Vicriviroc se muestra eficaz en pacientes pretratados, pero las cuestiones sobre malignidades continúan sin respuesta

Keith Alcorn

Un segundo antagonista del CCR5, vicriviroc, podría también ser seguro y eficaz en pacientes pretratados con virus trópico CCR5, según un estudio que se dio a conocer el jueves 17 de agosto en la sesión de presentaciones de última hora (late breaker) en la XVI Conferencia Internacional del SIDA en Toronto (Canadá).

Aunque los estudios de este fármaco en pacientes que no habían tomado antes terapia anti-VIH fueron interrumpidos por el fabricante Schering-Plough en octubre de 2005 como consecuencia de las pobres respuestas obtenidas, un estudio del Grupo de Ensayos Clínicos sobre el SIDA (ACTG, en sus siglas en inglés) en 118 pacientes con experiencia en tratamientos continuó.

ACTG A5211 inscribió a individuos con carga viral por encima de 5.000 copias/ml con virus trópico CCR5 que estaban tomando un inhibidor de la proteasa potenciado con ritonavir. Ritonavir aumenta el nivel de vicriviroc en la sangre.

Los participantes se distribuyeron aleatoriamente para recibir una de las tres dosis de vicriviroc (5, 10 o 15mg una vez al día) o placebo durante 14 días, y a continuación añadieron un régimen de base que había sido optimizado a través de un test de resistencias. El seguimiento de los participantes se prolongó durante 22 semanas más.

En octubre de 2005 el DSMB del estudio (siglas en inglés de Comité de Seguimiento de Seguridad de los Datos) recomendó que el brazo de 5mg del estudio fuese interrumpido después de que se hiciese evidente que los participantes en este brazo estaban experimentando respuestas virológicas subóptimas y que el correceptor cambió a una población de virus predominantemente trópico CXCR4. El brazo de 5mg en el estudio de vicriviroc con pacientes naive se interrumpió al mismo tiempo. A los participantes en el brazo de 5mg en el estudio de pacientes pretratados se los cambió al brazo de 15mg.

Los investigadores hallaron que las tres dosis de vicriviroc provocaron descensos mayores en la carga viral que el placebo a las dos semanas de añadir el fármaco a los pacientes cuyos regímenes de tratamiento fracasaban (p<0,01). No hubo diferencias significativas en la reducción de la carga viral entre los tres brazos de dosis. Todos los pacientes tuvieron VIH trópico R5.

Después de dos semanas, el régimen de base se optimizó, y continuó el seguimiento durante 22 semanas más. Al final de esta fase del estudio, los pacientes que tomaban vicriviroc continuaron teniendo reducciones mayores en la carga viral que aquellos que tomaron placebo, oscilando de 1,51 a 1,68log10 en comparación con 0,29log10 en el grupo placebo (p<0,01)

Esto se reflejó en mayores aumentos en el recuento de células CD4 (84, 142 y 142 células/mm3) en comparación con una caída de 9 células/mm3 en los pacientes que tomaban placebo.

Aunque todos los pacientes tuvieron virus trópico CCR5 en el momento del cribado para entrar en el estudio, se produjeron unos cambios precoces en 12 pacientes que ya presentaban virus mixto trópico CCR5/CXCR4 en el momento en que comenzó el estudio. Se produjeron más cambios en el tropismo durante la fase de 14 días de monoterapia: siete pacientes en el brazo de 5mg experimentaron cambios de tropismo, tres en el brazo de 10mg, dos en el brazo de 15mg y sólo uno en el brazo de placebo.

Los cambios en el tropismo anteriores al inicio del tratamiento permitieron a los investigadores comparar la respuesta virológica en los diez pacientes con virus trópico mixto al nivel basal y aquellos con poblaciones de virus exclusivamente trópico CCR5. En el grupo de tropismo mixto la carga viral descendió una media de 0,77log, mientras que en el grupo trópico CCR5 cayó una media de -1,83log (p=0,01).

Aunque las tasas de efectos secundarios graves fueron similares para los cuatro brazos, se observaron cinco casos de linfoma o adenocarcinoma. Muchos de estos casos se produjeron en pacientes con una historia previa de malignidad:

  • Un caso de linfoma no de Hodgkin en un paciente con una historia de enfermedad de Hodgkin.
  • Un caso de enfermedad de Hodgkin en un paciente con una historia previa de esta enfermedad.

Otras tres malignidades (linfoma no de Hodgkin, enfermedad de Hodgkin y adenocarcinoma gástrico) se diagnosticaron en otros tres pacientes que recibían vicriviroc.

Sin embargo, dos malignidades (un caso de carcinoma celular escamoso múltiple y un caso de carcinoma celular escamoso de localización perianal) se diagnosticaron en pacientes que no estaban tomando vicriviroc (uno en el grupo placebo y uno que había interrumpido la toma de vicriviroc un mes antes como consecuencia de la falta de eficacia).

“Se desconoce la relación entre vicriviroc y las malignidades”, afirmó el investigador Trip Gulick.

Referencia: Gulick R et al. ACTG 5211: phase II study of the safety and efficacy of vicriviroc in HIV-infected treatment-experienced subjects. Sixteenth International AIDS Conference, Toronto, abstract THLB0217, 2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD