Cambios en sistema inmunitario poco después de infección por VIH revelan quién puede beneficiarse de tratamiento temprano

Michael Carter

Poco después de producirse la infección por VIH se dan unos cambios sutiles en el sistema inmunitario que tienen repercusiones sobre el pronóstico a largo plazo del paciente, según informa un equipo de investigadores de las Fuerzas Armadas de EE UU en la edición del 15 de enero de Journal of Infectious Diseases.

Asimismo, se comprobó que el nivel de carga viral asociada a las células supuso un marcador de pronóstico importante.  

"Las alteraciones inmunitarias (…) tienen lugar al comienzo de la infección por VIH y se observan incluso en pacientes con recuentos de células CD4 relativamente preservados", escriben los investigadores, que también señalan: "La magnitud de estas alteraciones están correlacionadas con la progresión [de la infección]".

Tradicionalmente, la infección por VIH se considera una enfermedad lenta y progresiva. Sin embargo, su velocidad de evolución puede variar de una persona a otra.

El recuento de células CD4 y el nivel de carga viral son las principales medidas empleadas para decidir el momento adecuado para empezar el tratamiento anti-VIH. La mayoría de las directrices recomiendan que la terapia se inicie cuando el recuento de CD4 del paciente esté en torno a 350 células/mm3.

No obstante, todavía siguen existiendo incertidumbres acerca del mejor momento para comenzar la terapia antirretroviral, por lo que la identificación de los pacientes con más probabilidades de beneficiarse de un inicio más temprano del tratamiento podría ayudar a reducir los niveles de morbimortalidad relacionada con el VIH.

Poco después de producirse la infección, el VIH provoca la destrucción masiva de células de memoria CD4 y CD8. Los investigadores decidieron comprobar si existía una relación entre los niveles de estas células poco después de la infección por VIH y la progresión a sida o muerte. Por otra parte, se evaluó la influencia sobre los resultados de la activación inmunitaria, los niveles de células naïve CD4 y CD8 y los niveles de carga viral asociada a células.

La población de estudio incluyó a 466 personas del personal de las Fuerzas Armadas de EE UU y, en todos los casos, se sabía la fecha aproximada del momento de la seroconversión al VIH. El ensayo utilizó muestras almacenadas de sangre, y la media del período de tiempo entre el momento calculado de seroconversión y la toma de dichas muestras fue de 225 días.

Los participantes tenían una mediana de edad de 26 años (rango: 18 a 53), la mayoría eran hombres (94%), y tenían un origen étnico diverso (50% de etnia blanca, 39% de origen afroamericano, un 6% de origen hispano y el 5% de otras etnias).

En ese momento, la mediana en el recuento de CD4 fue de 552 células/mm3 y la mediana de la carga viral de 4,2log10. La mediana del tiempo de seguimiento fue de cuatro años, período durante el cual 135 personas desarrollaron una enfermedad definitoria de sida o fallecieron.

El equipo de investigadores no encontró ninguna relación entre la progresión de la infección y el número o porcentaje de células de memoria CD4 y CD8.

Sin embargo, se descubrió que había otros parámetros que estaban fuertemente relacionados con la progresión de la infección.

Los pacientes que tenían niveles más altos de células CD8 naïve fueron desde el punto de vista significativo menos propensos a progresar a sida o morir, incluso teniendo en cuenta el recuento de células CD4 (p= 0,03). "Estos datos coinciden con los hallazgos en la infección crónica y sugieren que las personas capaces de mantener los niveles de células naïve después de la primeras etapas de la infección presentan un menor riesgo de desarrollar sida", comentan los investigadores.

La supervivencia de las células CD8 de memoria (evaluada mediante el seguimiento der un marcador llamado CD127) también evidenció estar relacionada con un mejor pronóstico (p <0,003).

Asimismo, se evaluó la influencia de la activación inmunitaria en la progresión de la infección. Se hizo mediante el monitoreo del marcador Ki-67 en las células CD4 y CD8. Los pacientes con los niveles más altos de este marcador tanto en las células CD4 (p= 0,009) como en las CD8 (p= 0,037) tuvieron un riesgo significativamente mayor de desarrollar sida o morir. "Los primeros niveles de activación inmunitaria pueden sentar las bases para la futura infección", comentan los autores.

La mayoría de las células infectadas por el VIH durante la etapa temprana de la infección mueren. No obstante, un reducido número de estas células sobreviven y portan el ADN del virus.

El equipo de investigadores realizó pruebas para ver si los niveles de VIH asociado a células tuvieron alguna repercusión sobre el pronóstico. Los pacientes con niveles más elevados de células que portaban el ADN del VIH en el período inmediatamente después de la seroconversión mostraron una progresión más rápida de la infección desde el punto de vista significativo. Esto siguió siendo así incluso después de ajustar para otros factores relacionados con el pronóstico, como el recuento de células CD4, la carga viral y la edad (p= 0,027).

"Llevamos a cabo una evaluación detallada de las células-T y de la carga viral asociada a células en una cohorte grande, bien caracterizada y con un seguimiento prolongado. El punto fuerte de este estudio es la evaluación exhaustiva de las células-T en los primeros momentos tras la seroconversión, con un gran número de criterios de medición ", indican los autores.

El equipo de investigadores recomienda que se evalúen los marcadores de proliferación del VIH y de activación inmunitaria, "para identificar a los pacientes con mayor riesgo de progresión [de la infección] y con más probabilidades de beneficiarse de una intervención terapéutica temprana".

El tratamiento anti-VIH puede tener un impacto positivo sobre los parámetros inmunitarios y virológicos evaluados en el estudio; en consecuencia, los responsables del mismo concluyen: "Nuestros datos respaldan indirectamente la estrategia del inicio temprano de la terapia".

Referencia: Ganesan A, et al. Immunologic and virologic events in early infection predict subsequent rate of progression. J Infect Dis 2009; 201 (online edition).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD