Efavirenz, Kaletra® y atazanavir potenciado reducen los niveles de un importante fármaco contra la malaria

Michael Carter

Los niveles de atovacuona/proguanil (una combinación de fármacos empleada en la profilaxis contra la malaria) disminuyen en los pacientes que toman diversos medicamentos anti-VIH de primera línea, según informó un equipo de investigadores holandeses en la edición digital de la revista AIDS.

Las personas con VIH que viajan a países donde la malaria es endémica suelen tomar atovacuona/proguanil como profilaxis para esta enfermedad. Estos dos fármacos se administran en un comprimido de dosis fija comercializado como Malarona®, y su uso está recomendado como una opción en zonas donde la resistencia a la cloroquina está muy extendida (gran parte del África subsahariana, el sudeste de Asia y las regiones palúdicas de América Latina).

En el resumen de las características de atovacuona/proguanil se incluye la posible interacción con el inhibidor de la proteasa Kaletra® (lopinavir/ritonavir), que resultaría en una disminución de los niveles del primer fármaco.

Se ha planteado la hipótesis de que esto es debido al hecho de que tanto Kaletra® como atovacuona inducen un mayor grado de glucuronidación al ser procesados por el organismo.

También pueden darse unos menores niveles de atovacuona/proguanil en pacientes que toman otros fármacos antirretrovirales. Esto se debe a que otros inhibidores de la proteasa y fármacos de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido [ITINN], como efavirenz (Sustiva®, y también en la pastilla combinada Atripla®), pueden inducir asimismo un mayor grado de glucuronidación.

Para entender mejor la posible interacción entre los inhibidores de la proteasa potenciados, los ITINN y atovacuona/proguanil, el equipo de investigadores holandeses llevó a cabo un estudio con 58 pacientes con VIH (que estaban tomando una terapia antirretroviral) y 18 voluntarios no infectados por el virus.

Los pacientes con VIH recibían una terapia antirretroviral que incluía Kaletra®, atazanavir potenciado con ritonavir (Reyataz®) o efavirenz, todos ellos en su dosificación estándar.

Tanto los participantes con VIH como los controles sin el virus fueron tratados con una dosis única de 250/100 mL de atovacuona/proguanil, que fue tomada con el desayuno. Se hizo un seguimiento de los niveles de esta combinación farmacológica a intervalos regulares a lo largo de las 168 horas siguientes.

En comparación con los participantes controles, las concentraciones en plasma de atovacuona fueron significativamente más bajas en el caso de los pacientes con VIH que tomaban efavirenz o Kaletra®, y fueron ligeramente menores entre las personas tratadas con atazanavir potenciado.

Las concentraciones de atovacuona fueron un 75% más bajas en los pacientes que recibían efavirenz o Kaletra® en comparación con los controles, y fueron un 46% menores en el caso de los pacientes que tomaban atazanavir potenciado.

Las concentraciones pico del fármaco fueron entre un 44 y un 49% más bajas en los pacientes que recibían fármacos antirretrovirales.

Las concentraciones de proguanil en plasma también fueron un poco menores para todos los grupos de pacientes con VIH: el nivel del fármaco se redujo entre un 38 y un 43%.

Sin embargo, no está clara qué implicación clínica pueden tener estos hallazgos.

"A pesar de la menor exposición a atovacuona/proguanil en plasma observada en nuestro estudio, hasta la fecha no se han publicado informes clínicos que describan un fracaso de la profilaxis química con esta combinación de fármacos en los viajeros con VIH tratados con inhibidores de la proteasa potenciados por ritonavir o  ITINN", comenta el equipo de investigadores.

Los autores también señalan que no se ha determinado cuál es el nivel mínimo de atovacuona que protege frente a la malaria, lo que significa que "resulta difícil evaluar la relevancia clínica precisa de las menores concentraciones en plasma de este fármaco.

Como, en su estudio, los niveles de atovacuona/proguanil fueron significativamente distintos entre los pacientes con VIH y los controles sin el virus, el equipo de investigadores recomienda que los médicos estén "alerta ante posibles fracasos de la profilaxis con esta combinación farmacológica".

Por otra parte, los responsables del estudio sugieren que se haga hincapié en la adhesión a los viajeros con VIH que tomen estos fármacos: "Se trata de una ingestión diaria de forma estricta durante la comida principal. Además, se debería considerar la posibilidad de aumentar la dosis de atovacuona/proguanil en el caso de los pacientes tratados con efavirenz o lopinavir/ritonavir".

Referencia: Van Luin M, et al. Lower atovaquone/proguanil concentrations in patients taking efavirenz, lopinavir/ritonavir or atazanavir/ritonavir. AIDS (online edition) DOI:10.1097/QAD.0b013e3283381929, 2010.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD