Se estabiliza la transmisión de VIH resistente a fármacos en Europa

Michael Carter

La transmisión de cepas de VIH resistente a fármacos en Europa se ha estabilizado, e incluso ha descendido en algunos casos, según informa un equipo internacional de investigadores en la edición del 15 de noviembre de Journal of Infectious Diseases, ya disponible en su versión digital.

Se reunieron muestras sanguíneas de los pacientes recién diagnosticados de VIH entre 2002 y 2006 en 20 países europeos, más Israel.

Un análisis de estas muestras evidenció la existencia de un ligero descenso en la transmisión de VIH resistente a los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN). También puso de manifiesto que la resistencia a los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN) alcanzó un máximo en 2004 antes de descender, y que la transmisión de virus resistentes a los inhibidores de la proteasa (IP) disminuyó de forma significativa a lo largo del período de estudio.

Este patrón de descenso en la transmisión de virus resistentes coincidió con las tasas más bajas registradas de virus con resistencia entre los pacientes que seguían una terapia anti-VIH. En consecuencia, el equipo de investigadores escribe: “Esta concordancia resulta tranquilizadora e indica que las tendencias temporales que hemos observado en la transmisión de virus resistentes a fármacos son una consecuencia genuina de la mejora de la atención médica a los pacientes en tratamiento”.

El tratamiento anti-VIH moderno resulta tan eficaz que los pacientes que inician la terapia antirretroviral por primera vez y los que poseen un amplio historial de tratamiento cuentan con unas oportunidades excelentes de alcanzar y mantener una carga viral indetectable.

Sin embargo, la terapia con regímenes más antiguos no ofreció unos resultados tan impresionantes, lo que significa que una proporción de pacientes desarrolló un virus que era resistente al VIH y potencialmente transmisible a sus parejas.

Un equipo de investigadores del programa SPREAD decidió determinar la prevalencia, tendencia y factores de riesgo para la transmisión de virus resistentes a fármacos entre 2002 y 2006.

Su análisis se basó en muestras de sangre obtenidas de 2.793 pacientes recién diagnosticados de VIH. Estos pacientes fueron representativos demográficamente de las poblaciones más afectadas por el virus en Europa e Israel.

Estas muestras sanguíneas fueron sometidas a análisis genotípicos para determinar la presencia de virus resistentes a ITIN, ITINN e inhibidores de la proteasa.

La mayoría de los pacientes nacidos en Europa occidental eran hombres gays (60%), mientras que el 98% de los participantes en el estudio provenientes del África subsahariana eran heterosexuales.

Entre 2002 y 2006, la prevalencia general de la transmisión de virus resistentes fue del 8%. La resistencia a ITIN estuvo presente en el virus del 5% de los pacientes, mientras que en el 2% de los casos se observó resistencia a ITINN y en un 3%, a los inhibidores de la proteasa.

Cerca del 1% de los pacientes tenía virus con resistencia a dos familias de fármacos antirretrovirales, y en menos del 0,5% de los casos se detectaron virus con resistencia a tres familias.

El análisis estadístico mostró que hubo un pequeño descenso en la proporción de pacientes recién diagnosticados de virus transmitidos con resistencia a ITIN durante el transcurso del estudio. El número de pacientes con virus resistentes a ITINN alcanzó el máximo en 2004, pero descendió de forma significativa posteriormente (p= 0,02). El equipo de investigadores también observó que, entre 2002 y 2006, el número de pacientes recién diagnosticados con virus resistentes a inhibidores de la proteasa disminuyó de forma significativa (p= 0,04).

El subtipo B del VIH fue la cepa más prevalente del virus (67%), seguido por el subtipo A (10%) y el C (7%).

No fue una sorpresa que los hombres gays resultaran ser el grupo con mayor probabilidad de estar infectado por el subtipo B (p <0,001); este subtipo, asimismo, fue significativamente más prevalente entre los infectados por VIH en Europa occidental ó EE UU (p <0,001).

Además, los hombres gays con el subtipo B del VIH fueron el grupo más propenso a que el virus transmitido presentara resistencia a fármacos (p <0,001). El equipo de investigadores atribuye este hallazgo al mayor historial de uso de terapia antirretroviral en este grupo de pacientes.

“Los datos representativos ofrecen pruebas de una tendencia estabilizada en el tiempo referente a la transmisión general de virus resistentes en Europa”, comentan los autores.

Y concluyen: “Se ha comprobado que la prevalencia de la resistencia transmitida general entre los pacientes recién diagnosticados de la infección por VIH tipo 1 [VIH-1] en Europa se estabilizó algo por debajo del 10% (…) La transmisión de resistencia a ITIN también parece estar estabilizándose, mientras que la resistencia transmitida a ITINN y los inhibidores de la proteasa disminuyó con el tiempo. La infección por el subtipo B constituyó el factor de predicción más sólido de la transmisión de virus resistentes”.

Merece la pena destacar que el análisis de los investigadores se interrumpió en 2006. Desde entonces, han aparecido varios fármacos antirretrovirales nuevos, lo que significa que incluso el paciente con mayor experiencia en tratamientos tiene la posibilidad de suprimir la carga viral a niveles indetectables. Es probable que esto reduzca la transmisión de virus resistentes, y también del propio VIH.

Referencia: Vercauteren J, et al. Transmission of drug-resistant HIV-1 is stabilizing in Europe. J Infect Dis 200 (online edition), 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD