Un estudio muestra que la IL-7 puede potenciar los recuentos de células-T CD4 y CD8

Liz Highleyman

Las inyecciones de la citocina denominada interleucina-7 (IL-7) condujeron a aumentos “rápidos” de los niveles de células-T naïve y de memoria centrales, y parecieron estimular la multiplicación de células precursoras en la glándula timo, según informó esta semana un equipo de investigadores del pequeño estudio INSPIRE durante la 49 Conferencia Interciencias sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia [ICAAC, en sus siglas en inglés], celebrada en San Francisco (EE UU).

La pérdida de células-T CD4 que conduce a la supresión inmunitaria es el aspecto clave de la progresión de la infección por VIH. Diversos estudios recientes han evidenciado que el pasar más tiempo con un recuento de CD4 más bajo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades tanto relacionadas con sida como no relacionadas, incluso antes de alcanzar el umbral de las 200 células/mm3 de la infección avanzada.

A pesar de recibir una terapia antirretroviral eficaz que suprime completamente la carga viral, algunos pacientes con VIH no experimentan una recuperación adecuada de CD4 y las células que aparecen pueden no funcionar igual de bien que las perdidas. En consecuencia, un equipo de investigadores ha estudiado estrategias para reconstruir el sistema inmunitario, incluyendo el uso de diversas citocinas, o mensajeros químicos.

Yves Levy y un equipo de colaboradores del estudio internacional INSPIRE examinaron los efectos de la IL-7 humana recombinante sobre la recuperación de células-T y la función del timo en un pequeño grupo de pacientes con VIH que presentaba una supresión de la carga viral gracias al tratamiento antirretroviral.

El timo es una glándula situada en la parte superior del pecho, donde maduran las células-T. Normalmente, este órgano se reduce de tamaño y disminuye su actividad con la edad. Investigaciones anteriores habían mostrado que la IL-7 estimula la maduración y liberación de células-T del timo, al tiempo que inhibe la muerte espontánea de los linfocitos CD4 y CD8.

Los participantes en el estudio INSPIRE fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir tres inyecciones semanales de 10, 20 ó 30 µg/kg de IL-7 (empleando una preparación denominada CYT107) o bien un placebo a lo largo de un período de doce semanas. Todos los participantes eran hombres y, entre los que recibieron IL-7, la mediana de edad fue de algo más de 40 años. Todos tenían una carga viral inferior a 50 copias/mL.

El recuento de CD4 en el momento de la inscripción varió entre 101 y 400 células/mm3 (mediana de unas 270 células/mm3), pero la mediana del recuento nadir (el menor recuento histórico) fue de 100 células/mm3. La mediana del recuento de CD8 fue de unas 750 células/mm3 y la mediana del cociente CD4/CD8, de 0,35.

El doctor Levy informó de los resultados interinos a las doce semanas provenientes de 22 participantes que recibieron las dos dosis más bajas de IL-7. En general, la IL-7 pareció ser segura y se toleró bien a lo largo de un corto período. No se registraron acontecimientos adversos o toxicidades de gravedad que provocaran que los pacientes tuvieran que reducir la dosis, aunque algunos se quejaron de reacciones ligeras o moderadas en el punto de inyección. Normalmente, la carga viral permaneció suprimida, pero cuatro personas del grupo de 20 µg/kg experimentaron ‘blips’ de bajo nivel (pequeños repuntes pasajeros) en la carga viral.

Los participantes experimentaron unos aumentos significativos en sus recuentos de linfocitos CD4 y CD8. Los hombres en el grupo de 10 µg/kg mostraron un aumento de un 150% de los recuentos de CD4 a la semana 4, que posteriormente se redujo a un aumento de un 90% a la semana 12 (de una mediana de 268 se pasó 643 y luego a 419 células/mm3). En el grupo de 20 µg/kg, los aumentos correspondientes fueron de un 200% a la semana 4 y de un 135% a la semana 12 (de una mediana de 250, a 709 y 563 células/mm3).

Uno de los siete participantes en el grupo de 10 µg/kg y cinco de los ocho del grupo de 20 µg/kg alcanzaron un nivel de CD4 superior a las 500 células/mm3, el valor inferior del intervalo que se considera normal en personas sin VIH.

En los recuentos de CD8 se observó un patrón similar. En el grupo de 10 µg/kg, el nivel aumentó en un 91% a la semana 4, pero se redujo a un aumento del 42% a la semana 12 (desde una mediana de 761, a 1.434 y 1.081 células/mm3). En el grupo de 20 µg/kg, los aumentos correspondientes fueron de un 131% y un 65% (desde una mediana de 659 a 1.695 y 1.210 células/mm3).

El equipo de investigadores apreció aumentos en las células-T naïve (que aún no se han enfrentado a un patógeno específico) y las de memoria centrales (que “recuerdan” a los invasores encontrados en el pasado). También se detectó que, aparentemente, la glándula timo estaba produciendo más células. Sin embargo, no aumentó el número de otro tipo de células de memoria (células de memoria efectoras). El doctor Levy sugirió que los tipos más maduros de células parecían las menos beneficiadas por el uso de IL-7.

Estos hallazgos llevaron a los investigadores a concluir que la tanda de tres inyecciones de IL-7 “induce un aumento de las células-T CD4 que resulta sostenido y dependiente de la dosis”.

Pese a que los hallazgos de este pequeño estudio resultan alentadores, deben ser confirmados en ensayos de mayor tamaño y duración. Los resultados finales recientemente publicados de dos grandes y costosos ensayos de otra citocina (la interleucina-2, IL-2) no consiguieron reproducir datos anteriores que eran prometedores. Aunque la IL-2 aumentó el recuento de CD4, esto no se tradujo en beneficios clínicos o una mejora de la supervivencia.

Refiriéndose a este riesgo, el doctor Levy señaló que los tipos de células-T CD4 cuyo número aumentó gracias a IL-7 son completamente diferentes que los que aumentaron con el uso de IL-2. Si bien los ensayos con IL-2 (conocidos como ESPRIT y SILCAAT y diseñados a finales de la década de 1990) examinaron la progresión a sida, el doctor sugirió que hoy en día puede ser posible observar resultados clínicos beneficiosos antes de ese momento, empleando distintos tipos de criterios de medición.

Referencia: Levy Y, et al. INSPIRE Study: Effects of r-hIL-7 on T cell recovery and thymic output in HIV-infected patients receiving c-ART – interim analysis of a phase I/IIa multicenter study . 49th Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy, San Francisco, abstract H-1230a, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD