN 052 forma parte de una sucesión de ensayos que demuestran que tener un mal estado de salud mental constituye el factor individual más significativo de predicción de una mala adherencia al tratamiento antirretroviral. Esto constituye un valioso recordatorio de que el tratamiento contra el VIH no podrá desplegar todo su potencial para reducir la tasa de infecciones por VIH si no se incluye un apoyo psicosocial a las personas con VIH. Sin embargo, el segundo estudio también apunta la existencia de una sólida relación entre una mala adherencia y los regímenes baratos, pero desfasados, que no se usaron en el ensayo HPTN 052. En particular, el uso continuo del fármaco estavudina (d4T) se vinculó con una tasa de fracaso del tratamiento del 41%. Sin embargo, incluso en este estudio, las personas implicadas de forma activa en programas comunitarios de apoyo entre iguales tuvieron una media de carga viral casi 20 veces menor que las personas que no habían recibido apoyo entre iguales.

Puedes leer la noticia completa sobre el subestudio del HPTN 052 en aidsmap.com

Puedes leer la noticia completa sobre el estudio keniano en aidsmap.com

Otros titulares recientes

Las mujeres participantes en un ensayo sobre PPrE temían ser excluidas si declaraban un bajo nivel de adherencia

Las entrevistas y cuestionarios por ordenador realizados entre las mujeres participantes al término de un ensayo sobre profilaxis preexposición que reveló una eficacia nula, evidenciaron que las participantes ocultaron su bajo nivel de adherencia a la pauta prescrita durante el estudio porque temían que les pidieran que abandonaran el ensayo, a pesar que los investigadores procuraban tranquilizarlas al respecto. Las mujeres valoraban en gran medida el participar en el estudio por la atención médica que recibían.

Un estudio chino arroja luz sobre la eficacia del tratamiento o como prevención en un entorno real

Un estudio realizado en la provincia de Henan en China revela que la terapia antirretroviral puede no ser tan eficaz en la supresión de la carga viral y la prevención de la transmisión del virus en entornos reales como lo es siguiendo las mejores prácticas clínicas. El estudio reveló que proporcionar la terapia antirretroviral a la persona con VIH en una pareja serodiscordante heterosexual monógama sólo redujo el número de infecciones en un 50% durante el transcurso del estudio, aunque su eficacia aumentó con el tiempo y al término del mismo llegó al 67%.

La transmisión sexual del VHC está vinculada al sexo anal, el consumo de drogas y tener un menor recuento de CD4

Además de los factores de riesgo usuales de transmisión sexual del virus de la hepatitis C (VHC) observados en la mayoría de otros estudios (como el sexo anal y tener otras infecciones de transmisión sexual), un equipo de investigadores de los Países Bajos observó que estaba relacionado también con el consumo de drogas (por vía nasal o intravenosa) y un menor recuento de células CD4. Este análisis difiere de la mayoría de otros estudios en que observó un efecto significativo del consumo de drogas inyectables (aunque el número total de personas que declararon consumirlas fue bastante pequeño, por lo que es difícil extraer conclusiones definitivas) mientras que no observó ninguna relación con tener más parejas sexuales o participar en sesiones de sexo en grupo.

Selección del editor de otras fuentes

Activistas checos por los derechos humanos, indignados por la propuesta de hacer que las pruebas del VIH sean obligatorias para los grupos de alto riesgo

(De Radio Prague)

El ministro de Sanidad de la República Checa está impulsando una proposición de enmienda de la Ley de Salud Pública que podría hacer obligatorias las pruebas del VIH para algunas personas en situación de alto riesgo. Aunque el ministro argumenta que el objetivo es detener la propagación de la epidemia y garantizar el tratamiento de forma temprana, grupos activistas de derechos humanos afirman que esta medida supondría una seria violación de los derechos de estas personas.

Serbia está perdiendo los programas de reducción de daños

(De Eurasian Harm Reduction Network)

La situación de los programas de reducción de daños en Serbia se está volviendo cada vez más alarmante tras la retirada del apoyo del Fondo Global. Tres organizaciones que llevan más de diez años ofreciendo programas de reducción de daños en ese país se encuentran ahora en serias dificultades para seguir proporcionando sus servicios.

Anticuerpo ampliamente neutralizante suprime el VIH en un ensayo clínico

(De Treatment Action Group)

Actualmente existe un gran interés por averiguar si el creciente abanico de anticuerpos ampliamente neutralizantes descubierto puede utilizarse con fines terapéuticos y preventivos. Un artículo publicado en la revista Nature describe unos resultados alentadores procedentes de un ensayo de fase I en el que se probó el anticuerpo ampliamente neutralizante 3BNC117. Como reflejo del nivel de interés que suscita este tema, el artículo ha recibido una gran replica mediática.

¿Sigues negándote a salir con chicos con VIH? Es posible que estés poniendo tu salud en riesgo

(De Gaystar News)

Matthew Hodson (de GMFA, una organización benéfica británica que lucha por la salud de los hombres gais) explica por qué los argumentos para no tener sexo con hombres gais con VIH no tienen mucho sentido y, en realidad, podrían suponer un peligro para los hombres sin VIH.

 

Deberíamos tener ya un preservativo mejor. La razón por la que no es así

(De Slate)

En 1993, Danny Resnic está practicando sexo anal con una pareja ocasional en Miami Beach cuando el preservativo de látex de su pareja se rompió. Después de varias semanas de preocupación por el condón roto, Resnic se realizó la prueba del VIH, que dio positivo. “No podía creerlo” afirma Resnic, “porque tenía mucho cuidado. Perdí a todos mis amigos durante la crisis del sida y utilizaba preservativos de forma religiosa. Y cuando uno rompió, pensé ‘¿cómo ha podido suceder?’”. Resnic se obsesionó con responder a esta pregunta y se ha propuesto la creación de un preservativo mejor.

El personal médico tiene sentimientos encontrados a la hora de prescribir la prevención del VIH

(De Group Health Research Institute)

Un sondeo nacional realizado en EE UU ha descubierto que las perspectivas del personal sanitario se quedan detrás de las directrices de la PPrE. Este sondeo fue el primero en realizarse desde que el servicio de salud pública del país hiciera públicas unas directrices detalladas sobre PPrE el mayo de 2014. El sondeo, realizado través de internet, comprobó que menos de la mitad de los 324 profesionales sanitarios (la mayor parte de ellos, especialistas en VIH) declaró ser “muy propenso” a prescribir la PPrE a pacientes que sean heterosexuales en situación de alto riesgo o a personas usuarias de drogas intravenosas. En lo que respecta a otros candidatos destacados a recibir la profilaxis (hombres sin VIH cuyas parejas masculinas tienen el virus), el 79% de los encuestados declaró ser muy propenso a prescribir el régimen de PPrE.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD