Un estudio revela una alta prevalencia de VIH sin diagnosticar entre africanos que viven en el Reino Unido

Michael Carter

Un estudio ha descubierto un nivel muy elevado de infección por VIH sin diagnosticar entre africanos de raza negra en el Reino Unido. Los resultados del estudio Mayisha II, publicado en la edición de diciembre de Sexually Transmitted Infections, revelaron una prevalencia general del VIH de un 14% en una población de estudio de 1.300 personas; además, el 66% de los que tenían el VIH no era consciente de su estado serológico al mismo.

Las personas nacidas en el África subsahariana soportan la peor parte de la epidemia del VIH entre los individuos heterosexuales en el Reino Unido. Se cree que el 64% de todas las infecciones heterosexuales por el VIH en el Reino Unido se produce en pacientes nacidos en el África subsahariana; en 2005, algo más de la mitad de todos los nuevos diagnósticos de VIH se produjo en personas africanas.

Entre los estudios previos que examinaron el VIH y los comportamientos de riesgo sexual en personas africanas de raza negra, se encuentran el estudio Mayisha I de 1999 y la Segunda Encuesta Nacional Británica sobre Actitudes y Estilos de Vida Sexuales (Natsal), realizada en 2000.

El equipo de investigadores diseñó el estudio Mayisha II para realizar una estimación de prevalencia del VIH y de comportamiento sexual de alto riesgo entre personas africanas de raza negra en el Reino Unido, así como del uso de servicios de salud sexual y nivel de realización de pruebas del VIH.

El estudio contó con hombres y mujeres de 16 años o más de edad. Las personas fueron inscritas en las áreas con mayores y mejor establecidas poblaciones de origen africano en el Reino Unido: Londres, Luton y West Midlands.

En el estudio participaron 1.359 personas que tuvieron que completar un cuestionario de 24 preguntas y, opcionalmente, proporcionar una muestra de fluidos orales para realizar la prueba del VIH. La encuesta fue realizada a finales de 2004. El estudio fue anónimo, pero a los participantes se les ofrecieron detalles de organizaciones locales de apoyo relacionadas con el VIH e información de cómo podían efectuar una prueba de detección.

Los investigadores procuraron buscar la implicación de organizaciones africanas de base comunitaria a lo largo del proceso de diseño, desarrollo e implementación del estudio. Se realizó la formación de personas africanas para actuar como trabajadores de campo y captar participantes para el estudio en locales sociales y comerciales, como bares, clubes, facultades, iglesias, tiendas, barberías/peluquerías y locales comunitarios.

Los hombres supusieron algo más de la mitad (52%) de la muestra y, aunque las personas provinieron de 36 países africanos distintos, la mayoría de los hombres provenía de África Oriental (principalmente Uganda y Zimbabue). La mediana de tiempo desde la llegada al Reino Unido fue de cuatro años y el 79% había completado la educación secundaria o tenía un título universitario.

Un porcentaje superior de hombres (49%) que de mujeres (39%) estaba empleado, aunque las mujeres (36%) fueron más propensas que los hombres (30%) a declarar estar estudiando a tiempo total o parcial.

Las mujeres también fueron más propensas a ser solteras que los hombres (41% frente a 36%). De entre las personas casadas, un 26% tenía una pareja viviendo fuera del país.

VIH y riesgo de salud sexual

La mayoría de las mujeres (70%) y de los hombres (59%) declaró no haber tenido nuevas parejas sexuales en los últimos doce meses. Sin embargo, la quinta parte de los hombres y el 8% de las mujeres declararon más de dos parejas recientes. El grupo de investigadores también encontró que aproximadamente el 5% de los hombres y las mujeres había tenido una pareja sexual del mismo sexo en el año anterior.

El 21% de los hombres y el 22% de las mujeres declararon haber tenido alguna vez una infección de transmisión sexual.

Algo más del 50% de los hombres y el 43% de las mujeres declararon que habían realizado una prueba del VIH, y el 6% de los hombres y el 7% de las mujeres afirmaron que habían dado positivo al VIH. Además, el 6% de los hombres y el 9% de las mujeres expresaron que pensaban que tenían el VIH.

Prueba del VIH

En general, el 74% de los hombres y el 76% de las mujeres proporcionaron una muestra de fluidos orales para realizar la prueba del VIH. El equipo de investigadores descubrió que las personas que alguna vez habían tenido una infección de transmisión sexual fueron significativamente más propensas a haber accedido a proporcionar dicha muestra (78% frente a 70%, p=0,001).

La prevalencia del VIH fue del 14% (13% de hombres y 15% de mujeres). El análisis multivariable reveló a los investigadores que la prevalencia del VIH en las mujeres estuvo significativamente relacionada con la región de nacimiento (África del Sur y Central; p=0,02), la mayor edad (p<0,001), el estado marital (menor riesgo en el caso de personas casadas con pareja en el Reino Unido; p<0,001) y haber tenido una infección de transmisión sexual (p=0,01).

La prevalencia del VIH en los hombres estuvo relacionada con la región de nacimiento (África del Sur, Central y Oriental; p=0,001), haber tenido alguna vez una infección de transmisión sexual (p=0,001) y haber sido inscrito para el estudio en un pub, restaurante, bar o club nocturno (p=0,002).

De las 141 personas que dieron positivo en la prueba del VIH, 93 (66%) no eran conscientes de tener la infección. La prevalencia de infección por el VIH diagnosticada en toda la muestra de estudio fue del 5%, siendo la prevalencia del VIH sin diagnosticar del 9%.

“Nuestro estudio confirma la existencia de una prevalencia relativamente alta del VIH entre las personas africanas de raza negra, muchas de las cuales han migrado de zonas de alta prevalencia en el África subsahariana y aún no son conscientes de su estado serológico al VIH”, concluye el grupo de investigadores, el cual añade que “nuestros hallazgos indican que los actuales esfuerzos para promover la realización de la prueba del VIH y aumentar la conciencia respecto al estado serológico al VIH entre personas africanas de raza negra que viven en el Reino Unido deberían reforzarse más, y que se debe continuar con los programas educativos culturalmente adecuados para promocionar las estrategias de reducción de riesgo”.

Referencia: Sadler KE, et al. Sexual behaviour and HIV infection in black-Africans in England: results from the Mayisha II survey of sexual attitudes and lifestyles. Sex Transm Infect 83: 523 – 529, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD