VI Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida: Quinto boletín

Durante la semana de la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), que este año se celebra en Roma (Italia), NAM ofrecerá un boletín especial diario con un resumen de las noticias más destacadas.

Viernes, 22 de julio de 2011

Nuevo fármaco: Resultados prometedores de lersivirina

Lersivirina, un fármaco en fase de investigación que pertenece a la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN), mostró la misma potencia virológica que efavirenz (Sustiva®) en un ensayo clínico de fase IIb.

En el estudio participaron 195 pacientes que iniciaban el tratamiento anti-VIH por primera vez, procedentes de Europa, América, Australia y Sudáfrica. Las personas fueron distribuidas de forma aleatoria para tomar lersivirina o efavirenz (otro fármaco de la familia de antirretrovirales conocida como ITINN), junto con FTC/tenofovir (Truvada®).

En el ensayo se probaron las dosis de 500 y 750mg de lersivirina (en una única toma diaria).

Tras un año de tratamiento, el 79% de las participantes tratados con lersivirina presentaban una carga viral indetectable, en comparación con el 89% de los pacientes que tomaron efavirenz. Esta diferencia no fue estadísticamente significativa.

Los aumentos del recuento de CD4 fueron buenos, con independencia de qué ITINN tomaron los participantes.

Sin embargo, lersivirina no pareció funcionar tan bien en personas con una carga viral elevada (superior a 100.000 copias/mL al inicio del estudio).

Al llevar a cabo un análisis más detallado, se comprobó que la mayoría de los fracasos del tratamiento en este grupo se produjeron en Sudáfrica, pero no está claro si este hecho fue debido a un mal nivel de adhesión o a otros factores.

Las tasas de efectos secundarios de tipo neuropsiquiátrico fueron menores entre las personas que tomaron lersivirina. No obstante, se registraron casos de náuseas con más frecuencia en este grupo.

Ya está prevista la realización de ensayos de fase III para analizar la seguridad y la eficacia de lersivirina.

Transmisión del VIH: Anticonceptivos hormonales

El uso de anticonceptivos hormonales aumenta el riesgo de que una mujer se infecte por VIH, o transmita el virus, según se extrae de los resultados de un estudio internacional.

El ensayo se efectuó en el África subsahariana y contó con la participación de un total de 3.790 parejas serodiscordantes (en que un miembro tiene VIH y el otro no).

Dentro del grupo de mujeres que no tenían el virus en el momento de inscribirse en el estudio, la incidencia de VIH fue casi dos veces superior entre las que utilizaban anticonceptivos hormonales en comparación con la observada entre las que no emplearon este método para el control de la natalidad.

De igual modo, se comprobó que el uso de anticonceptivos hormonales supuso un riesgo casi dos veces más elevado de que una mujer con VIH transmitiera el virus a su pareja masculina.

La investigadora Renee Heffron recomendó que las mujeres y las parejas reciban asesoramiento acerca de los riesgos de infección por VIH y se les informe de la importancia de prevenir el virus a la hora de elegir de un método anticonceptivo. También propone que se aconseje el uso del preservativo junto con los anticonceptivos hormonales.

Reasignación de tareas en la atención del VIH: Servicios dirigidos por el personal de enfermería

La terapia antirretroviral puede administrarse de forma eficaz a través de un servicio basado en el personal de enfermería, según evidencian estudios realizados en Malaui y Sudáfrica.

El estudio sudafricano dejó patente que el personal de enfermería era capaz de manejar de manera efectiva los pacientes que ya estaban recibiendo una terapia antirretroviral estable.

Por su parte, el ensayo de Malaui mostró que los resultados clínicos de los pacientes tratados por el personal de enfermería fueron, como mínimo, igual de buenos que los de los atendidos por el personal médico.

Sin embargo, algunos participantes en la conferencia de Roma hicieron hincapié en que era importante no sobrecargar de trabajo al personal de enfermería. También se destacó la relevancia de que estos trabajadores recibieran la formación y el apoyo adecuados.

Vacunas: La investigación se aproxima a descubrir qué es lo que funciona

Los investigadores han estado trabajando en el desarrollo de una vacuna contra el VIH desde que se identificó por primera vez el virus, hace casi 30 años. Sin embargo, esta tarea ha resultado ser enormemente problemática. Esta dificultad se debe, en gran parte, a que el VIH muta con gran rapidez y facilidad, por lo que ni el sistema inmunitario puede montar una respuesta efectiva frente al virus por sí mismo, ni tampoco se ha conseguido inducirla mediante una vacuna convencional. Aún no ha sido posible desarrollar una vacuna eficaz contra un virus que cambia de forma tan constante como el VIH.

No obstante, en un simposio celebrado ayer durante la Conferencia de Roma, se informó de cómo los investigadores se están acercando poco a poco al desarrollo de una vacuna eficaz.

En los últimos 15 años, sólo ha habido tres grandes estudios que probaron una vacuna contra el VIH en humanos. Los dos primeros no tuvieron éxito y, para gran sorpresa general, en el año 2009 un tercer ensayo presentó algunos resultados prometedores.

Los hallazgos de este estudio sirvieron para renovar los esfuerzos encaminados a conseguir una vacuna, aunque todavía no está del todo claro de qué modo la candidata generó la respuesta inmunitaria observada. Por este motivo, no se realizarán ensayos de eficacia de gran tamaño hasta que se tenga la seguridad de que la candidata a probar resulta prometedora.

En la actualidad, están en marcha unos 50 ensayos en los que se examinan 42 tipos diferentes de vacunas en todo el mundo, pero muchos de ellos se encuentran en fases muy tempranas. Recientemente, los resultados más prometedores se han producido en estudios con animales. Con todo, hay que recordar que, cuando algunas candidatas eficaces en monos fueron probadas más tarde en seres humanos, no tuvieron éxito (como ocurrió, por ejemplo, en el ensayo STEP).

En un estudio que probó una vacuna en monos, se comprobó que, a pesar de que los animales se infectaron por el VIS (el equivalente al VIH en estos animales), la mitad de ellos desarrolló una infección con unas cantidades de virus no detectables. Si se pudiera trasladar esto a las personas, constituiría una ‘vacuna cura’. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer para desarrollar este concepto.

Los investigadores están analizando nuevos tipos de vacunas, incluyendo unas que contienen pequeños fragmentos de ADN, que posteriormente se replican, de manera que es el propio organismo el que produce la vacuna. Otras estrategias, basadas en el uso de un tipo de anticuerpo denominado ‘anticuerpo ampliamente neutralizante’, resultan prometedoras, pero están demostrando ser muy difíciles de desarrollar.

Se están llevando a cabo importantes avances, pero todavía no hay indicios de que se vaya a poder desarrollar una vacuna eficaz a corto plazo.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD