Infección y cáncer siguen siendo las principales causas de muerte de pacientes con VIH, según un estudio de EE UU

Chris Gadd

A pesar de la espectacular disminución de las tasas de muerte desde la introducción de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), infección y cáncer siguen siendo las causas más habituales de muerte entre pacientes con VIH, según un amplio estudio de EE UU publicado en la edición del 1 de febrero de la revista The Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

El estudio también demostró que a medida que mejora el tratamiento del VIH, la mortalidad está cambiando hacia causas de muerte no relacionadas directamente con el VIH como enfermedad cardiaca, trauma y enfermedad hepática.
 
Es un hecho constatado que las tasas de muerte han caído desde la introducción de TARGA en 1996. Sin embargo, muchos expertos están preocupados sobre el impacto de las complicaciones asociadas al tratamiento del VIH y a la resistencia a los fármacos en pacientes con VIH. Para averiguar más información sobre el cambio producido en el campo de la mortalidad, el grupo de investigadores del Consorcio Clínico Triservicio en SIDA analizó las tasas de mortalidad y causas de muerte de más de 4.240 militares con VIH que acudieron a sus instalaciones entre 1990 y 2003.
 
Como era de esperar, el grupo de investigadores descubrió que las tasas anuales de mortalidad disminuyeron tras la introducción de TARGA. Entre 1990 y 1996, se produjeron 987 muertes, con una tasa de mortalidad pico del 10,3% en 1995. A continuación descendieron de forma regular desde 1996, hasta una tasa del 0,2% en 2003 (p<0,01).
 
En general, las tasas de mortalidad descendieron en un 80% entre 1990 y 2003, con un aumento de la mediana de supervivencia tras seroconversión de 8 a 12 años.
 
La proporción de muertes provocadas por infección disminuyó durante todo el periodo de estudio, desde el 59% entre 1990 y 1996 al 38% entre 1997 y 1999 y 24% entre 2000 y 2003 (p < 0,01). A pesar de esta disminución, la infección siguió siendo la principal causa de mortalidad en 2003.
 
El cáncer fue la segunda causa de muerte más común, con una proporción de muertes por cáncer que aumento desde el 20% entre 1990 y 1996 al 26% en el comienzo del periodo TARGA entre 1997 y 1999. La proporción de muertes atribuibles a cáncer disminuyó al 12% entre 2000 y 2003, pero estos cambios no tuvieron significación estadística.
 
Los autores del estudio clasificaron las muertes según estuvieran relacionadas con el SIDA, relacionadas con el VIH o no relacionadas con el VIH. Las muertes asociadas al SIDA fueron aquellas provocadas por una enfermedad de “categoría C” incluida en el listado de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC en sus siglas en inglés), mientras que las muertes relacionadas con el VIH fueron provocadas por una enfermedad relacionada con la inmunodeficiencia.
 
Las muertes debidas a enfermedades definidoras de SIDA disminuyeron de un 80% antes de 1996 a un 65% en el comienzo de la era TARGA y a un 56% entre 2000 y 2003 (p<0,01). Por el contrario, los autores del estudio descubrieron que la proporción de muertes no relacionadas con VIH aumentaron de un 9% antes de TARGA a 28% y 32% al comienzo y final respectivamente de la era TARGA en estudio (p<0,01).
 
El aumento de las muertes no relacionadas con VIH incluyó elevaciones de las tasas de enfermedad cardiaca (8% frente a 22%; p<0,01). Los investigadores también descubrieron aumentos de las tasas de mortalidad debida a diabetes (0 frente a 3%; p=0,01) y cáncer anal (0 frente a 3%; p=0,01).
 
También aumentó la proporción de pacientes que murieron de hepatitis B o C, a pesar de que la prevalencia de ambas enfermedades fue muy baja en la cohorte. El uno por cien de las muertes fue provocado por la hepatitis B antes de la introducción de TARGA, comparado con el 4% posterior (p=0,04). De forma similar, las muertes por hepatitis C aumentaron de menos del 1% al 4% tras la introducción de TARGA (p=0,01).
 
“Con las mejoras del tratamiento del VIH, en la actualidad mueren proporcionalmente menos pacientes por enfermedades ‘típicas’ relacionadas con el VIH”, concluye el grupo de autores. “Entre los que mueren, las causas son cada vez más atribuibles a enfermedad cardiaca, trauma y enfermedad hepática.”
 
“También hemos notado un aumento de los niveles de colesterol en la era post-TARGA”, continúan los autores. “Este descubrimiento puede estar relacionado con la iniciación de la terapia con inhibidores de la proteasa y puede ser un factor importante en el aumento de la tasa de enfermedad cardiaca.”
 
Los autores del estudio admiten que sus descubrimientos difieren de los de otros estudios similares, algunos de los cuales han encontrado altas tasas de mortalidad por enfermedad hepática. Esto puede explicarse en función de la población de su estudio, que contó una baja tasa de usuarios de drogas y personas coinfectadas por hepatitis C, amplio acceso a cuidado médico y medicación gratuita contra el VIH.
 
Referencia: Crum NF et al. Comparisons of causes of death and mortality rates among HIV-infected patients. Analysis of the pre-, early, and late HAART (highly active antiretroviral therapy) eras. J Acquir Immune Defic Syndr 41: 194 – 200, 2006.
 
Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD