¿Qué descenso de la carga viral es necesario para reducir a la mitad el riesgo de transmisión del VIH?

Keith Alcorn

Se necesita un descenso medio de 0,74log10 [unas 5,5 veces] de la carga viral para que el riesgo de transmisión del VIH se reduzca en un 50%, según un análisis del estudio Partners in Prevention sobre el uso de aciclovir como medida preventiva del virus de la inmunodeficiencia humana.

El hallazgo fue presentado en la conferencia AIDS Vaccine 2009, celebrada en París (Francia). Estos resultados también tienen implicaciones importantes para futuros estudios sobre el tratamiento antirretroviral como método de prevención.

El vínculo entre la carga viral en plasma (el nivel de VIH en sangre) y la transmisión sexual del VIH está bien determinado. Se han realizado diversos estudios para examinar el riesgo de transmisión del virus para distintos niveles de viremia.

Sin embargo, hasta ahora, se ha reunido muy poca información de hasta qué punto los distintos grados de reducción de carga viral podrían correlacionarse con las disminuciones del riesgo de transmisión del VIH.

Esta información podría ser importante a la hora de diseñar estudios respecto al impacto sobre las nuevas infecciones de intervenciones como el tratamiento antirretroviral, o de vacunas que afectan a la carga viral post-infección, aunque no la eviten (las denominadas vacunas esterilizantes).

El doctor Jairam Lingappa, de la Universidad de Washington -Seattle (EE UU)-, y un equipo de colaboradores del estudio Partners in Prevention sobre el tratamiento con aciclovir en pacientes con VIH coinfectados también por el virus del herpes simple tipo 2 [VHS-2] presentaron un análisis de la carga viral de las parejas de los participantes que se infectaron durante el estudio.

El mencionado ensayo (cuya descripción más detallada puede encontrarse aquí [en inglés]) contó con 3.408 participantes y realizó el seguimiento de las parejas serodiscordantes al VIH cada tres meses para detectar nuevos casos de infección por el virus y medir la carga viral en el miembro de la pareja con VIH.

Cuando se detectó la presencia del virus en algún miembro de la pareja que previamente no lo tenía, se llevó a cabo la secuenciación del VIH en los dos componentes de la misma, a fin de determinar si el compañero principal había sido el origen de la infección.

Este análisis reveló que se produjeron 108 infecciones relacionadas, existiendo medidas de carga viral disponibles de los tres meses anteriores del miembro de la pareja que transmitió el virus.

(Una limitación obvia de este método es que no puede considerar aumentos temporales de carga viral debidos a infecciones como la malaria, que no hubieran sido captados completamente en el período ventana de tres meses entre las medidas, o por infecciones de transmisión sexual que no habrían afectado a la viremia en plasma, pero que, de todos modos, podrían haber aumentado la carga viral en el tracto genital).

En este estudio, las personas infectadas por VIH y VHS-2 fueron distribuidas de forma aleatoria para recibir un tratamiento con aciclovir o un placebo, a fin de comprobar si la profilaxis con este fármaco reducía el riesgo de transmisión del VIH.

Aunque el equipo de investigadores encontró que la mediana de la reducción de la carga viral del VIH fue de 0,25log10 en los pacientes que recibieron aciclovir, este análisis específico no examinó los efectos sobre la transmisión del virus de cualquier reducción de la carga viral como consecuencia de la profilaxis con dicho fármaco.

Los autores clasificaron a los participantes atendiendo a su viremia en el tiempo y, posteriormente, calcularon la incidencia del VIH por cada 100 persona-años en cada grupo de carga viral.

 

Grupo de carga viral

2-3log10

(<1.000 copias)

3-4log10

(< 10.000 copias)

4-5log10

(< 100.000 copias)

5-6log10

(<1 millón de copias)

6-7log10

(<10 millones de copias)

Casos de transmisión

3

10

58

38

3

Persona-años de seguimiento

954

1.382

1.772

805

53

Incidencia por cada 100 persona-años

0,3%

0,7%

2,9%

4,7%

5,7%

La inmensa mayoría de datos de seguimiento y de casos de transmisión se observaron en el intervalo de carga viral que va entre 3 y 6log10 (de 1.000 a un millón de copias/mL), quedando patente la existencia de una reducción notable del riesgo de transmisión entre cada grupo a medida que disminuía la viremia.

Al combinar los datos de todos los grupos, se comprobó que, con independencia de la carga viral basal, una reducción promedio de la carga viral de 0,74log10 provocaría una disminución del 50% del riesgo de transmisión del VIH en toda la cohorte. Al extrapolar a partir de los datos presentados, este grado de reducción claramente tendría el mayor impacto preventivo en las personas con los mayores niveles de carga viral, ya que fue ahí donde se produjeron más del 90% de los casos de transmisión.

Jairam Lingappa señaló que el 2,1% de incidencia del VIH observado en esta población de estudio fue mucho menor que la observada en los recientes estudios de cohorte de población realizados en Uganda y Zambia; probablemente sea debido a la intensa labor de counselling y al suministro de preservativos a los participantes del ensayo.

Así, una reducción de 0,74log10 en la carga viral podría conseguir evitar un número muy superior de infecciones cuando hablamos de los mayores niveles de incidencia del VIH, aún en el caso de que la disminución del riesgo de transmisión se mantuviera siempre en el 50%.

No obstante, esta hipótesis tendría que ser contrastada en un ensayo de población. Este estudio analizó la carga viral y la transmisión únicamente en parejas serodiscordantes en que se pudo demostrar la transmisión, en que la mayoría de los contactos sexuales se produjeron entre las parejas a lo largo del estudio y donde se realizó un trabajo intensivo de counselling, en lugar de en una población en la cual pudieran darse unas interrelaciones sexuales más amplias.

En un próximo encuentro, patrocinado por la Organización Mundial de la Salud, se revisarán las cuestiones de investigación que deben abordarse para determinar los efectos preventivos de las reducciones de carga viral debidas al tratamiento antirretroviral.

Referencia: Lingappa J, et al. HIV-1 plasma RNA and risk of HIV-1 transmission. AIDS Vaccine 2009, Paris, abstract OA01-06LB, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD