Anomalías en células anales e infección por cepas del VPH de alto riesgo, habituales entre personas con VIH en Australia

Michael Carter

Más de dos tercios de los pacientes con VIH participantes de una cohorte australiana presentaron anomalías en las células del ano y el 84% mostró una infección anal con cepas del virus del papiloma humano (VPH) que están asociadas con un alto riesgo de desarrollar cáncer anal, según los resultados de un estudio australiano publicado en la edición de abril de 2008 de Sexually Transmitted Infections. El equipo de investigadores descubrió que la infección por las cepas del VPH de alto riesgo estuvo relacionada con la presencia de células precancerosas de gran malignidad y de células precancerosas de una significación indeterminada, pero potencialmente también de gran malignidad.

El cáncer anal es una afección grave relacionada con unas tasas elevadas de morbimortalidad. Se cree que la prevalencia de cáncer anal entre los hombres gay es similar a la que había entre las mujeres antes de que se introdujera la prueba para determinar el cáncer cervical (aproximadamente 35 casos por cada 100.000 habitantes). Las mayores tasas de cáncer anal se han observado en personas con VIH (aunque en términos absolutos la afección sigue siendo rara en este grupo de pacientes).

Tanto el cáncer anal como el cervical han sido vinculados con la infección por determinadas cepas del VPH. Las pruebas de tinción de PAP (prueba de Papanicolau) se emplean de forma rutinaria para comprobar la presencia de cambios celulares potencialmente cancerosos en el cuello del útero. Sin embargo, se desconoce si dicho examen aplicado al caso del cáncer anal implica que el tratamiento tiene más probabilidades de funcionar y de aumentar las tasas de supervivencia.

En cualquier caso, se sabe que las primeras etapas del cáncer anal localizado son más propensas a responder al tratamiento que las más avanzadas y, en consecuencia, algunos médicos y activistas en tratamientos han sugerido que los hombres gay deberían ser sometidos a análisis similares a las pruebas de PAP para verificar la presencia de células anómalas en la zona anal.

Estudios realizados en EE UU han arrojado datos que sugieren que hasta el 93% de los hombres gay con VIH y el 14% de las mujeres seropositivas presentan células anómalas en el ano. Un equipo de investigadores de Melbourne y Sydney (Australia) decidió comprobar cuántos de sus pacientes seropositivos presentaban anomalías en las células anales y estaban infectados por cepas del VPH de alto riesgo.

El estudio contó con 126 pacientes de entre 18 y 60 años de edad (mediana: 45 años), la mayoría de los cuales (124, el 98%) eran hombres gay. Todos tenían un nivel de CD4 superior a 300 células/mm3, siendo la mediana de 545 células/mm3. Dos terceras partes de los pacientes tenían una carga viral indetectable. La cuarta parte de las personas había recibido previamente un diagnóstico de SIDA.

El 25% de los pacientes tenía un historial de tratamientos médicos o quirúrgicos en el ano y al 18% se le extirparon verrugas en la zona.

Se dispuso de los resultados de citologías anales para el caso de 113 pacientes y 85 (67%) mostraron células con algún tipo de anomalía. La mayoría de los pacientes (106, el 84%) tuvo una infección anal por una cepa de VPH considerada de alto riesgo y 79 (74%) de ellos tenían células anales anómalas.

Un total de 16 pacientes (el 13%) presentó células con cambios precancerosos de gran malignidad (lesión intraepitelial escamosa de gran malignidad) y todos mostraban una infección anal por cepas de alto riesgo del VPH. Además, 13 pacientes (el 10%) evidenciaron cambios celulares de significación indeterminada, pudiendo tratarse posiblemente de cambios de gran malignidad. El 92% de estas personas tenía cepas del VPH de alto riesgo.

No hubo relación entre la presencia de células anómalas en el ano y la edad, el recuento de células CD4 en el momento, la carga viral o la existencia previa de enfermedades definidoras de SIDA. Sin embargo, el haber recibido un tratamiento previo para las verrugas en la zona anal sí estuvo asociado con la presencia de células anómalas (p = 0,04).

El análisis estadístico reveló que los pacientes con cepas del VPH de alto riesgo fueron mucho más propensos a presentar células anales anómalas (cociente de probabilidades [CP]: 5,03; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,45 – 17,39) y cambios celulares de gran malignidad o potencialmente de gran malignidad (CP: 4,22; IC95%: 0,766 – 78,89), en comparación con aquéllos a los que no se detectó la presencia de cepas del VPH consideradas de alto riesgo.

Análisis posteriores demostraron la existencia de una relación estadísticamente significativa entre las cepas del VPH consideradas de alto riesgo y los cambios celulares precancerosos de gran malignidad o los cambios celulares potencialmente precancerosos en el ano (p = 0,029).

El equipo de investigadores indica: “La presencia de una citología anal anómala estuvo relacionada de forma significativa con una infección anal por tipos del VPH de alto riesgo.” Sin embargo, los expertos también añadieron: “Debería destacarse que la infección anal por un tipo del VPH de alto riesgo también fue habitual en las personas que no presentaron anomalías en el análisis citológico.”

Los autores sugieren que la implantación de programas de examen, similares a los empleados para la prevención del cáncer cervical, podría beneficiar a los pacientes con cambios anómalos en las células anales. No obstante, “antes de que se introduzcan tales programas, se necesita comprender mejor la etiología [historia natural] y el papel de la intervención en esta afección”, señalan.

A los pacientes inscritos en el estudio se les dio la posibilidad de inscribirse en un estudio para investigar una posible vacuna terapéutica frente a la cepa 16 del VPH (VPH-16), una de las consideradas de alto riesgo.

Referencia: Anderson J, et al. Abnormal anal cytology in high-risk human papilloma virus infection in HIV-infected Australians. Sex Trasm Infect , online edition, April 1st, 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD