Un estudio califica a Luxemburgo como el país de Europa con mejores servicios de prevención y atención del VIH

Roger Pebody

Un estudio que valoró las políticas y servicios relacionados con el VIH en 29 países europeos ha subrayado las mejores prácticas y los ámbitos a mejorar, evidenciando las diferencias generalizadas que existen entre los países del viejo continente.

En general, los países calificados con la mejor respuesta al VIH fueron Luxemburgo, Malta, Suiza, Finlandia y Holanda. Por su parte, el Reino Unido ocupó el noveno puesto.

Los estados considerados con la peor respuesta fueron Rumanía, Grecia e Italia.

El estudio fue realizado por Health Consumer Powerhouse, un comité de expertos, con sede en Bruselas, que valoró la situación en los 27 países de la Unión Europea, junto con Suiza y Noruega.

La información para la mayoría de los indicadores se extrajo de entrevistas con expertos de los ministerios de salud, organismos nacionales y organizaciones no gubernamentales (ONG) de cada país, así como de un sondeo efectuado entre más de 800 pacientes y activistas. Sin embargo, en los casos en que se dispuso de estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o de un proyecto internacional como EuroHIV, se prefirió esa fuente de datos.

Los autores afirman que no sólo examinaron las políticas oficiales, sino también los resultados reales, utilizando con frecuencia la aportación de expertos y activistas en pacientes a modo de “verificación”.

Prevención

Los responsables del estudio consideraron la prevención como un área prioritaria y la valoraron en términos de la disponibilidad de servicios de:

  • Profilaxis post-exposición (PPE).
  • Reducción de daños para los usuarios de drogas inyectables.
  • Pruebas del VIH antenatales.
  • Pruebas rápidas.
  • Preservativos femeninos.
  • Educación sexual en las escuelas.
  • Reducción de daños en las prisiones.
  • Examen de las infecciones de transmisión sexual para personas con VIH.

Además, los países donde la prostitución fue legalizada y regulada recibieron una puntuación más alta que aquellos donde está criminalizada.

Los países con las mejores puntuaciones fueron Suiza, Finlandia, Luxemburgo, Alemania y Noruega.

Dos países con niveles muy elevados de prevalencia del VIH -Italia [0,4%] y Letonia [0,8%]- tuvieron una puntuación muy mala en prevención. Otros países con bajas calificaciones fueron Lituania, Rumanía, Hungría y Eslovenia.

Los servicios disponibles en el mayor número de países fueron la reducción de daños para usuarios de drogas y la educación sexual en las escuelas. No obstante, la mayoría de los países puntuaron muy bajo en términos de prostitución y disponibilidad de preservativos femeninos.

Acceso

Los indicadores de acceso al tratamiento y la atención médica incluyeron la disponibilidad de pruebas de resistencia a fármacos, tratamientos de la lipodistrofia y lavado de esperma. (No se valoró la disponibilidad de todos los fármacos antirretrovirales aprobados). También se reunieron datos sobre el acceso de los inmigrantes a los servicios sanitarios.

Además, el equipo de investigadores preguntó por el porcentaje de pacientes que iniciaron el tratamiento con retraso (cuando tenían un recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3), pero sólo se dispuso de esta información en unos pocos países. De igual modo, los autores afirman que les habría gustado reunir datos sobre la proporción de pacientes con VIH que cuentan con acceso a la terapia antirretroviral, pero no hubo un número suficiente de países que tuvieran datos fiables.

Teniendo en cuenta que el coste de hacer que estos servicios estén disponibles depende del número de personas a atender, puede ser relevante examinar, específicamente, a los 11 países con una prevalencia del VIH estimada por encima del 0,2%. En este grupo, los países con mejores puntuaciones fueron Luxemburgo, Reino Unido, Bélgica y Francia. Entre los de menor prevalencia, Eslovaquia y Malta también puntuaron alto.

Rumanía tuvo malas puntuaciones en todos los aspectos valorados. Otros países con malos resultados fueron Suecia, Hungría y Bulgaria.

Un aspecto de especial interés es si la atención médica disponible para los inmigrantes sin documentos y otros grupos de población marginados es equivalente a la que recibe el resto. Para este indicador, los países con mayor prevalencia que consiguieron buenas puntuaciones fueron Francia, Luxemburgo, Portugal y España. Entre los países que tuvieron una puntuación especialmente mala se cuentan Austria, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Alemania, Rumanía y Suecia.

Resultados

Se reunieron datos sobre diversos parámetros, incluyendo:

  • Proporción de pacientes con tuberculosis que dieron positivo al VIH.
  • Muertes debidas al sida.
  • Infecciones por VIH diagnosticadas en bebés recién nacidos.
  • Proporción de pacientes en tratamiento que presentan una carga viral indetectable.

Aunque muchos podrían considerar que el último indicador es uno de los más importantes, sólo un puñado de países disponía de datos disponibles al respecto. Además, los autores afirman que no se dispone de cálculos de esperanza de vida de personas con VIH en varios países, por lo que no pudieron incluirse.

Es importante señalar que varios de estos indicadores se ven muy influidos por la prevalencia subyacente de la infección por VIH en el país. Por ejemplo, el número de infecciones en bebés está en función de la prevalencia del virus y de la eficacia de las intervenciones preventivas.

Como resultado, todos los países que obtuvieron una puntuación más alta presentaban una prevalencia del VIH relativamente baja: Malta, Lituania, Eslovenia, Holanda, Eslovaquia y Hungría. Por otro lado, los países con peores puntuaciones tendieron a mostrar una mayor prevalencia: Italia, Francia, Portugal, Alemania y Estonia.

Participación y derechos

El estudio evaluó diversos aspectos, como por ejemplo:

  • La prevalencia percibida de la discriminación en ambientes domésticos, laborales, escolares y sanitarios.
  • La criminalización de la exposición y transmisión del VIH.
  • La existencia de una organización nacional para personas que viven con VIH.
  • Los existencia de “los tres” principios (cada país debería contar con un marco de trabajo para la acción, un organismo coordinador, y un sistema de seguimiento y evaluación referentes al VIH).

Entre los países que obtuvieron buenas puntuaciones en estos temas se contaron Luxemburgo, Letonia, Eslovenia, Francia e Irlanda.

La calificación de Grecia en esta categoría fue especialmente mala. Otros países con malos resultados fueron Chipre, Lituania, Portugal y Eslovaquia.

Por otra parte, diversos países que fueron juzgados positivamente en otros aspectos, puntuaron mal por contar con leyes que convertían la exposición sexual al VIH en un delito, o que trataban la transmisión del virus de forma diferente a cómo lo hacían con la transmisión de otras infecciones graves. Éste fue el caso, por ejemplo, de Suiza, Dinamarca y Alemania.

La mayoría de los países recibieron una mala calificación por discriminación en general, por existir rechazos de atención médica por parte del personal sanitario (por ejemplo dentistas y cirujanos), y por los derechos limitados para recibir atención médica en otros países europeos.

Valoración del Reino Unido

El proyecto situó al país británico en la novena plaza en total. Atendiendo únicamente a los países con mayor prevalencia, se halla en el tercer puesto (tras Luxemburgo y Suiza).

El Reino Unido obtuvo muy buenas puntuaciones en cuanto a acceso a la atención médica, y bastante buenas en lo referente a la prevención.

El país recibió malas calificaciones en cuanto a discriminación. Este aspecto no se juzgó atendiendo a la existencia de garantías legales, sino a la percepción de si se producían discriminaciones.

Además, el Reino Unido puntuó mal porque la educación sexual no forma parte obligatoria del plan de estudios (aunque el actual gobierno se ha propuesto cambiar esto).

El país británico también obtuvo una mala calificación en el examen médico periódico de personas con VIH en búsqueda de infecciones de transmisión sexual y hepatitis. Esto puede resultar sorprendente, ya que las directrices de salud sexual de la Asociación Británica del VIH (BHIVA, en sus siglas en inglés) afirman que, cada seis meses, debería realizarse un examen del historial sexual del paciente, una oferta anual de una revisión completa de la salud sexual, determinar la presencia de hepatitis al comenzar el tratamiento y, posteriormente, hacer un seguimiento anual de los pacientes con riesgos de exposición. Sin embargo, la autora principal del estudio -Beatriz Cebolla- declaró a aidsmap.com que la baja puntuación se debió a que la mayoría de los pacientes y los activistas encuestados manifestaron que, en la práctica, estas revisiones sólo se producen si el paciente toma la iniciativa.

Conclusión

Johan Hjertqvist, de Health Consumer Powerhouse, comentó: “Existe una falta general de liderazgo en el manejo del VIH. Resulta bastante alarmante el hecho de que ningún gobierno parece conocer el número real de habitantes con VIH. La principal conclusión de este primer ‘Índice del VIH’ es que todavía queda mucho por hacer”.

Referencia: The Euro HIV Index 2009: a reality check of public policy and best practice in 29 countries. Health Consumer Powerhouse, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD