Un programa de estimulación en el hogar muestra un impacto positivo en el desarrollo neurológico de niños infectados por VIH

Lesley Odendal

La participación en un programa básico de estimulación en el hogar puede conducir a mejoras tanto en el desarrollo motor como cognitivo de los niños con VIH de menos de 30 meses, según los hallazgos de un estudio presentados en la IV Conferencia Sudafricana sobre el Sida, celebrada a principios de abril en la ciudad de Durban.

Los resultados de este trabajo también respaldan la inclusión del examen y manejo del desarrollo de todos los niños infectados por VIH, especialmente de los que vivan en países en vías de desarrollo que carezcan de un acceso fácil a la terapia antirretroviral (TARV).

La doctora Joanne Potterton, de la Universidad de Witwatersrand, llevó a cabo, junto con un equipo de colaboradores, un ensayo de distribución aleatoria con control para medir el impacto del programa doméstico de estimulación sobre el estado de desarrollo neuronal en niños con VIH.

El virus de la inmunodeficiencia humana tiene un carácter neurotrópico (es decir, es un virus capaz de afectar las células nerviosas) y, en consecuencia, puede tener un efecto negativo sobre el desarrollo del sistema nervioso central. Hay muchas cuestiones respecto a la progresión natural y mecanismos patogénicos de las enfermedades del sistema nervioso central relacionadas con el VIH en niños.

Los niños afectados presentan, inicialmente, un retraso del desarrollo, una incapacidad para superar los hitos establecidos de desarrollo y un deterioro de las capacidades intelectuales. Aunque el VIH afecta a todas las facetas del desarrollo neuronal, los niños pueden presentar cuadriparesia espástica (una rigidez espástica de las extremidades que, a menudo, viene acompañada por una dificultad para deglutir y convulsiones), posturas distónicas [movimientos anómalos o ‘bloqueados’] y regresión de los hitos motores a medida que progresa la enfermedad.

Entender el impacto del VIH sobre el desarrollo es algo crucial, dado que las necesidades de rehabilitación de los niños seropositivos que siguen la terapia antirretroviral aumentarán a medida que las manifestaciones crónicas de la infección por el virus se hagan más evidentes.

Para este estudio, se inscribieron 122 niños con VIH de una clínica pediátrica del VIH en el Hospital Chris Hani Baragwanath de Soweto (Sudáfrica).

Tras realizar una distribución aleatoria, los niños en el grupo de control siguieron recibiendo todos los servicios estándar en la clínica, mientras que los asignados al grupo experimental se acogieron a un programa de estimulación en el hogar además de los servicios habituales.

El objetivo del programa doméstico era optimizar el potencial funcional de los niños y estimular la realización de unas actividades adecuadas a su edad y unos patrones de movimiento normales. Todos los niños fueron revisados en sus visitas clínicas rutinarias cada tres meses. Se reunió información demográfica al inicio del estudio, y en cada visita se midió la altura, el peso y la circunferencia craneal de los participantes. El programa en el hogar fue actualizado en cada visita.

El estado de desarrollo de los niños se valoró empleando las Escalas Bayley de Desarrollo Infantil II, con una valoración tipo ‘ciego’ al inicio, a los seis y a los 12 meses. Esto incluyó medir los cambios del estado de desarrollo cognitivo (MDI) y motor (PDI) con el tiempo.

En el caso de MDI, el cambio producido en el tiempo fue significativamente mayor en el grupo experimental en comparación con el de control (p= 0,01). Aunque se produjeron mejoras en ambos grupos con el tiempo, éstas fueron significativamente mayores en el grupo experimental que en el de control (p= 0,02).

Los niños de más edad, en el grupo experimental y de hogares con mayores ingresos fueron más propensos a mostrar una mejora en los valores de MDI en el período de un año. Las mejoras en PDI en un año fueron más probables en niños de mayor edad, en el grupo experimental y recibiendo tratamiento antirretroviral.

Los resultados del estudio sugieren que la TARV puede tener un impacto positivo sobre el desarrollo motor.

Las puntuaciones de desarrollo basales fueron extremadamente bajas tanto para MDI como PDI. La pobreza, la desnutrición y la falta de acceso a la terapia anti-VIH pudieron haber contribuido a estos valores tan bajos. Aunque los niños en el grupo experimental mejoraron por el uso del programa básico doméstico, siguieron retrasados y necesitan más seguimiento a largo plazo, según el estudio.

Si bien los hallazgos de este ensayo tienen implicaciones positivas sobre el desarrollo neuronal de los niños con VIH, el estudio también evidencia que, en Sudáfrica, estos niños corren el riesgo de sufrir un grave retraso cognitivo y motor. Aunque la participación en un programa básico de estimulación en el hogar condujo a mejoras en ambos aspectos, los resultados de este estudio, además, respaldan la inclusión de la evaluación del desarrollo y manejo a largo plazo de todos los niños infectados por el virus, especialmente aquéllos que viven en países en vías de desarrollo que no cuentan con un acceso fácil a la terapia antirretroviral.

Referencia: Potterton  J. The Effect of a home stimulation programme on the neurodevelopmental status of children infected with HIV in Soweto, South Africa. Fourth South African AIDS Conference, Durban, South Africa, abstract 450, April 2009

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD