Un estudio evidencia unas tasas de cáncer significativamente mayores entre hombres gais, aunque no recogió datos sobre VIH

Michael Carter

Las tasas de cáncer son casi el doble de elevadas entre la población de hombres gais que entre la población heterosexual masculina, según concluye un equipo de investigadores de EE UU en la edición digital de la revista Cancer.

El estudio también reveló que las mujeres bisexuales presentaban unas altas tasas de cáncer de cuello de útero. Por otro lado, las mujeres bisexuales y lesbianas diagnosticadas de cáncer fueron más propensas a declarar un estado de salud regular o malo que las mujeres heterosexuales que habían sobrevivido a esta dolencia.

El estudio se llevó a cabo en California (EE UU) y empleó datos procedentes, aproximadamente, de 120.000 personas adultas que participaron en tres sondeos de salud realizados en el hogar, los cuales tuvieron lugar en 2001, 2003 y 2005.

Sin embargo, no se recogió información sobre el estado serológico de los participantes respecto al VIH y los autores reconocen que este hecho constituye un importante punto débil del ensayo.

“No disponemos de datos relativos a la infección por VIH, que es superior entre la población de hombres gais y que puede haber contribuido a la significativa relación hallada entre la prevalencia de cáncer y la orientación sexual”, escriben los autores. “La infección por VIH ha estado vinculada con determinados cánceres, tanto definidores de sida (como el sarcoma de Kaposi y el linfoma no de Hodgkin) como no definidores (de ano, de pulmón, de testículos y linfoma de Hodgkin)”.

De todos modos, el equipo de investigadores considera que sus hallazgos evidencian que los hombres gais precisan unos mejores servicios de examen de cáncer y que las mujeres lesbianas y bisexuales supervivientes de cánceres se beneficiarían si mejorase el apoyo a este tipo de pacientes.

Los autores decidieron efectuar el estudio porque actualmente no existe demasiada información en cuanto a la orientación sexual y la supervivencia a un cáncer, así como sobre las necesidades de apoyo de las personas supervivientes. Los datos reunidos del California Health Interview Survey les ofrecieron la oportunidad de abordar estas cuestiones.

“Creemos que es el primer estudio que proporciona unos resultados generalizables sobre la prevalencia de cáncer en hombres y mujeres, así como del estado de salud en supervivientes de esta dolencia en función de la orientación sexual, a partir de la declaración de la propia persona”, señalan los investigadores.

Como parte del sondeo, a los participantes se les pidió que indicaran su orientación sexual y que dijeran si habían sido diagnosticados alguna vez de cáncer.

A las personas que afirmaron que habían desarrollado un cáncer se les solicitó que dieran más información sobre el diagnóstico, incluyendo el tipo y la edad que tenían en el momento del diagnóstico. El equipo de investigadores ofreció información detallada acerca de la prevalencia y riesgo de seis tipos de cáncer común (melanoma, de próstata, de cuello de útero, de pecho, de útero y de colon). Se informó, de forma conjunta, sobre el resto de los diagnósticos de cáncer, incluyendo los relacionados con VIH.

De las 71.112 mujeres incluidas en el estudio, 7.252 comunicaron que habían recibido un diagnóstico de cáncer. La prevalencia no varió de forma significativa en función de la orientación sexual.

No obstante, al analizar las tasas de cáncer individual según la orientación sexual, los investigadores descubrieron que las mujeres bisexuales fueron significativamente más propensas a declarar haber sufrido cáncer de cuello de útero (p <0,001) que otros grupos. Las mujeres lesbianas, por su parte, tuvieron más probabilidades de haber recibido un diagnóstico de cáncer de útero (p= 0,03).

“Nuestros hallazgos sugieren la necesidad de que las intervenciones para la detección de estas dolencias se dirijan a las mujeres bisexuales, a fin de reducir la prevalencia de cáncer de cuello de útero”, comentan los autores.

Un total de 3.690 hombres (de un total de 51.233) señalaron haber tenido un diagnóstico de cáncer. Las tasas variaron dependiendo de la orientación sexual y fueron notablemente mayores entre los hombres gais que entre los bisexuales y heterosexuales (8% frente al 5% y el 5%, de forma respectiva; p <0,001).

Además, los hombres gais fueron cerca de 10 años más jóvenes en el momento del diagnóstico de cáncer que los hombres bisexuales o heterosexuales (41 años frente a 50 y 51 años, de manera respectiva; p <0,001).

Las tasas de cáncer de próstata fueron significativamente menores entre la población masculina homosexual que en otros grupos (p= 0,0009). Sin embargo, tanto los hombres gais como los bisexuales fueron, desde el punto de vista significativo, más proclives que los heterosexuales a haber recibido un diagnóstico de otro tipo de cáncer (p= 0,04).

“La mayor prevalencia observada entre los hombres gais puede deberse a una mayor tasa de cáncer anal”, escriben los investigadores, que también reconocen un probable papel del VIH en sus hallazgos.

El equipo de investigación llevó a cabo una serie de análisis estadísticos que evidenciaron que los hombres gais tenían casi el doble de riesgo de sufrir cáncer en comparación con los heterosexuales (cociente de probabilidades ajustado [CPA]: 1,932; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,4 – 2,5; p <0,001).

También se comprobó que las mujeres bisexuales y lesbianas diagnosticadas de cáncer fueron significativamente más tendentes a declarar un estado de salud normal o malo que las heterosexuales (p <0,001 y p= 0,01, de forma respectiva).

“Estos novedosos hallazgos referentes a la orientación sexual pueden aprovecharse a fin de establecer prioridades para las poblaciones de personas lesbianas/gais/bisexuales en relación con el cáncer y justificar la necesidad de diseñar programas y servicios que ayuden a los supervivientes de esta dolencia”, concluyen los autores.

Referencia: Boehmer U, et al. Cancer, survivorship and sexual orientation. Cancer, online edition: doi: 10.1022/cncr.25950, 2011.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD