Médicos sudafricanos informan de trasplantes de riñón exitosos entre personas con VIH

Keith Alcorn

Un equipo de médicos de Sudáfrica afirma que ha llevado a cabo de forma segura cuatro trasplantes de riñón procedentes de donantes con VIH a pacientes también seropositivos que padecían una enfermedad renal en fase terminal.

Además, postula que el desarrollo de una base de donantes de personas con VIH serviría para ampliar el número de pacientes que podrían beneficiarse de los trasplantes de riñón en entornos con recursos limitados.

Los hallazgos, publicados hoy en New England Journal of Medicine, están firmados por médicos del hospital Grote Schuur, en Ciudad del Cabo.

Se trata del primer informe en el mundo que aborda el tema de la seguridad de trasplantar un riñón de un donante con VIH a otra persona que también tiene el virus. El resto de los informes sobre trasplantes renales en personas con VIH se refieren a donantes seronegativos.

La principal preocupación respecto al trasplante de riñón de un donante con VIH a otro paciente seropositivo es el posible riesgo de que se produzca una superinfección por una cepa o subtipo del virus que se traduzca en una progresión más rápida de la infección en la persona que recibe el órgano.

En los cuatro casos de los que se informa, todos los pacientes receptores tenían enfermedades renales terminales y su carga viral se había suprimido por debajo de 50 copias/mL gracias a la terapia antirretroviral. Asimismo, todos tenían recuentos de CD4 relativamente bajos, que estuvieron entre las 132 y las 288 células/mm3. Tres de ellos sufrieron una nefropatía relacionada con el VIH, mientras que otro presentó una enfermedad renal terminal relacionada con la hipertensión.

Los órganos procedían en su totalidad de dos donantes que habían fallecido por causas no especificadas, y que no habían recibido tratamiento anti-VIH. Ninguno de ellos tenía antecedentes de infecciones oportunistas o cáncer, y la biopsia no encontró ninguna prueba de enfermedad renal.

Los pacientes, tres hombres y una mujer, recibieron una terapia inmunosupresora para evitar el rechazo del órgano donado, y tras 12 meses, no se registró ningún caso de rechazo. En todos los casos, los receptores de trasplante disfrutaron de una buena función renal después del trasplante, sin necesidad de tener que someterse a diálisis.

Aunque 12 meses después del trasplante los recuentos de CD4 siguieron siendo inferiores a los niveles basales en el caso de tres de los cuatro pacientes (debido a la terapia inmunosupresora), todos los participantes mantuvieron una carga viral inferior a 50 copias/mL, lo que sugiere que cualquier virus que se hubiera podido haber transmitido junto con el riñón trasplantado no tuvo ningún efecto sobre el control de la infección.

Los autores indican que es necesario realizar más estudios para evaluar si determinadas características virales, como el subtipo del virus, influyen en el riesgo de rechazo del órgano o de progresión de la infección por VIH. También señalan que el uso de un inhibidor de la proteasa potenciado aumentaría las posibilidades de suprimir cualquier virus resistente a fármacos que se hubiera transmitido junto con el riñón.

Tres de los cuatro receptores del trasplante recibieron tratamientos antirretrovirales distintos tras la intervención, pasando de terapias basadas en inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN) a un régimen de lopinavir/ritonavir (Kaletra®) más tenofovir y 3TC.

"Los programas de trasplantes en entornos con recursos limitados no pueden ofrecer un reemplazo renal a todos los pacientes que lo necesitan. La admisión de personas con VIH aumentaría la reserva de donantes ", dicen los autores.

Por otra parte, afirman que los riñones provenientes de donantes fallecidos con infección por VIH podrían ser trasplantados a otras personas que tienen el virus si las biopsias demuestran que el órgano está sano, siempre que los receptores mantengan un buen nivel de adhesión al tratamiento antirretroviral, tengan una viremia indetectable y presenten indicios de reconstitución inmunitaria.

Referencia: Muller E, et al. Renal transplantation between HIV-positive donors and recipients. N Engl J Med . 2010; 362 (24): 2.336-2.337.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD