VI Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida: Tercer boletín

Durante la semana de la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), que este año se celebra en Roma (Italia), NAM ofrecerá un boletín especial diario con un resumen de las noticias más destacadas.

Miércoles, 20 de julio de 2011

El tratamiento anti-VIH ES prevención: Pero ¿cuáles son los siguientes pasos?

Tras la presentación realizada el lunes de los resultados del ensayo HPTN 052, una de las sesiones de ayer se dedicó a examinar algunos de los retos que supone la puesta en marcha de programas de prevención como tratamiento.

Uno de los problemas, puesto de relieve por el profesor Julio Montaner, de la Universidad de la Columbia Británica (Canadá), es la proporción de personas con VIH que desconocen su estado serológico al virus. Existen importantes obstáculos para desarrollar y llevar a cabo programas de atención sanitaria que lleguen y retengan a los pacientes desde el momento de la realización de la prueba del VIH, pasando por la atención y el inicio del tratamiento, con el fin de garantizar la adhesión a largo plazo.

Uno de los puntos de vista expuestos en la conferencia es que resulta poco ético no ofrecer tratamiento al miembro con VIH de una pareja serodiscordante (en la cual una persona tiene VIH y la otra no). Sin embargo, no existe un consenso en torno a esta opinión, ya que otras personas afirman que, en determinadas zonas del mundo, el número de parejas serodiscordantes se verá superado con creces por las personas que se encuentran en otras situaciones delicadas, incluyendo las que tienen la infección sin diagnosticar.

Por otro lado, la cuestión de los derechos humanos tiene que ser considerada con atención, teniendo siempre presente las necesidades de las personas con VIH a la hora de reflexionar y realizar planes sobre el papel del tratamiento anti-VIH en la prevención.

“Todas las personas con VIH deberían poder decidir por sí mismas cuándo y cómo inician el tratamiento”, señaló Eric Fleutelot, director de programas internacionales de Sidaction. “Nadie debería verse obligado o coaccionado para tomar tratamiento por cuestiones relacionadas principalmente con el beneficio para salud pública en lugar de por la salud o bienestar propios”.

A lo largo del próximo año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé organizar una reunión de expertos para examinar el papel de los antirretrovirales en el tratamiento y la prevención, a fin de desarrollar unas directrices internacionales.

El tratamiento anti-VIH es prevención: Los descensos de la carga viral se compensan con los cambios en los comportamientos de riesgo

Las personas que empezaron una terapia antirretroviral en Camerún vieron aumentado su nivel de actividad sexual y se implicaron en más relaciones sexuales sin protección, según un estudio dado a conocer en la conferencia de Roma.

Sin embargo, los responsables del estudio creen que la reducción de la carga viral de los participantes compensó el aparente aumento de sus conductas de riesgo.

Seis meses después de comenzar la terapia anti-VIH, el 40% de las personas declararon que no usaban los preservativos de forma constante. Este porcentaje se había incrementado hasta llegar al 55% transcurridos dos años.

No obstante, el impacto del tratamiento antirretroviral sobre la viremia y la capacidad de infección ayudó a compensar el efecto de este aumento en el riesgo sexual.

El equipo de investigadores calcula que el tratamiento redujo en un 86% el riesgo de que una persona transmitiera el VIH tras seis meses de tratamiento, y en un 89% después de dos años bajo terapia.

El tratamiento anti-VIH es prevención: Elevadas concentraciones de fármaco y bajo nivel de carga viral en el tracto genital femenino

Un pequeño estudio realizado en EE UU ha evidenciado que las mujeres con VIH que reciben una terapia antirretroviral estable tienen unas buenas concentraciones de fármacos y unos niveles bajos de viremia en el tracto genital.

Las 20 mujeres que participaron en el ensayo estaban tomando atazanavir (Reyataz®) potenciado con ritonavir, más FTC/tenofovir (Truvada®), y habían recibido terapia antirretroviral durante un promedio de 14 meses.

Estas mujeres fueron monitorizadas de forma intensiva durante un período de cuatro semanas, para garantizar que se tomasen muestras a lo largo de todo el ciclo menstrual.

Las concentraciones de fármacos antirretrovirales fueron más elevadas en los fluidos genitales que en la sangre: Los niveles de FTC fueron 12,2 veces mayores, los de tenofovir, 3,4 veces superiores, y los de atazanavir, 2,5 veces mayores.

Las participantes declararon mantener unos buenos niveles de adhesión, que se vieron reflejados en el elevado grado de supresión de la carga viral del VIH tanto en la sangre como en los fluidos genitales.

Sin embargo, en el 16% de las muestras de fluidos genitales se detectó la presencia de VIH no ligado a células, y es posible que suponga un riesgo.

De todos modos, el equipo de investigadores considera que el estudio proporciona más pruebas de que la terapia antirretroviral eficaz reduce la capacidad de infección.

La terapia diaria con aciclovir ralentiza la progresión de la infección por VIH

Los pacientes coinfectados por VIH y el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2) muestran un ritmo más lento de progresión de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana cuando toman aciclovir a diario, según concluye un reciente estudio.

La investigación se llevó a cabo en el distrito de Rakai en Uganda y contó con la participación de pacientes coinfectados por VIH y VHS-2 que aún no eran elegibles para recibir la terapia antirretroviral de acuerdo con las directrices locales (es decir, no tenían un recuento de CD4 por debajo de 250 células/mm3 ni estaban enfermos a causa del VIH).

Estas personas fueron distribuidas de forma aleatoria para recibir 400mg de aciclovir dos veces al día o bien un placebo.

El estudio se prolongó dos años y, en él, los investigadores compararon la proporción de personas que necesitaron iniciar el tratamiento anti-VIH en los dos brazos del ensayo: Debido a un descenso en el recuento de CD4 o por haber desarrollado una enfermedad definidora de sida.

Los pacientes tratados con aciclovir tuvieron una probabilidad un 27% menor de empezar la terapia antirretroviral que los incluidos en el brazo de placebo.

Los beneficios del uso de aciclovir fueron especialmente destacados en los pacientes que tenían una carga viral superior a 50.000 copias/mL al comienzo del estudio.

Se observó una pequeña disminución de la viremia del VIH en los pacientes tratados con aciclovir, mientras que se produjo un aumento de la misma entre los que recibieron el placebo.

El equipo de investigadores concluyó: “La toma de 400mg de aciclovir dos veces al día retrasó la progresión de la infección por VIH en personas coinfectadas por VIH y VHS-2”, y agregó: “Puede estar justificado el tratamiento [con aciclovir] de la infección crónica por VHS-2 en pacientes coinfectados por el virus de la inmunodeficiencia humana”.

Transmisión del VIH de madre a hijo: Sudáfrica consigue un descenso

Las tasas de transmisión vertical del VIH en Sudáfrica se han reducido hasta situarse por debajo del 4%, según los datos presentados en la conferencia.

El país cuenta con un programa para reducir la transmisión vertical (de madre a hijo) del VIH que ha estado en marcha a lo largo de los últimos nueve años.

Este drástico descenso en las tasas de transmisión se debe a la implementación a nivel nacional de un programa integral que incluye la realización de pruebas del VIH prenatales, así como la provisión de tratamiento antirretroviral tanto para las madres como para sus bebés.

La tercera parte de las madres con VIH recibieron una terapia antirretroviral triple, el 62% de ellas no amamantaban a sus bebés, y el 20% declararon que alimentaban a sus hijos exclusivamente con leche materna.

En conjunto, la tasa nacional de transmisión vertical entre la cuarta y octava semana fue del 3,5%.

Prueba del VIH: Las redes sociales fomentan la realización de tests

Un estudio en el que un grupo de personas seropositivas alentó a sus amistades y familiares a que se sometieran a la prueba del VIH ha ayudado a detectar infecciones previamente no diagnosticadas.

El pequeño proyecto piloto se llevó a cabo en zonas rurales de Tanzania.

Como parte del proyecto, setenta y cinco personas con VIH que recibían atención médica en un centro local de tratamiento recibieron unos vales para repartir entre sus amistades y contactos, alentándoles a que se hicieran la prueba del VIH.

Como resultado, un total de 41 personas se presentaron para realizarse la prueba y 13 de ellas fueron diagnosticadas de VIH.

Monitorización de los niveles de CD4 en entornos con pocos recursos

La monitorización en el punto de atención realizada por el personal de enfermería puede ofrecer a las personas datos sobre su recuento de CD4 mientras esperan, según se comentó en la conferencia de Roma.

El seguimiento de los niveles de CD4 desempeña un papel importante en la atención del VIH. No obstante, por lo general, estas pruebas precisan de un laboratorio equipado y contar con un personal capacitado para realizar estos análisis.

Sin embargo, se ha desarrollado una nueva generación de pruebas para determinar los recuentos de CD4 que permiten ofrecer una monitorización de este parámetro en el propio punto de atención al paciente, ofreciendo resultados en unos 20 minutos.

Un modelo matemático sugiere que las nuevas pruebas podrían resultar rentables en numerosos entornos con recursos limitados, aunque dependería del volumen de pacientes a monitorizar.

VIH y huesos: Un régimen sin nucleósidos ayuda a preservar la densidad ósea

El uso de una combinación de raltegravir (Isentress®) más lopinavir/ritonavir (Kaletra®) se relacionó con una buena conservación de la densidad mineral ósea a lo largo de dos años, según las conclusiones de un estudio.

El equipo de investigadores comparó el impacto de este régimen antirretroviral sobre la densidad de los huesos frente a una combinación tradicional de tres medicamentos: FTC/tenofovir (Truvada®) con Kaletra®.

Uno de los temas más candentes en el ámbito del VIH es el impacto de la terapia antirretroviral sobre la densidad mineral ósea; en particular, se ha suscitado preocupación por el hecho de que tenofovir pueda estar especialmente relacionado con la pérdida de hueso.

La combinación de raltegravir y Kaletra® resultó igual de eficaz que el régimen de Truvada® con Kaletra® a la hora de controlar los niveles de VIH.

Tras dos años de tratamiento, apenas se registraron cambios en la densidad ósea de los pacientes que tomaban la combinación de raltegravir más Kaletra®. Por el contrario, se observaron unos descensos significativos en el caso de los pacientes tratados con tenofovir.

Los personas que tomaban raltegravir y Kaletra® fueron mucho menos propensas a presentar una reducción del 5% en la densidad ósea en comparación con los pacientes que recibieron el régimen que contenía Truvada®.

Los autores consideran que este hallazgo tiene importancia clínica y señalan: “Los descensos apreciados en el grupo que tomó lopinavir/ritonavir más tenofovir y FTC tienen una magnitud similar a las pérdidas de densidad mineral ósea advertidas en los dos primeros años de la menopausia”.

El tener unos recuentos de CD4 bajos, una carga viral alta y un índice de masa corporal (IMC) pequeño al inicio del estudio fueron factores que también estuvieron relacionados con la pérdida ósea.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD