Los anticonceptivos hormonales no afectan a la progresión de la infección por VIH en una cohorte internacional de gran tamaño

Thaczuk y Kelly Safreed-Harmon

Los análisis realizados anteriormente (como por ejemplo un estudio de cohorte en Kenia y los resultados secundarios de un ensayo de distribución aleatoria con control en Zambia) han sugerido que los anticonceptivos hormonales pueden acelerar la progresión de la infección por VIH en mujeres que aún no reciben terapia antirretroviral (TARV).

Sin embargo, el análisis de una cohorte de más de 4.500 mujeres de numerosas sedes de África y otros lugares no encontró pruebas de que la anticoncepción hormonal afecte a la mortalidad o a la progresión de la infección. Elizabeth Stringer, de la universidad de Alabama en Birmingham (EE UU), informó de los resultados en la XVI Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas [CROI] en nombre de un equipo de investigación de Zambia y EE UU.

Este tipo de anticonceptivos actúa sobre el sistema hormonal femenino para conseguir un control de la natalidad. El estudio en cuestión examinó una cohorte de gran tamaño, compuesta por mujeres sin experiencia en tratamientos, para examinar los efectos de los anticonceptivos hormonales sobre la progresión de la infección. Las mujeres se seleccionaron a partir de las participantes en la Iniciativa MTCT Plus, un programa de atención y tratamiento del VIH basado en la familia y realizado en 14 sedes (Tailandia y otros 13 países del África subsahariana). Aunque la MTCT Plus proporcionó preservativos y alentó su utilización, muchas mujeres también informaron del empleo de otros métodos anticonceptivos.

Todas las mujeres incluidas en este análisis carecían de experiencia en tratamiento en el momento de su inscripción, se disponía de datos sobre su recuento de células CD4 y empleo de anticonceptivos y no estaban embarazadas (y, en el caso de haber dado a luz anteriormente, hacía tres meses como mínimo de ello). El ensayo analizó el riesgo de muerte y de progresión de la enfermedad hasta el punto de ser elegible para recibir terapia antirretroviral (es decir, un descenso en el recuento de CD4 hasta 200 células/mm3 -progresión a estadio IV según la definición de la OMS-, o progresar al estadio III según la definición de esta Organización, con recuentos de CD4 inferiores a 350 células/mm3). Se compararon los riesgos entre las mujeres que emplearon tres tipos de anticonceptivos:

  • Ningún método anticonceptivo o sólo métodos no hormonales (por ejemplo, preservativos y dispositivos intrauterinos [DIU]).
  • Anticonceptivos hormonales orales (estrógeno/progestina, lo que se conoce como “la píldora”).
  • Anticonceptivos hormonales sólo con progestina (implantes e inyectables como DMPA [siglas en inglés de acetato de medroxiprogesterona]).

Entre agosto de 2002 y diciembre de 2006, se inscribió a un total de 7.846 mujeres, de las que 4.530 cumplían los criterios de inclusión. En el momento de entrar en el estudio, un total de 3.099 declararon utilizar anticonceptivos no hormonales o ningún anticonceptivo, 830, usar anticonceptivos hormonales (AH) inyectables o en implantes y 226, AH orales. Del análisis se excluyeron otras 375 mujeres, ya que se ignoraba qué método anticonceptivo empleaban. Aunque se registraron algunas diferencias demográficas entre los grupos, clínicamente fueron similares, con una mediana en el recuento de CD4 basal de aproximadamente 420 células/mm3.

Resultados

Ninguno de los análisis llevados a cabo en el estudio evidenció que los anticonceptivos hormonales tuvieran algún efecto sobre la progresión a un estadio elegible para recibir TARV o a muerte. A continuación, se detallan unos cocientes de riesgo de mortalidad o progresión de la infección, en comparación con mujeres que no emplearon anticonceptivos o los usaron del tipo no hormonal, en función del método anticonceptivo utilizado al inicio del estudio:

  • Cociente de riesgo sin ajustar para AH inyectables o en implantes: 1,0; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,8-1,2.
  • Cociente de riesgo ajustado para AH inyectables o en implantes: 1,0; IC95%: 0,9-1,2.
  • Cociente de riesgo sin ajustar para AH orales: 1,0; IC95%: 0,7-1,3.
  • Cociente de riesgo ajustado para AH orales: 0,9; IC95%: 0,6-1,2.

Tampoco se encontraron diferencias significativas en los siguientes análisis adicionales:

  • Riesgo de muerte y riesgo de progresión a elegibilidad para recibir TARV, analizados de forma separada;
  • análisis variando el tiempo y controlando el tiempo real que se estuvo tomando cada método anticonceptivo, en lugar de considerar sólo el tipo utilizado al inicio, o
  • análisis por sede individual.

En total se registraron 66 muertes, lo que equivale a una tasa de mortandad de 1,1/100 persona-años [IC95%: 0,9-1,4] y 881 mujeres progresaron a un estado de elegibilidad para recibir TARV (una tasa de 17,0/100 persona-años; IC95%: 15,9-18,2).

El equipo de investigadores concluyó que, a diferencia de algunos otros estudios de tamaño más reducido, en este análisis no se hallaron indicios de que los anticonceptivos hormonales acelerasen la progresión de la infección por VIH. Entre los puntos fuertes del estudio estuvieron su gran tamaño, su cobertura geográfica y la variedad de las participantes. Entre sus puntos débiles, la ausencia de una distribución aleatoria y la confianza en la declaración de la propia participante respecto al tipo de anticonceptivos usados. Por otro lado, no se hizo ninguna distinción entre los diferentes tipos de anticonceptivos hormonales orales basados en progestina.

Aunque los resultados fueron alentadores, Stringer afirmó que es necesario realizar más investigación, especialmente para examinar los efectos de los distintos tipos de fármacos anticonceptivos sobre la progresión de la infección.

Referencia: Stringer E, et al. Effect of hormonal contraception on HIV disease progression: a multi-country cohort analysis. Sixteenth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Montreal, abstract 175, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD