La reciente condena por transmisión del VIH en Escocia sienta un precedente legal preocupante

Michael Carter

Un hombre con VIH de 41 años de edad ha sido condenado por un tribunal de Edimburgo (Escocia, Reino Unido) por conducta imprudente y culposa tras infectar por el virus a una pareja sexual femenina.

Se trata de la tercera condena por transmisión imprudente del VIH que tiene lugar en Escocia.

El varón también fue encontrado culpable de otros tres cargos por este delito al haber mantenido relaciones sexuales sin protección con otras tres mujeres, a pesar de que no se produjo la transmisión del VIH. Es la primera vez que, en Gran Bretaña, se condena a una persona por imprudencia sin que se haya transmitido el virus.

Los delitos tuvieron lugar entre enero de 2003 y diciembre de 2008. El hombre fue diagnosticado de VIH en 1994, pero no informó de que tenía el virus a las cuatro mujeres con las que mantuvo relaciones sexuales sin protección.

Una mujer de 28 años se infectó por VIH y fue diagnosticada cuando quedó embarazada. Tras recibir el diagnóstico, puso fin al embarazo. El hombre había mantenido una relación con esta mujer durante seis años, pero no le había dicho que había sido diagnosticado de VIH en 1994.

La sentencia ha sido aplazada para la preparación de informes. Mientras tanto, el hombre permanece bajo custodia.

El caso ha sentado un precedente legal en Escocia, ya que el varón también fue hallado culpable de otros tres cargos por mantener relaciones sexuales sin protección sin desvelar que tenía el VIH, a pesar de que no se produjo la transmisión del virus.

Aunque los expertos jurídicos reconocieron que estas acusaciones eran técnicamente posibles en el marco legal escocés referente a la conducta imprudente y culposa, se trata de la primera vez que se presentan dichos cargos.

"Sería algo alarmante que las acusaciones presentadas en este caso abrieran la puerta a futuros enjuiciamientos en casos donde no se hubiera producido ningún daño", declaró Roy Kilpatrick, de la organización HIV Scotland.

Deborah Jack, de NAT (National AIDS Trust), también expresó su preocupación: "Resulta del todo injusto elegir a las personas diagnosticadas de VIH para recibir un castigo por las relaciones sexuales sin protección. Todos tenemos que ser más prudentes y seguros, teniendo cuidado de nosotros mismos y de las personas con las que tenemos relaciones sexuales".

Al respecto, igualmente añadió: "La mayoría de las transmisiones del VIH parten de personas que nunca han realizado una prueba diagnóstica del virus".

Se calcula que hasta un tercio de las infecciones por este virus en el Reino Unido permanecen sin diagnosticar.

Por este motivo, se considera que la reducción en el número de infecciones no diagnosticadas en el país británico es fundamental para el control de la transmisión del VIH. Además, en ese país, la mayoría de las muertes relacionadas con el VIH que aún se producen se deben al diagnóstico tardío.

"Recomendamos que el ejecutivo escocés modifique la legislación para que las personas con VIH no puedan ser acusadas de conducta culposa e imprudente en los casos en que no se produce la transmisión del virus ", declaró Jack.

Inglaterra y Gales cuentan con un sistema jurídico distinto al escocés. Todas las condenas por transmisión imprudente del VIH en Inglaterra y Gales han tenido lugar debido a acusaciones por lesiones corporales graves. Las relaciones sexuales sin protección sin que se haya revelado el estado serológico al VIH no pueden ser enjuiciadas si no se produce la transmisión del virus.

Si deseas más información acerca de la transmisión del VIH y el derecho penal, puedes encontrarla aquí [en inglés].

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD