Se requieren intervenciones motivacionales y sobre el comportamiento para reducir el riesgo sexual en personas con VIH

Michael Carter

Existe una "parquedad" de estudios que examinan la reducción de riesgo sexual entre las personas diagnosticadas de VIH, según un grupo de investigadores estadounidenses.

En un meta-análisis publicado en la edición del 15 de abril del Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, el grupo de investigadores que lo realizó sólo fue capaz de identificar quince ensayos de reparto aleatorio con control en los que se examinaran intervenciones para aumentar el uso del condón en personas con VIH o reducir el número de sus parejas sexuales. Los autores contrastan este dato con el de "literalmente cientos de estudios realizados con poblaciones no infectadas".
 
Las intervenciones que proporcionaron componentes motivacionales y de formación de habilidades fueron las más exitosas, y el grupo de investigadores señaló que aunque estos estudios sugieren que fue posible aumentar el uso del condón entre las personas con VIH, fue más difícil reducir el número de parejas sexuales.
 
Gracias a la potente terapia antirretroviral, las personas con VIH actualmente pueden esperar disfrutar de una vida larga y saludable. Esto significa que las personas con VIH serán, en potencia, sexualmente activas durante décadas y tendrán que realizar cambios a largo plazo en su comportamiento sexual si quieren evitar el riesgo de transmitir el VIH a otras personas.
 
Algunos estudios han descubierto que el ser diagnosticado de VIH aumenta el uso del condón y que la mayoría de las personas con VIH no expone a otras personas al riesgo de infección por VIH durante el sexo. Las estrategias de reducción de riesgo han sido orientadas a personas con VIH con resultados dispares y, por consiguiente, el grupo de investigadores de Estados Unidos realizó una revisión de todos los ensayos de reparto aleatorio con control disponibles analizando los esfuerzos realizados por personas con VIH para aumentar el uso del condón o reducir el número de parejas sexuales.
 
Los autores identificaron un total de quince estudios de ese tipo entre 1993 y 2004, once de ellos sólo incluyeron a personas con VIH, mientras que en los cuatro restantes abarcaron principalmente personas sin el virus, pero incluyeron a algunas personas diagnosticadas de VIH. Los estudios incluyeron a 3.234 personas, la mayoría de las cuales (64%) eran hombres, aproximadamente la mitad eran de origen afroamericano y la edad media fue de 35 años. Todos los estudios excepto uno fueron realizados en Estados Unidos, siete contaron con poblaciones de hombres gay y los usuarios de drogas inyectables fueron incluidos en doce estudios.
 
El seguimiento inicial se produjo a lo largo de una mediana de diecinueve semanas tras la intervención de reducción de riesgo del VIH. Se proporcionó información sobre el VIH en todos los estudios, 13 de los cuales también contaron con componentes motivacionales como apoyo social y doce proporcionaron formación en habilidades de comportamiento, como por ejemplo sobre el uso del condón.
 
Se observó que las intervenciones condujeron a un aumento significativo del nivel de uso del condón (p<0,001) en la práctica de sexo anal, oral o vaginal. Sin embargo, no se observaron indicios de que las intervenciones motivacionales o sobre el comportamiento tuvieran algún efecto sobre el número de parejas sexuales que tuvieron las personas con VIH.
 
A continuación, los investigadores analizaron las características relacionadas con las intervenciones que aumentaron el uso de condón. Descubrieron que las intervenciones eran más exitosas si implicaban a personas más jóvenes en lugar de mayores. También descubrieron que el número de hombres gay implicados en una intervención tenía un efecto sobre su éxito. Las intervenciones con el menor número de hombres gay fueron las más exitosas y las intervenciones que incluyeron una población compuesta enteramente por hombres gay no aumentaron de forma significativa el uso de condón. El grupo de investigadores también estableció que las intervenciones necesitan incluir elementos informativos, motivacionales y sobre comportamiento a fin de aumentar el uso del condón.
 
En el comentario sobre sus descubrimientos, el grupo de investigadores señaló que a pesar de que su meta-análisis demostró que las intervenciones que cuentan con hombres gay fueron menos exitosas a la hora de aumentar el uso del condón, existen claros indicios de que "las intervenciones que tienen un fuerte componente de formación en habilidades" pueden alcanzar "reducciones notables" del riesgo sexual que asumen los hombres gay.
 
El grupo de investigadores plantea la hipótesis de que las intervenciones tienen más éxito en poblaciones más jóvenes porque "las muestras mayores pueden tener relaciones de mayor duración… un factor que se sabe aumenta la resistencia al cambio".
 
Referencia: Johnson BT et al. Sexual risk reduction for persons living with HIV: research synthesis of randomised controlled trials, 1993 – 2004. J Acquir Immune Defic Syndr 41: 642 – 650, 2006.
 
Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD