Las tasas más elevadas de VIH en HSH de etnia negra en EE UU podrían estar vinculadas con la actitud sobre la homosexualidad

Kelly Safreed-Harmon

La prevalencia más alta de actitudes negativas sobre la homosexualidad entre la población afroamericana que entre la de etnia blanca podría ayudar a explicar el motivo por el que, en EE UU, la epidemia de VIH ha afectado de forma desproporcionada a los hombres que practican sexo con hombres (HSH) de origen afroamericano.

Dos investigadores estadounidenses han propuesto esta relación a partir del análisis que realizaron del veterano sondeo anual de hogares de EE UU. El estudio puede consultarse en la publicación digital avanzada de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Los datos del estudio se extrajeron del Sondeo Social General (GSS, en sus siglas en inglés), una encuesta transversal periódica que, en 1973, empezó preguntando a los encuestados por sus perspectivas respecto a la actividad homosexual.

Los autores descubrieron que, a partir de la década de 1990, se produjo una gran divergencia entre la proporción de personas de etnia blanca y negra que pensaban que la homosexualidad era “siempre mala”. En 2008, el 72,3% de las personas negras mantenían esa idea (intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 65,2 – 78,5), mientras que sólo el 51,7% de las de etnia blanca lo pensaban (IC95%: 48,7 – 54,7).

Además, entre los encuestados que se identificaron a sí mismos como HSH en encuestas realizadas entre 1991 y 2008, el doble de personas de etnia negra expresaron su creencia de que la homosexualidad era “siempre mala”, en comparación con los de etnia blanca.

Al mismo tiempo, los HSH que pensaban que la homosexualidad era “algo siempre malo” fueron menos propensos que otros hombres que tiene sexo con hombres  a someterse a la prueba diagnóstica del VIH.

Estos hallazgos, considerados en su conjunto, plantean importantes cuestiones relativas al modo en que la homofobia puede aumentar de forma indirecta la vulnerabilidad de los hombres negros frente al VIH. Aunque las personas de dicha etnia suponen sólo el 13% de la población de EE UU, la cuarta parte de todos los HSH diagnosticados de VIH en 2007 eran de origen afroamericano.

Durante gran parte de las décadas de 1970 y 1980, aproximadamente tres cuartas partes de todas las personas encuestadas en el GSS pensaban que la homosexualidad era “algo siempre malo”. Durante la década de 1990, se observó un rápido descenso de estas actitudes negativas y, en 1996, sólo el 61,0% de los encuestados aún mantenían esa creencia (IC95%: 58,5 – 63,5).

Las personas de etnia negra han considerado la homosexualidad de forma más negativa que las de etnia blanca desde los primeros años [de la encuesta], pero la diferencia entre los dos grupos comenzó a ensancharse de forma constante a mediados de la década de 1990. Mientras que en 1990 se apreció una diferencia del 6,6% entre las proporciones de personas de etnia negra y blanca que desaprobaban la homosexualidad, este valor aumentó hasta llegar al 25,3% en 2004, y más adelante descendió ligeramente.

La encuesta del GSS es representativa a escala nacional y ha reunido información respecto a las actitudes y comportamientos de los adultos de EE UU desde 1972. El conjunto de datos provenientes de dicho sondeo analizado en este estudio incluyó a 30.837 participantes de etnia blanca y negra provenientes de 22 ciclos de encuesta, siendo el más reciente el de 2008.

Los investigadores estudiaron más a fondo la relación entre la etnia y las actitudes en lo que a la homosexualidad se refiere mediante la realización de varios análisis multivariables, en los cuales se tuvo en cuenta el año de la encuesta y las características demográficas.

Los participantes de etnia negra y los de sexo masculino fueron significativamente más propensos que los de etnia blanca y los de sexo femenino a considerar que la homosexualidad era algo que “siempre estaba mal”. Esta visión negativa también estuvo relacionada con otros factores demográficos, como tener una mayor edad, un menor nivel educativo y un bajo nivel de ingresos económicos.

A partir de 1991, la encuesta del GSS preguntó a un subgrupo de participantes respecto al sexo de sus parejas sexuales en los últimos cinco años. Entre los hombres que respondieron haber tenido parejas del mismo sexo, se observó, igualmente, una diferencia étnica en cuanto a las actitudes respecto a la homosexualidad: Alrededor del doble de HSH de etnia negra que de etnia blanca declararon que era “algo siempre malo” (57,1% frente a 26,8%; p= 0,003).

Si, como los resultados de este y otros estudios han sugerido, los HSH con actitudes negativas ante la homosexualidad son menos propensos a someterse a la prueba del VIH, entonces, la diferencia étnica en cuanto a las actitudes respecto a la homosexualidad puede tener implicaciones importantes en la prevención de este virus, ya que el hecho de recibir un diagnóstico positivo puede conducir a que las personas modifiquen los comportamientos que podrían suponer la transmisión del virus a terceros.

De todos modos, aún existen muchas incertidumbres en lo que se refiere a las dinámicas de la identidad étnica y sexual, de la adopción de riesgo sexuales, de la búsqueda de servicios sanitarios y de los resultados clínicos. En el año 2007, una revisión de la literatura científica concluyó que los HSH de etnia negra y blanca en EE UU no mostraban una diferencia significativa en cuanto a su historial de realización de pruebas del VIH o de los niveles de comportamientos sexuales de riesgo. Otros estudios han evidenciado que los HSH negros con VIH se enteran de que tienen el virus en una etapa más avanzada de la infección y que usan menos terapia antirretroviral que los HSH con VIH de etnia blanca.

En consecuencia, los hombres que practican sexo con hombres seropositivos y de origen afroamericano pueden tener una mayor capacidad de infección en general. Los autores del estudio aquí tratado señalan: “El hecho de que los HSH, al igual que los heterosexuales, elijan de forma preferente a parejas sexuales de la misma etnia magnífica todavía más el impacto a nivel poblacional de algo que, de otro modo, hubiera sido una relativamente pequeña diferencia en lo que a conducta se refiere”.

Referencia: Glick SN, et al. Persistence of racial differences in attitudes toward homosexuality in the United States. J Acquir Immune Defic Syndr, advance online publication, September 16, 2010. (Link to abstract and full text article here).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD