La prevalencia general del VIH se estabiliza en el 11% en Sudáfrica, con descensos en los grupos de menor edad

Gus Cairns

Los resultados de tres sondeos nacionales domésticos sobre el VIH que cubrieron un período de seis años, presentados en la XVII Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas [CROI] celebrada en San Francisco (EE UU), indican que la prevalencia del virus se ha estabilizado en torno al 11% en Sudáfrica, con indicios de que las tasas de infección están disminuyendo en los grupos más jóvenes.

Unos cinco millones y medio de sudafricanos viven con VIH, lo que supone casi la cuarta parte del total de afectados en el África subsahariana.

Los sondeos en el hogar se realizaron en 2002, 2005 y 2008, y está previsto otro sondeo para el año 2011. Se recogieron datos sobre el estado serológico al VIH, las características sociodemográficas y los factores conductuales de adultos y niños en 1.000 puntos distribuidos por todo el país.

En el primer sondeo se realizaron pruebas del VIH con muestras de saliva, mientras que en el segundo y tercer sondeo se emplearon análisis en muestras de sangre seca.

En 2002 se encuestó a casi 8.500 personas, mientras que en 2005 y 2008 se contó con 16.000 y 15.000 participantes, respectivamente.

La prevalencia general del VIH se ha estabilizado, y así, los sondeos muestran que su valor era del 11,4% en 2002 y del 10,9% en los otros dos años en que se hicieron las encuestas.

En el grupo de población compuesto por niños de entre 2 y 14 años, la prevalencia del VIH se redujo de forma significativa, pasando del 5,6% en 2002 (intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 3,7 – 7,4) al 2,5% en 2008 (IC95%: 1,9 – 3,5), probablemente debido al aumento en la cobertura de los servicios para prevenir la transmisión de madre a hijo.

La prevalencia del VIH se ha estabilizado, o incluso puede estar empezando a disminuir, entre los jóvenes de entre 15 y 24 años: Se pasó del 9,3% en 2002 al 8,7% en 2008. Sin embargo, se incrementó en el grupo central de adultos de 15 a 49 años: En 2002 fue de un 15,5%, en 2005, de un 16,2% y en 2008, de un 16,8%. Sin embargo, en ninguno de estos grupos de edad, los cambios fueron estadísticamente significativos.

Hoy en día, Sudáfrica también cuenta con el mayor programa de tratamiento del VIH del mundo, que ha alcanzado un aumento exponencial en el número de personas que reciben terapia antirretroviral, pasando de cerca de 33.000 pacientes en enero de 2005 a 744.000 en marzo de 2009. En lugar de preguntar de forma directa a los participantes, los sondeos de 2005 y 2008 examinaron las muestras de sangre de personas con VIH para detectar la presencia de fármacos antirretrovirales. En 2008, se detectaron en el 16,6% de las muestras.

El equipo de investigadores supuso que el efecto de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) actualmente iba a aumentar la prevalencia del VIH debido a la disminución de la mortalidad, y calculó que, sin tratamiento, entre los adultos de entre 15 y 49 años dicha prevalencia habría sido un 1,7% inferior en 2008, es decir, del 15,2% en vez del 16,9%.

La incidencia del VIH se ha calculado empleando dos métodos. Uno -que determinó la incidencia entre los jóvenes mediante la extrapolación directa de las nuevas infecciones e hizo una aproximación del porcentaje de éstas que eran recientes- encontró que la incidencia anual entre la población de 18 años de edad había disminuido del 1,8% en 2005 (el año en que se registró el pico de incidencia) hasta el 0,8% en 2008.

El segundo método de cálculo de la incidencia se realizó mediante la observación de la prevalencia en grupos de edad secuenciales. Por ejemplo, si se compara la prevalencia en el grupo de población de entre 15 y 25 años en 2002 frente a la de personas de 18 a 28 años en 2005 y la del grupo de 21 a 31 años de edad en 2008, se puede hacer un cálculo del número de nuevas infecciones que se producen por año. El hecho de que ya se hayan efectuado tres sondeos permite comparar esta incidencia acumulada con los mismos grupos de edad en estudios consecutivos.

Este método ofreció un valor de la incidencia anual de un 2,0% en el período de 2002 a 2005 (en comparación con un 1,3% entre 2005 y 2008) en el grupo de población de 15 a 49 años de edad. Esta disminución del 35% no llegó a ser significativa desde el punto de vista estadístico. No obstante, la incidencia se redujo de forma más drástica en el caso de las mujeres jóvenes, de 15 a 24 años, entre las que se registró una disminución estadísticamente significativa en la incidencia anual estimada, pasando del 5,5% en 2003-2005 al 2,2% en 2005-2008.

Se detectaron dos tendencias que es posible que sean responsables de estos cambios hallados en la incidencia. Entre los participantes de 15 a 49 años, la declaración de haber utilizado un preservativo en la última relación sexual aumentó de forma significativa del 31,3% en 2002 al 64,8% en 2008. Se produjeron incrementos especialmente significativos entre las mujeres de 15 a 49 años y entre personas mayores de 50 años.

Al mismo tiempo, la proporción de personas que se habían sometido alguna vez a la prueba del VIH aumentó de manera significativa de un 25% a un 56% entre 2003 y 2008. Por su parte, la proporción de pacientes que realizaron la prueba en los últimos doce meses se incrementó del 12% en 2005 al 25% en 2008.

No se hallaron cambios en los niveles de otros factores de riesgo, como el sexo intergeneracional o el tener múltiples parejas.

El responsable de presentar este estudio, Thomas Rehle, comentó que las cifras observadas sobre la prevalencia del VIH enmascaraban dos tendencias diferentes: el aumento de la cobertura del tratamiento antirretroviral y el incremento del uso de preservativos, por lo que era necesario discernirlas para poder descubrir su influencia real. Tendría que darse una cobertura mucho más alta de los servicios de provisión de fármacos anti-VIH durante un período de tiempo más prolongado a fin de que el tratamiento antirretroviral tuviera un efecto positivo sobre la incidencia, agregó.

Por último, recomendó la incorporación, dentro de la vigilancia rutinaria, de las pruebas de mancha de sangre seca para comprobar la presencia de fármacos antirretrovirales, como un modo de determinar los niveles de aceptación de los mismos.

Referencia: Rehle T, et al. Trends in HIV prevalence, incidence, and risk behaviors among children, youth, and adults in South Africa, 2002 to 2008. Seventeenth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, San Francisco, abstract 37, 2010.

Más información:

En el sitio web oficial de la conferencia puedes encontrar el abstract correspondiente.

También puedes ver el vídeo y las diapositivas de esta sesión en el sitio web oficial de la conferencia.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD